Ahmed al-Raisuli

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ahmed al-Raisuli

Muley Ahmed ibn Muhammad ibn Abdallah al-Raisuli (muerto según informes a finales de abril de 1925; árabe: ﻣﻮﻠﻲ ﺍﺤﻤﺪ ﺍﻟﺮﻳﺴﻮﻧﻲ) ―más conocido como El Raisuli o El Raisuni― fue el jerife (descendiente de Mahoma) de las tribus yebala entre los siglos XIX y XX, considerado entonces por muchos como heredero legítimo al trono marroquí. Si bien los extranjeros y el gobierno de Marruecos lo consideraban un bandido, algunos nativos lo consideraban una figura heroica, en lucha contra la represión y la corrupción del gobierno. El historiador David S. Woolman se refiere a El Raisuni como «una combinación entre Robin Hood, un barón feudal y un bandido tiránico; el último de los piratas berberiscos». De otro lado, en una novela histórica, el profesor universitario marroquí Omar Mounir indica que Raisuli era un bandido en un país controlado por bandidos.[1] Además, el historiador estadounidense Douglas Porch indica que Raisuli no era ninguna excepción política, ya que todos los políticos exitosos marroquíes en esa época representaban los dos aspectos: bandido y santo.[2]

Primeros años[editar]

Muley Ahmed al-Raisuli nació en el pueblo de Zinat a finales de los años 1860, no estando la fecha de su nacimiento confirmada. Debido a su origen y a su bello rostro, uno de sus apodos era el Águila de Zinat. Era hijo de un prominente caíd, e intentó seguir los pasos de su padre. Sin embargo, Ahmed finalmente se desvió hacia la delincuencia, el robo de ganado vacuno y ovino, ganándose la ira de las autoridades. A raíz de esto, Muley Ahmed dependía totalmente de Muley Sadiq Raisuli. Este último era primo e interlocutor de Muley Ahmed, lo cual era necesario para resolver los problemas con las autoridades. También fue ampliamente conocido como un mujeriego.

Según la mayoría de las fuentes, el evento clave en la vida de Raisuli fue su detención y encarcelamiento por parte de Abderramán Abd el-Saduq, el pachá de Tánger, que era primo y hermano de leche suyo. Se dice que el Hasán I de Marruecos dio las órdenes y el dinero para que esto se realizara. El pachá había invitado a Ahmed a cenar a su casa en Tánger, sólo para que sus hombres lo capturasen y trataran brutalmente cuando llegó. Fue enviado a un calabozo de Mogador y encadenado a una pared durante cuatro años, aunque se permitió a sus amigos llevarle alimentos, de modo que pudo sobrevivir. Ahmed fue excarcelado por un indulto general realizado durante el comienzo del reinado del sultán Abd al-Aziz, que irónicamente sería el peor enemigo de El Raisuni.

Proscrito y pirata[editar]

El paso por prisión endureció a Raisuli, que volvió al crimen tras su liberación. Pero se volvió mucho más ambicioso que antes, empezando a resentirse su fidelidad al sultán a la vez que las varias potencias europeas –Gran Bretaña, Francia, España y el Imperio alemán– competían por la influencia en Marruecos. Con un pequeño pero devoto grupo de seguidores, El Raisuni se embarcó en una segunda profesión: secuestrar oficiales prominentes para pedir escandalosos rescates.

La primera víctima de Ahmed fue Walter Harris, un inglés al que conocía. No exigió dinero por él, pero si la liberación de varios de sus hombres en prisión; Harris fue liberado a las tres semanas. A pesar de esto, muchas de las demás víctimas de Raisuli en aquel tiempo eran militares y funcionarios marroquíes, y rara vez secuestró europeos.

El Raisuni también mantuvo una pequeña flota de barcos para la piratería. Sin embargo, fue menos exitoso en este campo que en sus secuestros y tramas de extorsión.

Ahmed se hizo conocido por su caballerosidad y actitud respetuosa hacia los rehenes; prometió a Ion Perdicaris protegerlo de cualquier daño, y se conoce que trabó amistad con muchos de sus rehenes. Sin embargo, para los que no eran dignos a su parecer de rescate, o los emisarios del pachá y el sultán, era conocido por su crueldad, llegando a quemarle los ojos a un emisario marroquí con monedas de cobre puestas al fuego, y devolviendo la cabeza de otro al pachá en una canasta de melones.

El incidente Perdicaris[editar]

En 1904, El Raisuni saltó al escenario internacional por lo que iba a ser conocido como el incidente Perdicaris, como se llamó al secuestro de los expatriados greco-estadounidenses Ion Perdicaris y su hijastro Cromwell Varley, y por los que pedía un rescate de 70 000 dólares. El presidente norteamericano Theodore Roosevelt, entonces candidato a la reelección, decidió aprovecharse políticamente de la situación enviando un escuadrón de buques de guerra a Marruecos para forzar al sultán Abd al-Aziz a cumplir las demandas de El Raisuni, con la famosa proclama «¡Perdicaris vivo o Raisuli muerto!».

Después de haber casi una confrontación entre el gobierno de Marruecos y las tropas estadounidenses, Raisuli recibió el dinero del rescate y concesiones; fue nombrado pachá de Tánger y gobernador de la provincia de Yebala, y todos sus seguidores encarcelados fueron liberados. Sin embargo, El Raisuni fue expulsado en 1906 de sus cargos acusado de corrupción y crueldad con sus súbditos; un año después era de nuevo declarado proscrito por el gobierno marroquí.

Poco después de su destitución, Raisuli secuestró a sir Harry Caid Maclean, un oficial del ejército británico que actuaba como asistente de las tropas del sultán. Obtuvo 20 000 libras por su rescate.

Últimos años[editar]

Durante años El Raisuni continuó hostigando al gobierno marroquí, incluso después de la abdicación forzada de Abd al-Aziz. Recuperó brevemente el favor del gobierno al apoyar a Abd al-Hafid en el derrocamiento del sultán, y fue restaurado como pachá de Tánger. Esta situación no duraría mucho, y a instancias del gobierno español, el nuevo sultán destituyó a Ahmed en 1912.

En 1913, El Raisuni llevó a varias tribus del Yebala a una sangrienta revuelta contra los españoles, sosteniendo una guerra de guerrillas contra ellos durante casi ocho años. Sus hombres fueron finalmente derrotados por el coronel Manuel Fernández Silvestre, quien unos años más tarde comandaría las tropas españolas en el desastre de Annual.

En septiembre de 1922 y tras una entrevista con el Coronel José Villalba Riquelme se sometió a las autoridades españolas, y posteriormente fue uno de los jefes del bando español en la Guerra del Rif de la década de 1920. Fue intensamente celoso de Abd el-Krim y su creciente popularidad entre los rifeños, y esperaba obtener el control del oeste de Marruecos con la victoria española.

En enero de 1925, en acuerdo con las autoridades españolas, Abd el-Krim y sus seguidores atacaron el palacio de El Raisuni, ya que este último estaba moribundo. Dado que bastantes guardias se escaparon debido a la debilidad física de El Raisuni, los enemigos mataron al resto de su guardia y lo capturaron. Se dice que lo enterraron luego en la orilla de un río en el Rif. Otra versión afirma que murió a finales de abril de ese mismo año, después de haber sufrido hidropesía durante muchos años, a pesar de los rumores que dicen que vivió algunos años más.

Sigue siendo considerado como un héroe popular en ciertas partes de Marruecos, a pesar de que en el mejor de los casos sus hazañas se mezclan con sus crímenes. En la actualidad hay historiadores marroquíes y extranjeros que lo catalogan como un nacionalista marroquí, un nacionalista que usaba el estilo raisuniano para liberar el país.

Miscelánea[editar]

Su figura fue representada por Sean Connery en el año 1975 en la película El viento y el león, que fue filmada en España por el director John Milius.

Notas[editar]

  1. Omar Mounir: Raissouni, Le Magnifique. Rabat (Marruecos): Marsam, 2012.
  2. Douglas Porch: The Conquest of Morocco (pág. 107). Nueva York: Farrar, Straus and Giroux Company, 2005.

Bibliografía[editar]