Agustín Luengo Capilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Plazoleta dedicada al Gigante Extremeño en la localidad de Puebla de Alcocer.

Agustín Luengo Capilla, también conocido como El Gigante Extremeño, nació en la calle Colón en la localidad de Puebla de Alcocer (Badajoz) en 1826.[1] Probablemente ha sido el segundo español más alto de todos los tiempos hasta el momento, llegando a alcanzar hasta los 2,35 m, por detrás del Gigante de Alzo que alcanzó los 2,42 m.

De familia muy humilde, al ser la casa de sus padres de reducidas dimensiones, éstos se vieron obligados a hacer agujeros en las paredes de la casa donde sujetar las tablas de su cama.

De su infancia se sabe que fue un niño muy enfermizo, y que a la edad de 12 años se puso a trabajar en un circo como atracción, exhibiendo sus grandes manos de 40 cm de largo, capaces de ocultar un pan de 1 kg. Allí lo conoció Alfonso XII, quién le regaló un par de botas, de las que actualmente se muestra una de ellas en el museo etnográfico de Puebla de Alcocer, equivalente al número 52.[2] Por aquella época se estaba montando el museo antropológico de Madrid, dirigido en ese momento por D. Pedro González Velasco[3] quién se enteró de la existencia del gigante y contactó con él. Éste le hizo una curiosa propuesta: le ofreció comprarle su cadáver por 2,50 ptas diarias mientras que viviera. A cambio de esto, una vez fallecido, su cadáver quedaría expuesto en el museo antropológico de Madrid. Agustín aceptó la propuesta que se le había hecho y empezó en ese momento a disfrutar de la vida con la seguridad de tener para vivir. Aunque esto no le duró mucho, ya que pronto se le diagnosticó tuberculosis ósea en estado avanzado, y murió en 1854 a la edad de 28 años.

En la actualidad, se sigue conservando su esqueleto en el Museo Nacional de Antropología de Madrid.[4]

Referencias[editar]