Agustín Goiburú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Agustín Goiburú (28 de agosto de 1930 - 1977) fue un dirigente político paraguayo del Movimiento Popular Colorado (Mopoco) que se opuso tenazmente a la dictadura de Alfredo Stroessner y terminó siendo asesinado en el marco del Operativo Cóndor en 1977. Goiburú era un médico que realizó su especialización en traumatología en el Brasil. A su vuelta al país trabajó en el Instituto de Previsión Social y en el Policlínico Policial “Rigoberto Caballero”.

Exilio[editar]

Paralelamente, realizaba una activa militancia dentro del Partido Colorado, agrupación política que apoyaba al general Stroessner, quien estaba en el poder desde 1954. Sus denuncias de violaciones de derechos humanos cometidas por la dictadura lo llevaron a integrar el grupo de dirigentes colorados que debió exilarse en 1959. Goiburú se asiló previamente en la embajada uruguaya con el artista Teodoro S. Mongelós y otros activistas que, más tarde, constituirían en el exilio el movimiento disidente Mopoco.

Se instaló primero en Santa Ana y, más tarde, en la fronteriza ciudad argentina de Posadas, situada frente a Encarnación, al sur del Paraguay, donde ejercía como médico.

Denuncias[editar]

En esos años denunció a los medios de prensa que, flotando en el río Paraná, aparecían cadáveres, mutilados y con rasgos de tortura, de ciudadanos paraguayos que eran tirados desde aviones. Se trataba de combatientes del movimiento insurgente “14 de mayo” que habían sido apresados por el ejército paraguayo. Fueron acusados de comandar esa represión el ministro del Interior, Edgar L. Ynsfrán y el jefe de Policía, Ramón Duarte Vera.

Opositor acérrimo a la dictadura de Stroessner, Agustín Goiburú intentó llamar la atención internacional sobre el caso Paraguay, al planear el secuestro de un avión de la línea estatal TAM (Transporte Aéreo Militar) que descendía en Encarnación. El objetivo era llegar hasta Punta del Este (Uruguay) donde se desarrollaría en 1962 una reunión de cancilleres americanos a la que asistirían figuras relevantes de la política continental. Sin embargo, el plan llegó a conocimiento de la seguridad stronista que montó un cerco del que Goiburú logró escapar de manera casi milagrosa.

Secuestro y Fuga[editar]

El 24 de noviembre de 1969 fue secuestrado por primera vez. Se encontraba pescando con su hijo de once años, Rolando y algunos albañiles, en el río Paraná, en aguas territoriales argentinas. Fue interceptado por una lancha militar con efectivos de la prefectura naval paraguaya con base en Encarnación. Su bote fue remolcado hasta la orilla paraguaya, donde el pequeño Rolando fue devuelto a Posadas. Los albañiles permanecieron presos en la Delegación de Gobierno por más de un año y Goiburú fue enviado en un avión militar a Asunción.

Permaneció desaparecido durante meses en un sótano de la Armada en la capital paraguaya y, luego de la denuncia de la esposa, fue trasladado a varias comisarías de Asunción. Finalmente quedó en la Comisaría Séptima, de donde logró escapar de manera espectacular a través de un túnel, el 3 de diciembre de 1970, un año y nueve días después de su captura. Logró asilarse en la embajada chilena y, bajo el amparo del gobierno socialista de Unidad Popular, viajó a Santiago de Chile. Pero muy pronto estaría de vuelta en Posadas.

Intento de atentado[editar]

Convencido de que la caída de Stroessner solo podría producirse por métodos violentos, en 1974 Goiburú articuló la participación de activistas de Mopoco y de estudiantes paraguayos en la Universidad de La Plata para realizar un atentado contra el general Stroessner. Una camioneta cargada de explosivos estaría estacionada en el trayecto que realizaba cotidianamente en auto del dictador, cerca de la estación central del ferrocarril en el centro asunceno. El operativo falló varias veces, por distintos motivos y terminó siendo descubierto por un oficial de la Marina, quien había sido contactado por uno de los implicados, Evasio Benítez, para proveerle de explosivos.

En noviembre de 1974 la Policía descubrió el intento de atentado y, a más de ejecutar a Benítez, apresó a los hermanos Rodolfo y Benjamín Ramírez Villalba, a Carlos Mancuello y a Amílcar Oviedo. Los cuatro últimos permanecieron detenidos y torturados hasta el 21 de septiembre de 1976, cuando la Policía decidió eliminarlos. Sus cuerpos nunca fueron encontrados.

Desde entonces, Agustín Goiburú se convirtió en el enemigo público número uno del régimen de Stroessner. Era, además, el gran referente del exilio paraguayo y el único con capacidad de organizar un amplio frente de resistencia desde el territorio argentino. Todos sus movimientos eran vigilados por una red de espías que mantenían informados al dictador paraguayo de sus pasos. Por otra parte, había comenzado a funcionar desde fines de 1975, un pacto secreto de cooperación clandestina entre las dictaduras de la región, denominado Operación Cóndor. Mediante esta alianza de los gobiernos militares les era posible intercambiar información y prisioneros y realizar operativos conjuntos.

Últimos días[editar]

Al saberse seguido y viendo que su situación personal era insegura, Goiburú decidió mudarse a Paraná (Entre Ríos), ciudad alejada de la frontera paraguaya, en marzo de 1975. Pese a ello un operativo conjunto coordinado desde Asunción y del que participaron agentes paraguayos y argentinos lo secuestraron el 9 de febrero de 1977. Su cuerpo nunca fue ubicado, pese a los intentos de sus familiares.

En el 22 de septiembre de 2006 la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado paraguayo por la desaparición de Agustín Goiburú y por sus pobres intentos de investigar la verdad histórica.

Referencia[editar]

  • La década inconclusa - Alfredo Boccia Paz
  • Archivo Nacional de Asunción. Diversos

Enlaces externos[editar]