Aguas frescas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dos vitroles grandes de aguas frescas en una taquería Mexicana en Seattle, Washington, EUA. A la izquierda se observa un vitrolero de agua de Jamaica y a la derecha uno de agua de horchata.
Agua de guayaba.
Agua de chía.

Aguas frescas es el nombre que se da en México a un tipo de bebidas no alcohólicas a base de agua, frutas o granos, y azúcar, muy utilizadas en la gastronomía mexicana durante el almuerzo o comida. Las aguas frescas más populares son el agua de jamaica, de limón o limonada, de naranja o naranjada, de tamarindo y de horchata de arroz. Se beben frías y se consumen especialmente de primavera a otoño, aunque se les puede conseguir todo el año. Por ser favorecidas en clima caliente, es común que de las aguas frescas de frutas se deriven paletas congeladas.

Tipos[editar]

Además de granos y flores, las aguas frescas pueden ser hechas de frutas dulces, que pueden o no incluir azúcar, o de frutas ácidas; en ambos casos se evitan las semillas, pues suelen ser amargas y alterar mucho el sabor del agua. Los ingredientes y formas de preparar no siempre suelen ser los mismos, pueden variar dependiendo en la zona de la república en la cual se encuentre, muchas veces se combinan diferentes frutas, semillas o algunas plantas para crear sabores más agradables.

Frutas dulces[editar]

Frutas ácidas[editar]

Granos, flores u hojas[editar]

El agua de limón es una de las aguas frescas más populares, se prepara con azúcar, limón y chía.

En la actualidad se les puede conseguir en cualquier lugar, ya sea en un mercado, restaurante, centro comercial, parque, etc, sin importar la época del año.

Principalmente acompañan la comida siendo ofrecidas tanto en puestos callejeros como en restaurantes, siendo sustituidas principalmente por refrescos.

El agua de limón tiene tonos ácidos y dulces que acompañan de manera perfecta algunos platillos de la gastronomía mexicana, como la tostada de pata, pozole, guacamole, carne asada, y carne con chile. La sensación de calor de los meses de verano se suele apaciguar con un vasito de agua de limón.

En Chiapas, Tabasco y Honduras, al pozol se le considera como una agua fresca. Se elabora con maíz nixtamalizado molido.

Preparación[editar]

Su preparación es muy simple, y es mucho más saludable que consumir bebidas azucaradas o jugos procesados

Normalmente se licúan los ingredientes (retirándoles cáscara y semillas), agregando agua y azúcar al gusto. Considerando esto, las que con llevan a una preparación más laboriosa son:

  • Agua de tamarindo (se retira la cáscara y luego es hervida la vaina para extraer la pulpa)
  • Agua de Jamaica (es necesario hervir la flor para extraer el sabor)
  • Horchata (es necesario hervir el arroz para poder licuarlo)

Las aguas preparadas de esta manera, a pesar de ser simples tienen un sabor inigualable, el cual no consiguen los concentrados y polvos que tratan de imitar dicho sabor.

Véase también[editar]