Agua y Energía Eléctrica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Agua y Energía Eléctrica
Agua y Energía Eléctrica.svg
Tipo Empresa del Estado
Industria Electricidad
Fundación 1947
Sede Bandera de ArgentinaBuenos Aires, Argentina

Agua y Energía Eléctrica (AyE o AyEE) fue una empresa pública argentina encargada de la producción, distribución y comercialización de energía eléctrica, así como la evaluación y construcción de obras de ingeniería hidráulica. Fue creada en 1947, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, y privatizada en 1992 junto con otras empresas del Estado durante la primera presidencia de Carlos Menem.

Historia[editar]

Creación[editar]

La empresa fue creada por decreto 3.967 del 19 de mayo de 1947, mediante la fusión de la Dirección General de Centrales Eléctricas del Estado y la Dirección Nacional de Irrigación. Con su constitución se definió su objeto social, definido como "Estudio, proyecto, construcción y administración de las obras para riego y defensa de los cursos de agua; de las obras+explotación de centrales eléctricas, medios de transmisión, estaciones transformadoras y redes de distribución para la venta de energía eléctrica; compra y venta de energía eléctrica a terceros, sea para sus propias necesidades o a los efectos de su distribución como servicio público, dando la preferencia a los organismos de la Nación, provincias o municipios, a las cooperativas y sociedades de economía mixta integradas exclusivamente por el Estado y los usuarios". Posteriormente se incorporaron a Agua y Energía Eléctrica funciones relativas al inventariado y evaluación de cursos de agua y otras fuentes para riego, consumo y generación de energía hidroeléctrica.

Desarrollo[editar]

En 1949 se creó la figura jurídica de Empresa del Estado, con lo que la empresa pasó a denominarse Agua y Energía Eléctrica Empresa del Estado. Al año siguiente, en 1950, se creaba Empresas Nacionales de Energía (ENDE) para aglutinar a todas las direcciones generales hasta entonces existentes. En 1958 se transfirió a Agua y Energía Eléctrica la prestación del servicio de energía eléctrica en el noroeste del Gran Buenos Aires, al finalizar la concesión por 50 años de la Compañía Argentina de Electricidad (CADE), originalmente Compañía Hispano Argentina de Electricidad (CHADE). Posteriorm ente se crearía la empresa Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires (SEGBA) para atender al resto del Gran Buenos Aires, incluyendo la Ciudad de Buenos Aires, así como al Gran La Plata. Esto significaba las antiguas zonas de concesión de la CADE que no quedaron en manos de AyE y de la Compañía de Electricidad de la Provincia de Buenos Aires.

La ley 15.536 de Energía Eléctrica de 1960 reglamentó la actividad del sector, definiendo como ámbito propio de Agua y Energía Eléctrica el Despacho Nacional de Cargas (DNC) y la Red Nacional de Interconexión (RNI), y estableciendo la índole provincial en las tareas de producción y comercialización. En 1962 se transfirió a SEGBA el servicio de energía eléctrica en los 14 partidos del Gran Buenos Aires a cargo de la empresa. Cuatro años después, en 1966, se declararon de jurisdicción nacional todos los servicios que al momento prestaba Agua y Energía Eléctrica, quedando claramente establecido su papel. De este modo, AyE quedaba encargada de la operación de la red eléctrica nacional y la generación de energía, deslindándose de su papel como proveedora de servicios a usuarios finales.

En 1973, durante la tercera presidencia de Juan Domingo Perón, se creó la Corporación de Empresas Nacionales (CEN) como entidad rectora de todas las empresas del Estado, encargada de su dirección, auditoría y control. Tras la creación de la figura de Sociedad del Estado, la empresa pasó a llamarse en 1977 Agua y Energía Eléctrica Sociedad del Estado, al tiempo que se reformaba su Estatuto. El decreto 3.907 estableció en su artículo 5 lo siguiente como objeto social de la empresa:

  1. "La generación, transmisión, transformación, distribución, comercialización, adquisición e intercambio de energía eléctrica así como la prestación del servicio público de electricidad en todo el ámbito y cualquier lugar del país. A tales fines efectuará estudios y proyectos y construirá las obras necesarias, explotará centrales generadoras de energía de cualquier tipo, manejará líneas de transmisión y estaciones transformadoras y operará redes de distribución".
  2. "La ejecución en los cursos de agua de tareas destinadas al riego y a la atenuación de crecidas, como así también el avenamiento y saneamiento de zonas inundables e insalubres, a cuyos fines podrá realizar estudios y proyectos, construir las obras que fueran necesarias y administrarlas".
  3. "El inventario y evaluación de los recursos hídricos en los ríos y otros cursos de agua, sus cuencas y demás fuentes de alimentación, con fines de aprovechamiento energético y riego, para aplicar en sus estudios, proyectos y obras, en coordinación con los organismos políticos y técnicos correspondientes del Gobierno Nacional".
  4. "En general, cualquier tarea por cuenta propia, del Estado Nacional, Provincias o Municipalidades, que se relacionen, directa o indirectamente con los objetivos detallados precedentemente".

La CEN fue disuelta en 1978 y reemplazada por la Sindicatura General de Empresas Públicas (SiGEP, luego Sindicatura General de la Nación). Durante el autoproclamado Proceso de Reorganización Nacional se determinó, en 1979, que toda Sociedad del Estado debía pagar impuestos nacionales, provinciales y municipales como cualquier otra empresa. El mismo año, los ministerios de Economía e Interior determinaron la transferencia de los servicios de distribución de energía eléctrica y riego todavía a cargo de AyE a las provincias, a excepción de Formosa, La Rioja, Santiago del Estero, Tucumán, Chubut, Río Negro y Mendoza. Esta decisión sería refrendada por decreto un año más tarde.

Privatización[editar]

A poco de asumir Carlos Menem, se estableció en 1989 la emergencia administrativa en la prestación de los servicios públicos. Se creó la Empresa Federal de Energía Eléctrica (EFEE) incluyendo, entre otras, a Agua y Energía Eléctrica e Hidronor. Sin embargo, en 1992 se declaró sujetas a privatización total a las empresas nucleadas en la EFEE en el marco de la ley 23.696 de Reforma del Estado de 1989. Al mismo tiempo, la ley 24.065 establecía el Marco Regulatorio Eléctrico. Agua y Energía Eléctrica inició un proceso de saneamiento patrimonial y determinación de las unidades de negocio y forma de privatización de la actividad de generación térmica. A los fines de la privatización, Agua y Energía Eléctrica S.E. fue dividida en veintitrés unidades de comercialización, una de transporte, nueve de generación térmica, ocho de generación hidráulica, una de generación hidrotérmica y cuatro de transporte de energía eléctrica por distribución troncal.

Ese mismo año el Despacho Nacional de Cargas se separó de AyE para servir como base a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (CAMMESA). La red de alta tensión del Sistema Interconectado Nacional quedaría a cargo de otra empresa a privatizarse creada sobre la base de activos y actividades de AyE, SEGBA e Hidronor, la Compañía de Transporte de Energía Eléctrica en Alta Tensión Transener Sociedad Anónima (TRANSENER). Personal de la empresa pasó a integrar el Ente Nacional Regulador de Energía Eléctrica (ENRE), que asumió el poder de policía sobre las empresas privatizadas y a privatizarse del sector. Se completó el proceso de traspaso a las provincias de las actividades de AyE pendiente desde la resolución de la dictadura militar de 1980, transfiriéndose un total de 11.342 km de líneas, 242.000 hectáreas bajo riego y 2.216 agentes. Las provincias de Río Negro y del Neuquén las líneas en 132 kV.

Entre ese año y 1995 se dispuso la privatización de las centrales de generación hidráulica de electricidad Hidroeléctrica Diamante, Hidroeléctrica Ameghino, Hidroeléctrica Río Hondo, Hidroeléctrica Futaleufú, Hidroeléctrica Río Juramento, Hidrotérmica San Juan e Hidroeléctrica Tucumán. Al mismo tiempo se crearon, entre la Secretaría de Energía y profesionales de AyE, grupos de trabajo en las regiones de Cuyo, Patagonia y Noroeste argentino para actuar como autoridad de aplicación en el tema de seguridad de presas, con funciones delegadas hasta tanto se creara el Organismo Regulador de Seguridad de Presas (ORSEP www.orsep.gob.ar).

La Central Hidráulica Piedras Moras fue terminada al mismo tiempo, procediéndose a su inauguración y simultánea transferencia a la provincia de Córdoba. El Complejo Hidroeléctrico Los Nihuiles fue transferido a la provincia de Mendoza para su privatización, incluyendo los 85 agentes que trabajaban en el mismo. El mismo año se crearon siete empresas sobre activos de AyE —PROINSA, TRANELSA, EVARSA[1], EMASA, SIEM, IDS e INGENOA—, dando salida laboral a 332 agentes. En 1994 se transfirieron a Mendoza y San Juan todas la infraestructura, instalaciones y personal de la empresa en esas provincias.

La empresa Nucleoeléctrica Argentina, a su vez recientemente separada de la Comisión Nacional de Energía Atómica, recibió en 1996 el Complejo Hidroeléctrico con Central de Bombeo Río Grande. En colaboración con la Secretaría de Energía, se prestó asistencia técnica a las provincias de Santiago del Estero, Formosa, La Rioja, Catamarca, San Juan, Río Negro, Salta y Jujuy para la privatización de sus servicios de distribución de energía eléctrica. Pocas provincias, como Córdoba o Santa Fe, mantuvieron a cargo de empresas provinciales la provisión del servicio.

Liquidación[editar]

Finalmente, la empresa fue declarada en liquidación por resolución del Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos en 1996, extendiéndose progresivamente el período hasta fines de 1998. Durante ese año se procedió a la creación de la empresa Emprendimientos Energéticos Binacionales Sociedad Anónima (EBISA) para reemplazar el papel de Agua y Energía Eléctrica en las centrales hidroeléctricas binacionales de Salto Grande y Yacyretá. La Dirección Nacional de Bienes del Estado, luego Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado (ONABE), se hizo acreedora de la totalidad de los bienes de AyE que no fueron privatizados ni necesarios para el proceso de liquidación.

En total, el proceso de privatización de AyE involucró 25 llamados a concurso, 22 transferencias de empresas al sector privado, 9.288 km de tendido eléctrico en líneas de 500, 330, 220 y 132 kV, 3.740 MVA de potencia de transformación, 11.842 GWh de generación (43% hidráulica y 57% térmica, 1.370 MW de potencia y 11.000 empleados.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]