Agua de vida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Para el término aplicado a un licor o aguardiente véase Aqua vitae.

En la saga de Dune del escritor Frank Herbert, el Agua de la vida es una droga que se encuentra en el planeta Arrakis. Se considera iluminante. Es la exhalación de líquido biliar del gusano de arena al momento de su muerte por agua (ahogamiento). En su estado puro es veneno para cualquier persona, salvo para las Reverendas madres, cuyo grado justamente está en función de su capacidad de metabolizar el Agua de la vida y transformarla para hacerla consumible a otros en un ritual llamado "agonía de la especia", destinado a desbloquear la memoria genética.

El Agua de la vida cambiada es un narcótico que se emplea en los "sietch" fremen.

Paul Atreides bebió el Agua de la vida para cumplir con su destino como Kwisatz Haderach. Más tarde, durante la transformación de Arrakis que se llevó a cabo en el reinado de Leto II, el Dios Emperador, como no había ya gusanos de arena, el Agua de la vida fue sustituida por la esencia de especia en los rituales Bene Gesserit y Fremen. Es algo liquido El agua es el componente natural más común en el planeta, por lo que la podemos encontrar en muchos lugares. Casi tres cuartas partes de la superficie terrestre están cubiertas por agua líquida, la encontramos en mares, ríos, lagos, lagunas y manantiales; en los polos Norte y Sur de la Tierra hay agua congelada; en forma de nieve, en las montañas más altas del mundo. También la encontramos en forma de nubes.

El agua tiene algunas propiedades extraordinarias: se le llama el solvente universal, ya que sustancias tan diferentes como la sal, el azúcar, el alcohol y el aire se disuelven fácilmente en ella; esto la hace un medio muy adecuado para transportar los nutrientes en los seres vivos y para llevar al exterior sus desechos orgánicos.       
También funciona como un gran regulador de la temperatura del planeta. Los océanos tienen la capacidad de calentarse muy lentamente; así influyen en el clima. Permanecen fríos en las épocas de calor y refrescan los continentes con ayuda del viento; por el contrario, se encuentran calientes en época de frío y proveen a la tierra de aire caliente, evitando cambios bruscos de temperatura que afectarían a los seres vivos.
En la naturaleza existen principalmente dos tipos de agua; las marinas, que son grandes acumulaciones de agua salada y forman los océanos; las continentales, que forman los ríos, lagos, lagunas y corrientes subterráneas, que casi siempre son dulces. El agua que se renueva, y cae como lluvia, es la mayor fuente de agua dulce del planeta.
Los océanos son una gran reserva de agua, que podría ser desalinizada, pero ahí llegan muchos desperdicios de la industria y las aguas negras producidas por los seres humanos.
Mucha gente cree que el oxígeno es producido principalmente por las plantas terrestres. Lo cierto es que la mayor parte del oxígeno que consumimos lo debemos a las plantas que habitan en los océanos. Por esa razón, además de cuidar los bosques y selvas, también debemos detener la contaminación de los mares.