Agente de socialización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los agentes de socialización son las instituciones, grupos, asociaciones y organizaciones que directa o indirectamente contribuyen al proceso de la socialización.

La socialización transcurre en muchos ambientes y en interacción con mucha gente. Para los fines del análisis es beneficioso distinguir los agentes socializadores más nombrados por los sociólogos:

Cada agente socializa al niño en sus propias pautas y valores. La familia, la importancia de la madre son las principales acciones que la madre realiza en su relación con el bebé:

  • Es la primera persona que establece con él una devoción, una relación mediatizada por el amor, sólo este amor permitirá que el niño siga siendo acogido, seguro y dispuesto a conquistar el mundo exterior.
  • Le devuelve al bebé la imagen de unidad que necesita para su desarrollo individual.
  • Es la que comienza a introducir la noción de tiempo, a través de los distintos ritmos de atención y cuidado.
  • Es la que dará significado a los primeros sonidos, siendo posible a partir de aquí la conquista del lenguaje.
  • Graduará y dará intensidad a la relación con los otros: primero ella misma, más tarde el padre, hermanos, abuelos, vecinos, etc.
  • Será con la madre, con quien el bebé establezca su primera relación de cooperación mediante la alimentación.
  • Es ella la primera persona con la que el bebé se identifica, con la que inicia su identidad.
  • Crea el lugar del padre como representante de la Ley Natural, de la autoridad, constituyéndose así la base para la construcción de la norma.

La función del padre independientemente de su solidaridad y colaboración en la crianza, representa en la socialización de la niña o el niño la autoridad. Tiene un papel importante en la seguridad que confiere a la madre en la crianza y, en definitiva, en el bienestar de la relación madre-hijo. Será también muy importante en la relación triangular (Complejo de Edipo), ya que será modelo de identificación. Ocupará una posición que será objeto de amor o de odio según sea el carácter de la identificación. Otros miembros familiares: los hermanos y primos serán otro eslabón importante en la socialización. Ayudarán en la conquista del código social denominado lenguaje. Conjuntamente representarán los papeles sociales en una expresión del juego simbólico, realizándose esta actividad desde la seguridad de la familia. Facilitarán el conocimiento de los otros: vecinos y amigos, con lo que la socialización gana otro importante y definitivo nivel. Abuelos y tíos serán otros adultos que favorezcan la socialización, como personas afectivamente significativas, con los que establecerán relaciones y como adultos que consensúan y ayudan en la labor de crianza y en definitiva, en la misma socialización.

La escuela, sus reglas de orden; el grupo de pares, sus códigos y jueces, y los medios de comunicación de masa, sus formas y tramas tradicionales. Más aún, cada agente -y esto es más significativo a nuestros propósitos- ayuda a socializar al niño dentro de la sociedad mayor. Teniendo en cuenta lo expuesto nadie se escapa de ser un agente social por lo que dicha categoría queda difuminada en su omnipresencia.