Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) es una institución pública del Estado Plurinacional de Bolivia, creada en sustitución de la Superintendencia de Hidrocarburos, con la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado. Su función es regular, controlar, fiscalizar y supervisar toda la cadena de hidrocarburos, desde su exploración, comercialización hasta su llegada al consumidor final.[1]

Logotipo Agencia Nacional de Hidrocarburos

Misión[editar]

Regular, supervisar, controlar y fiscalizar la cadena de hidrocarburos hasta la industrialización, verificando el cumplimiento de las obligaciones de los regulados, los derechos de los usuarios y de los consumidores, a fin de lograr el aprovechamiento optimo y sostenible de los recursos hidrocarburíferos, con eficacia, eficiencia y transparencia.

Visión[editar]

Ser la entidad altamente técnica y especializada en la gestión de regulación, supervisión, control y fiscalización del sector de hidrocarburos, que a través de la continua investigación e implementación de nuevas tecnologías, sea reconocida nacional e internacionalmente.

Objetivos[editar]

Objetivo Estratégico 1. “Asegurar la continuidad del abastecimiento, la calidad de los servicios y productos hidrocarburíferos, y precautelar los intereses del Estado respecto de la exploración, producción, transporte, comercialización e industrialización de los hidrocarburos, a través de una oportuna y efectiva regulación, supervisión, control y fiscalización”.

Objetivo Estratégico 2. “Implementar herramientas tecnológicas agiles y oportunas para optimizar los procedimientos técnicos y administrativos que faciliten una gestión por resultados transparente”.

Historia[editar]

El pasado 22 de enero de 2010 el Presidente, Evo Morales Ayma asume por segunda vez la presidencia de Bolivia y por Decreto Supremo instituye el Estado Plurinacional en cumplimiento de la nueva Constitución Política del Estado, promulgada en febrero de 2009.

Después de 185 años de ser un Estado Republicano, Bolivia pasó a ser un Estado Plurinacional con cambios profundos, no sólo en el concepto de la economía, sino también en lo social como la religión, idioma y otros aspectos.

A partir del 2009, Bolivia deja en el pasado el Estado colonial, republicano y neoliberal y se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías. Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico, dentro del proceso integrador del país.

La Constitución Política del Estado contempla derechos humanos y define derechos de consumidores y usuarios en sus relaciones de consumo y el acceso a bienes y servicios, quedando atrás lo tradicional en países de economía neoliberal, donde la ley de la oferta y la demanda regula las relaciones entre privados, es decir entre un proveedor de bienes, productos y servicios y el consumidor. Dejando que las entidades gubernamentales de protección al consumidor, en su gran mayoría, sean sólo instancias externas normativas que intervienen en aspectos de protección sólo de los derechos liberales de los consumidores, sin afectar las irregularidades provenientes de las relaciones económicas del mercado.

Bajo la nueva visión del Estado Plurinacional de Bolivia, en el gobierno del presidente Evo Morales Ayma, promulga el Decreto Supremo 0071, del 9 de abril de 2009, instituyendo autoridades de Fiscalización y Control Social, dependientes de los Ministerios del área y se eliminan las Superintendencias, que formaban parte del Sistema de Regulación Sectorial (Sirese) que aglutinaba a una serie de organismos dedicados a supervisar y fiscalizar en los tiempos de la llamada Capitalización. En el marco de los ajustes estructurales se crea la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) asumiendo renovadas responsabilidades sustentadas en las atribuciones originales otorgadas a la ex Superintendencia de Hidrocarburos. El trabajo de la nueva entidad reguladora de hidrocarburos se sustenta en el Decreto Supremo 29894 del 7 de febrero de 2009 del Sistema de Regulación Sectorial y Sistema de Regulación de Recursos Naturales No Renovables. La Resolución Administrativa 474/2009 del 7 de mayo de 2009 es la norma legal que marca la creación de la ANH.

La ANH efectúa una intensa labor en el campo del dowstream, en lo referido al control en la distribución de combustibles. Su ámbito de acción contempla la regulación sobre áreas como comercialización, refinerías, unidades de proceso e industrialización, además del transporte por ductos, tal como dispone la Constitución Política del Estado, en su Artículo 365 que otorga a la institución la responsabilidad de regular, controlar, supervisar las actividades de toda la cadena productiva hasta la industrialización.

El 26 de diciembre de 2013, el presidente Evo Morales decreta la Ley de la Empresa Pública Nº 466, que en su Disposición Final Séptima dispone que la ANH es responsable de emitir normativa jurídica necesaria para el cumplimiento de sus atribuciones de regulación, control, supervisión y fiscalización de todas las actividades del circuito productivo, por lo que ejerce el proceso regulatorio en el “upstream” (exploración y explotación).[2]

Proyectos y Programas[editar]

La ANH incorpora nuevos criterios de regulación, fiscalización y control de las actividades hidrocarburíferas, aplicando procesos administrativos-jurídicos, garantizando los derechos de consumidores/usuarios como parte de derechos colectivos, en términos de calidad y abastecimiento de servicios, generando una nueva visión de fiscalización y gestión reguladora.

En su funcionamiento interno la entidad implementa el Sistema de Gestión de Calidad en todos sus procesos administrativos y operativos, lo que le permite la otorgación de la Certificación de la Calidad ISO 9001-2008, en el año 2013. En el trabajo operativo la ANH intensifica el empleo de la tecnología, proporcionando medios concretos que mejoran el rendimiento de las capacidades, generando continuamente impacto social.

Por instrucción de la ANH las estaciones de servicio en el país instalan sistemas de videovigilancia, que garantiza seguridad del usuario y del operador. La entidad reguladora incorpora el Sistema de Rastreo Satelital (Sirasat), colocando chips volumétricos y sistemas de posicionamiento global en los vehículos que transportan combustibles, controlando así el desvió de los carburantes a actividades ilícitas.

En el año 2013 se implementa el Sistema de Control de comercialización de combustible Boliviana de Sistemas de Autoidentificación (B-SISA), que incluye en un solo sistema informático a todos los automotores del país para conocer el consumo de combustible y evitar, mediante ese mecanismo de control, su contrabando.

La ANH cuenta con 2.500 regulados, entre estaciones de servicio de líquidos y de Gas Natural Vehicular (GNV), talleres de conversión de GNV y empresas instaladoras de redes de gas, a los que cada año se les renueva sus licencias a través del sistema informático creado por la entidad, denominado SIREL (Sistema de Renovación de Licencias).

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]