Agencia Colombiana para la Reintegración

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) www.reintegracion.gov.co es una entidad adscrita a la Presidencia de la República de Colombia, encargada de coordinar, asesorar y ejecutar, en alianza con otras entidades públicas y privadas, la reintegración social y económica de las personas desmovilizadas de los grupos armados organizados al margen de la ley.

La ACR nació como agencia en noviembre de 2011. En el segundo semestre de 2006 había sido creada como Alta Consejería Presidencial.

La misión de la ACR es impulsar el retorno de la población desmovilizada a la legalidad de forma sostenible, contribuyendo a la Paz, la Seguridad y la Convivencia Ciudadana.

¿Quiénes pueden acceder al Proceso de Reintegración?[editar]

Al proceso pueden acceder las personas acreditadas como desmovilizadas por el Comité Operativo para la Dejación de las Armas (CODA) o la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, que se desmovilizaron después del 24 de enero de 2003.

En el proceso participan personas que fueron parte de las guerrillas y las autodefensas. Al Proceso de Reinegración no pueden acceder las personas que hicieron parte de las llamadas Bandas Criminales (Bacrim).

Desarme, Desmovilización y Reintegración[editar]

Una persona que abandona un grupo armado organizado al margen de la ley debe dirigirse a cualquier autoridad militar, policial o civil para desmovilizarse. Durante los primeros días permanece en la Unidad Militar o de Policía más cercana al lugar de su entrega, hasta que sea trasladado por el Grupo de Atención Humanitaria al Desmovilizado (GAHD) del Ministerio de Defensa a la ciudad que se determine para su ubicación.

La persona es trasladada a un Hogar de Paz, donde recibe atención inicial en alojamiento, alimentación, vestuario, kit de aseo personal y subsidio de transporte. Allí permanecerá hasta cuando obtenga un certificado como persona desmovilizada, que le otorga el Comité Operativo para la Dejación de las Armas (CODA). Este esquema funciona para las personas que se desmovilizan individualmente. En el caso de las desmovilizaciones colectivas, la certificación corre a cargo de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Luego de tener la certificación como desmovilizado, la persona podrá acceder voluntariamente al Proceso de Reintegración Social y Económica liderado por la ACR. La Ruta de Reintegración dura en promedio 6 años y medio. Cada persona, en compañía de un profesional de reintegración de la ACR, construye su proyecto de vida durante el proceso.

Etapas de la ruta[editar]

  • Etapa Básica: Proceso en el que se inicia el desarrollo de competencias sociales, productivas y ciudadanas. La ACR articula acciones que permiten vincular al grupo próximo de la persona desmovilizada (como la familia) en el Proceso, de tal manera que tengan acceso a beneficios/derechos, tales como la salud y la educación. Así mismo, la ACR vincula a actores externos en la Ruta de Reintegración.
  • Etapa Intermedia: Pretende fortalecer la integración comunitaria y económica de la persona desmovilizada, a través de la continuación de la Ruta, la vinculación a sus redes sociales próximas y al sector productivo. Para este momento, se espera que quienes se están reintegrando hayan avanzado en su proceso educativo, de forma tal que puedan formarse para trabajar y vincularse laboralmente. El sector privado es el principal aliado de la ACR en esta etapa.
  • Etapa Avanzada: Se fomenta la autonomía de la persona desmovilizada en la legalidad, a través de la culminación de su formación en competencias y del desarrollo de un proceso de concertación con las víctimas y sociedad en general, que genere acciones de servicio social y reconciliación.

Una vez se concluye la etapa avanzada, la ACR establece un proceso de culminación, verificación y monitoreo, a través del cual se da fin a la vinculación de la persona desmovilizada al Proceso y se hace seguimiento para verificar sus condiciones de reintegración y la no reincidencia en actos delictivos.

La Ruta de Reintegración contempla, además, que cada persona desmoviizada haga acciones de Servicio Social, que no son remuneradas. El Servicio Social es una herramienta muy eficaz para propiciar espacios de reconciliación entre las personas desmovilizadas y las comunidades que las acogen.

¿Cuáles son los beneficios del Proceso de Reintegración?[editar]

La ACR tiene claro que la reintegración es un ingrediente fundamental para avanzar en el camino hacia la paz. La Política de Reintegración ofrece asesoría para obtener beneficios jurídicos y sociales para que las personas desmovilizadas adquieran competencias y habilidades que les facilitarán su regreso a la vida en sociedad. El Estado colombiano contempla beneficios jurídicos para los delitos de carácter polìtico para las personas que se desmovilicen. Esos beneficios no son automáticos y son otorgados por los jueces.

Los beneficios del Proceso están condicionados a que las personas desmovilizadas cumplan con su Ruta de Reintegración, participen en el 90% de las actividades propuestas por la ACR y no cometan ningún delito después de su desmovilización. De lo contrario, serán expulsadas y perderán todos los beneficios.

Para avanzar en la inclusión social de las personas desmovilizadas, la ACR brinda un apoyo económico a la reintegración, atención psicosocial, asesoría para acceder a educación, formación para el trabajo, el beneficio de inserción económica y cobertura en salud.

La Reintegración, un compromiso de todos[editar]

Para mantener a las personas desmovilizadas en la legalidad y garantizar la no repetición de actos violentos es necesario fortalecer la institucionalidad y generar otras alternativas y oportunidades. Esto es posible si los empresarios, las entidades públicas y privadas de los niveles local y nacional, los cooperantes y la sociedad en general se comprometen con el Proceso.

De las condiciones de reintegración que generemos como sociedad para las personas que se desmovilizan dependerá, en gran medida, que quienes continúan en los grupos armados ilegales, encuentren en la desmovilización una salida del conflicto armado y una apuesta a la construcción de paz.