Afta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Afta
Aphte.jpg
Afta sublingual
Clasificación y recursos externos
CIE-10 K12.0
CIE-9 528.2
CIAP-2 D83
MedlinePlus 000998
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
eMedicine ent/700 derm/486 ped/2672
MeSH D013281
Sinónimos
  • Úlcera aftosa
  • Estomatitis aftosa recidivante
  • Estomatitis aftosa recurrente
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Un afta (del griego antiguo ἄφθαι, aphtai, "quemaduras") es una úlcera superficial, pequeña, redondeada, blanquecina y con borde rojo bien delimitado; de origen desconocido, que aparece durante el curso de ciertas enfermedades. Suele ser recurrente.[1] Se forma en la mucosa de la boca o de otras partes del tubo digestivo, o en la mucosa genital; como la presentación más habitual es la orofaríngea, se usa con frecuencia en un sentido más restringido, referido tan solo al afta bucal.[2]

El afta bucal u oral o estomatitis aftosa o úlcera bucal es una lesión o erosión mucosa, como una pequeña herida o llaga, que se localiza generalmente en la mucosa oral de bordes planos y regulares y rodeada de una zona de eritema.[3]

Epidemiología[editar]

Las aftas son una de las lesiones más frecuentes de la cavidad bucal con una prevalencia entre el 5 y 80% de la población.[4] Se presenta con gran frecuencia entre niños y adolescentes, especialmente entre los 10 y 19 años de edad.

Etiología[editar]

Frecuentemente las inflamaciones agudas causadas por afta son atribuidas a alergias a las nueces, chocolates y a irritantes como los cítricos, café y patatas aunque la abstinencia de estos elementos no siempre previene las recurrencias. También se ha demostrado el papel contribuyente que desempeña la tensión nerviosa y la malnutrición (en sus diferentes tipos) para que el afta se desarrolle.

Las úlceras aftosas pueden estar asociadas con padecimientos inflamatorios del intestino, la Enfermedad de Behçet, mononucleosis infecciosa y fiebre de duración prolongada. El diagnóstico se establece rara vez con claridad y se basa en antecedentes de recurrencia, la inspección de la úlcera y en la posibilidad de descartar enfermedades similares, pero más fácilmente identificables.

Clasificación[editar]

Por las manifestaciones clínicas, se establecen tres tipos de aftas: menores o leves, mayores o graves y ulceraciones herpetiformes recidivantes o estomatitis aftosa recidivante.[5]

Cuadro clínico[editar]

Afta Bucal cercana a las amígdalas

La estomatitis aftosa se presenta con una o más lesiones recubiertas de una capa amarillenta sobre una base roja, las cuales tienden a recurrir. No suele acompañarse con fiebre aunque a menudo son dolorosas. Por lo general comienzan con una sensación de ardor en el sitio de la futura úlcera. Al cabo de varios días progresan a una tumefacción que se vuelve ulcerosa. El área de color gris, blanca o amarillenta se debe a la formación de fibrina, una proteína asociada con la coagulación de la sangre.

Diagnóstico diferencial[editar]

Se puede confundir con el herpes simple, causado por el virus herpes hominis, pero no tienen relación. Los herpes orales presentan ampollas pequeñas y dolorosas principalmente en los labios y son contagiosas, sin embargo las aftas bucales aparecen en la zona interior de los labios, las mejillas, las encías, o la lengua, y no son una enfermedad contagiosa.[6]

Tratamiento[editar]

Antes de plantear el tratamiento de aftas conviene valorar la conveniencia de tratarlas, ponderando los beneficios y los riesgos. Deben considerarse cuatro parámetros para la indicación terapéutica:

  • Periodicidad de la recurrencia de las lesiones.
  • Número de lesiones ulceradas por brote.
  • Tamaño de las lesiones.
  • Duración de las lesiones.[7]

Los lavados bucales suaves con enjuague bucal antimicrobiano y las pomadas de antibióticos-hidrocortisona disminuyen el dolor y contribuyen a la curación. Es de especial utilidad la hidrocortisona en una base adhesiva. Indirectamente pueden ser de utilidad los sedantes, analgésicos y vitaminas. Los corticoesteroides por vía general en dosis elevadas por un corto periodo pueden ser de mucha utilidad para los ataques graves y debilitantes de afta. Otro tratamiento útil es el aplicar Betametasona en crema directamente en la lesion, repitiendo un par de veces durante el día, se recomienda la aplicación de bicarbonato porque quema la membrana de fibrina que recubre a la herida, favoreciendo la cicatrización. Según odontólogos, el método más efectivo es realizar enjuagues de agua caliente con sal de grano, repitiendo 2 ó 3 veces al día.

Úlcera aftosa

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española. Afta. Diccionario de la lengua española (22 ed). Consultado el 29/06/2013.
  2. Real Academia Nacional de Medicina. Diccionario de términos médicos. Madrid: Ed Panamericana; 2012.
  3. Vorvick LJ. Aftas. MedLine Plus. 22/03/2013.
  4. Castillo Castillo A, Pérez Borrego A. Estomatitis aftosa recurrente. Revisión bibliográfica. Último acceso 21 de febrero de 2008.
  5. Salinas MY, et al. Estomatitis aftosa recidivante conducta odontológica. Venezuela: Univ de Zullia; 2008.
  6. Vorvick LJ. Herpes oral. MedlinePlus. 22/03/2013.
  7. «Aftas» (en español) págs. 4. Investigación realizada por la Dirección Médica de Esteripharma. Consultado el 22 de junio de 2011.
  • Krupp, Marcus A. (1979). «Úlcera aftosa (Estomatitis ulcerante, llaga ulcerosa)». Diagnóstico Clínico y Tratamiento. Ciudad de México: El Manual Moderno S.A. ISBN 968-426-049-0. 

Enlaces externos[editar]