Afroperuano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Músicos afroperuanos - El Carmen.

Afroperuano es un término que designa a la cultura de los descendientes de las diversas etnias africanas que llegaron al Perú durante la Colonia, logrando una uniformidad cultural. La población afroperuana se halla principalmente en dos sectores: en la costa surcentral (especialmente en Lima, Callao, y en las provincias de Cañete, Chincha, Pisco, y Nazca); y en la costa norte (entre Lambayeque y Piura). En Piura se encuentra Yapatera, la ciudad con el mayor porcentaje de población afroperuana del país.

El término Afroperuano está más relacionado con la cultura desarrollada por los actuales descendienes de los negros coloniales, ya que las poblaciones africanas que arribaron al Perú durante la Colonia experimentaron a través de los siglos un profundo mestizaje con la población criolla y nativa. Se estima que el total de la población de origen afroperuano está alrededor del 5% del total nacional, la mayoría se encuentra mestizada, es decir, conformada por zambos, morenos.

En el año 2010, el Instituto Nacional de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos (INDEPA), contempló 112 poblados de mayoría afroperuana a lo largo del territorio nacional.

Historia de la población afroperuana[editar]

Los primeros afroperuanos llegaron con los conquistadores, lucharon junto a ellos como soldados y trabajaron donde fuera necesario. Debido a su aculturación anterior en lengua y cultura españolas, realizaron una variedad de funciones técnicas y de mano de obra que contribuyeron directamente a la colonización peruana.

Gradualmente, los afroperuanos vinieron a ser concentrados en los campos especializados que se basaban en sus conocimientos y práctica extensos en trabajo artesanal y en agricultura. Cuando la población mestiza creció, el papel de los afroperuanos como intermediarios entre los indígenas residentes y los españoles disminuyó. La población de mestizos aumentó las relaciones entre los peruanos indígenas y españoles. De esta realidad, una jerarquía racial, o evolutocracia, llegó a ser cada vez más importante para proteger el privilegio de los soberanos españoles y de sus hijos españoles y mestizos. En pigmentocracia los españoles estaban en la cima de la jerarquía, mestizos en el centro, los indígenas por debajo de estos, y en el último escalón social se hallaban las poblaciones negras.[cita requerida] Los mestizos heredaron el privilegio de ayudar a los españoles a administrar el país. Además, cuando inmigrantes adicionales llegaron de España y poblaron diversas áreas del Perú, ellos procuraron guardar los trabajos más lucrativos para sí mismos.

Historia de la esclavitud[editar]

Las personas negras procedentes de África fueron traídas como esclavos a América desde el siglo XVI. Durante el curso del comercio de esclavos, aproximadamente 95 000 esclavos serían traídos al país, el último grupo llegó en 1850. Fueron trasladados inicialmente a Cuba y La Hispaniola, luego a Panamá, Cartagena, y Veracruz, desde donde fueron repartidos a las distintas encomiendas del virreinato del Perú a consecuencia de las Leyes Nuevas (1548) y a la influencia de la denuncia de fray Bartolomé de las Casas de los abusos contra los nativos de América.

Los esclavizadores en el Perú preferían a esclavos que no eran de áreas específicas de África, y que podían comunicarse uno con otro.[cita requerida] Había mucho deseo por los negros de "Guinea", esclavos del río Senegal. Eran deseados porque el español los consideraba más fáciles de manejar.[cita requerida] Estos esclavos tenían habilidades comerciales —sabían plantar el arroz, domar caballos, arriar ganado a caballo, etc. Después eran buscados esclavos del área que abarcaba Ghana hasta Nigeria del este y finalmente, por esclavos de la República del Congo, República Democrática del Congo, Angola, Mozambique y Madagascar de las etnias Congo, Mantenga, Cambado, Misanga, Mozambique, Terranova, Mina y Angola, entre otras.[cita requerida]

Así, los traficantes de esclavos comenzaron con el comercio de mano de obra. Diversas familias hacendadas los tuvieron trabajando por cerca de 250 años, beneficiándose de sus esfuerzos y padecimientos.

La abolición de la esclavitud[editar]

El 16 de noviembre de 1780 Túpac Amaru II como parte de su revolución emite el "Bando de Libertad" en Tungasuca (Cusco) proclamando la abolición de la esclavitud por primera vez en el continente, dando la libertad a los negros que las huestes indígenas a su mando encontraban e invitándolos a que se le sumen. Este proceso fue truncado por los españoles durante el Virreinato de Perú.

Con la independencia del Perú, José de San Martín declaró libres a todos los hijos de esclavos nacidos desde el 28 de julio de 1821 en adelante. Posteriormente en noviembre del mismo año se decreta la tutela sobre los hijos de los esclavos, posteriormente la manutención se amplió considerando también la tutela sobre los esclavos libertos hasta que tengan cincuenta años, esta tutela era costeada por los hacendados agrícolas quienes tomaron en cuenta que mantener a un esclavo era muy costoso; a partir de ahí muchos hacendados convirtieron a sus esclavos en «peones libres» pero obligados al trabajo en las haciendas bajo la figura del «arriendo de parcelas de tierra», esto propició el surgimiento de las llamadas «chacras de esclavos».[1]

A partir de 1821 el número de esclavos negros disminuye evidenciando una crisis del sistema esclavista en el Perú que perduraría hasta 1854, año de la abolición de la esclavitud en el Perú. Esta desintegración del sistema esclavista pasó por diversos periodos en los cuales se evidenciaron diversas manifestaciones de resistencia de los esclavos negros, sobresaliendo cuatro modos de resistencia que fueron:[1]

  • el conflicto legal
  • la compra de la libertad
  • el cimarronaje
  • el bandolerismo

La liberación de los esclavos fue proclamada por Ramón Castilla en la ciudad de Huancayo el 5 de diciembre de 1854 durante un periodo de conflictos por el poder con el entonces presidente Echenique. En 1854, en el Perú existían 25 505 esclavos; para lograr su libertad el gobierno peruano tuvo que pagar a sus propietarios un bono de trescientos pesos por cada esclavo, lo que representó un egreso de casi ocho millones de pesos que fueron costeados con las exportaciones del guano. Se documenta que muchos patrones declararon tener más esclavos para poder recibir más dinero.[1]

En enero de 1855, Castilla ingresa a Lima y es elegido como presidente provisional convocando a un congreso constituyente del cual surge la constitución de 1856 en donde se reflejan, además de las proclamas de la abolición de la esclavitud, la abolición del tributo indígena, entre otros; comenzando una nueva etapa en historia afroperuana.

Hasta ahora en las comunidades afroperuanas perdura el estribillo tan popular celebrando el hito que representó la decisión de Castilla:

Que viva mi papá,
que viva mi mamá,
que viva Ramón Castilla
que nos dio la liberta'

Irónicamente, quienes sufrieron con esto fueron los inmigrantes chinos, quienes eran usados como "culíes", vocablo cantonés para esclavos.

Ante el vacío legal, los nuevos ciudadanos tomaron el apellido de sus ex patrones, o por lo menos apellidos muy similares, como los esclavos de la familia Flores, naturales de Moquegua, pasaron a apellidarse Flores o, en última instancia, "Flórez".[cita requerida]

Su actual situación es velada por el Instituto Nacional de Desarrollo de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos.

Demografía[editar]

La mayor concentración de afroperuanos se halla en Yapatera en Morropón (Piura); compuesta de cerca de 7.000 agricultores cuya mayoría es descendiente de antiguos esclavos africanos en donde destaca una gran cantidad de población de origen "malgache" o "mangache" (venidos de Madagascar). Departamentos como: Ica, Lambayeque, Lima, Piura, La Libertad y Tumbes, albergan el resto de población afroperuana.

Las ciudades costeñas de las regiones centro y sur conocidas por sus poblaciones negras son Cañete, Chincha, Pisco, Ica y Nazca. Antiguamente las comunidades al sur de Lima, eran conocidos como los pueblos de mayor intensidad afroperuana pero debido al excesivo mestizaje entre los habitantes afros naturales y los migrantes andinos se ha ido perdiendo la raíz afroperuana. Otra razón es que muchos de ellos migraron también hacia Lima por mejores oportunidades. Sin embargo, aún quedan importantes asentamientos conocidos por su tradicional presencia de afroperuanos: El Carmen y el Guayabo, en la provincia de Chincha, de donde provienen Julio "Chocolate" Algendones y la tradicional familia Ballumbrosio; además de San Luis, en la provincia de Cañete, tierra de Caitro Soto y Ronaldo Campos.

Más al sur existen comunidades afroperuanas en el distrito de El Ingenio, en la provincia de Nazca; y el pueblo de Acarí, en la provincia de Caravelí, al norte costero del departamento de Arequipa.

En Lima son conocidos los distritos de Puente Piedra, Breña, Surquillo, San Martín de Porres, Chorrillos, Rímac y La Victoria por poseer regulares cantidades de poblaciones afroperuanas. También son conocidas las poblaciones de Chancay y Aucallama en la provincia de Huaral. En las regiones del norte como La Libertad y Áncash, también existen afroperuanos pero en menor medida, dado que la gran mayoría de las poblaciones afroperuanas del norte se concentraron en lo que fueron ex-haciendas ubicadas en valles septentrionales de los departamentos de Piura, Lambayeque y Tumbes.

Cuando se dice valles septentrionales se refiere a valles que están, en la yunga. Destacan ciudades como la famosa ciudad colonial de Saña en Lambayeque por ser la segunda ciudad afroperuana más importante del norte peruano. Otras ciudades como: Tumán, Batán Grande, Cayaltí y Capote en el departamento de Lambayeque son conocidas por albergar a buena cantidad de poblaciones afroperuanas.

La mayor población afroperuana de la costa norte se concentra en Piura. La Provincia de Morropón es conocida por sus comunidades negras en ciudades como la misma ciudad capital de Morropón, alrededores de Chulucanas, Yapatera, Chapica del Carmelo, Salitral, Buenos Aires, La Mantaza, (Hacienda Pabur), San Juan de Bigote y Canchaque. Entre la provincias de Ayabaca y Sullana también se puede encontrar comunidades negras como las de Las Lomas, La Tina (cerca de la frontera) o Pacaipampa.

Un dato interesante a saber; es que antiguamente llegaron esclavos negros a pequeños valles de la selva alta central ubicados en la Cerro de Pasco y la Huánuco. Aun existen pequeñas poblaciones con rasgos lejanamente pero evidentemente africanos.

Cultura[editar]

Las décimas y el zapateo son uno de los tantos elementos aportados por la población afroperuana a la cultura popular peruana. En la foto el decimista Nicomedes Santa Cruz.

La comunidad afroperuana ha tenido una importante participación en la cultura, gastronomía, literatura, folclore e identidad nacional desde los inicios de la colonia hasta la independencia de este país. Lo afroperuano está marcado de gran medida en lo que a la identidad costeña peruana se refiere y ésta es visible no solo en lo mecionado anteriormente sino hasta en la forma de expresarse, la jerga y el temperamento del costeño. Toda la costa peruana tiene influencia negra pero ésta se manifiesta con mayor intensidad en las danzas, el canto, la literatura y la gastronomía del Perú. También en las manifestaciones religiosas y el deporte popular, los afroperuanos han tenido mucha participación.

Personajes famosos y populares de origen o sangre afroperuana son los artistas Nicomedes Santa Cruz: autor de décimas y poemas patrióticos y didácticos; su hermana Victoria Santa Cruz: compositora, coreógrafa, diseñadora y exponente del arte afroperuano; su otro hermano Rafael Santa Cruz destacó por ser el primer torero de etnia negra en el mundo.

Hoy en día destacan: la escritora e investigadora Lucía Charún-Illescas, con su obra "Malambo" considerada internacionalmente como un paradigma del Afrorrealismo Literario; la cantante pop-criollo Eva Ayllón: que logró comercializar la música afroperuana a nivel nacional; Susana Baca: investigadora folclórica (ganadora del Grammy Latino por mejor álbum folclórico); la mestiza de negro Lucha Reyes: famosa por sus melódicos valses criollos; Caitro Soto: recopilador del estilo landó promovido por Celia Cruz en el conocido "Toro mata"; Ronaldo Campos: danzante y fundador de la Asociación Cultural Perú Negro; Arturo "Zambo" Cavero, y finalmente Pepe Vásquez: hijo del famoso compositor Porfirio Vásquez (cultor eximio de la zamacueca y la marinera limeña) y actual compositor y cantante moderno.

Melodías, cantos y danzas afroperuanas conocidas en América Latina, son por ejemplo el pícaro festejo, el amestizado landó, el ingá, los dulces pregones, los agüenieve y el alegre panalivio.

Afroperuanos notables[editar]

Música y Letras[editar]

  • Porfirio Vaquez
  • Vicente Vasquez
  • Abelardo Vasquez
  • Ronaldo Campos
  • Octavio Santa Cruz
  • Bartola, cantante de música criolla y afroperuana.
  • Julio "Chocolate" Algendones, gran percusionista, especialista en el cajón. Ex-miembro del grupo Perú Negro, integrante de Matalaché y de Perú Jazz. Acompañó a Chabuca Granda, en la percusión.
  • Arturo "Zambo" Cavero, ídolo de masas por su impresionante voz donde exalta el sentimiento patriótico junto con Óscar Avilés.
  • Lucila Campos, cantante y componente de Perú Negro.
  • Familia Ballumbrosio, con Amador Ballumbrosio a la cabeza y sus catorce hijos, todos músicos, percusionistas, bailarines.
  • Pedro Carlos Soto de la Colina, más conocido como Caitro Soto, músico, compositor, cajonero de Chabuca Granda.
  • Andrés Soto, cantautor.
  • Immortal Technique, Rapero y activista.
  • Pepe Vásquez, cantautor peruano de música criolla.
  • Susana Baca, en el campo de la música es posiblemente la más conocida a nivel internacional (ganó un Grammy por Best Folk Album, en el 2002). Es una reconocida compositora, cantante y estudiosa de los ritmos de ascendencia "afro" en el Perú. Es responsable de la recuperación de armonías y ritmos casi olvidados de la música afroperuana. Además, ostentó el cargo de Ministra de Cultura del Perú, entre julio y diciembre de 2011.
  • Eva Ayllón, intérprete cantante de música criolla y afroperuana, reconocida a nivel Latinoamérica.
  • Lucía Charún-Illescas, la primera novelista afrodescendiente. Investigadora, conferencista y autora de la novela "Malambo" (2001), traducida al inglés e italiano. Reconocida en publicaciones como: Die Horen. Zeitschrift für Literatur, Kunst und Kritik. PARALA (Publication of the Afro-Latin/American Research Association), reviewed by Miriam DeCosta-Willis. "Escribir: La Identidad, Creación Cultural y Negritud en el Perú (Ed. Univ. Ricardo Palma). "Critical Perspective on Afro-Latin American Literature (Routledge 2012)".
  • Lucha Reyes, intérprete cantante de música criolla conocida por su voz en el Vals peruano. En México, muy conocida por participar en Boleros.
  • Nicomedes Santa Cruz, folklorista, literato y poeta afroperuano rescatador de la Décima Limeña y la Cumanana norteña.
  • Victoria Santa Cruz, folklorista y directora del Conjunto Nacional de Folclore del Instituto Nacional de Cultura.
  • Ricardo Palma Soriano, poeta, literato, genial autor de las Tradiciones Peruanas de ascendencia africana.
  • César Abraham Vallejo Mendoza, poeta liberteño nacido en Huamachuco.
  • Rafael Santa Cruz Castillo, músico y actor limeño.

Deporte[editar]

  • Teófilo Cubillas, ex-futbolista ídolo peruano (goleador de los mundiales).
  • Héctor Chumpitaz, ex-futbolista, ex-Capitán de América de 1970-1980.
  • Julio Meléndez, ex-futbolista, ídolo del Boca Juniors.
  • Gerónimo Barbadillo, ex-futbolista, jugó en el fútbol italiano en la década de los 80's.
  • Julio César Uribe, ex-futbolista, ídolo del Junior de Barranquilla y América de México. También jugó en el fútbol italiano en la década de los 80's.
  • Cecilia Tait, ex-voleibolista y considerada como entre las mejores jugadoras de todos los tiempos en su puesto de matadora. Congresista de la República electa durante el período legislativo 2001-2006 y única latinoamericana en ingresar al Salón de la Fama del Voleibol.
  • Luisa Fuentes, más conocida como Lucha Fuentes, voleibolista que con la selección peruana ganó cinco campeonatos sudamericanos y tres subcampeonatos panamericanos. Participó en dos olimpiadas (México 1968 y Montreal 1976) y en seis mundiales.
  • Mauro Mina, ex-boxeador campeón sudamericano de peso semi-pesado.
  • Jefferson Farfán, actual futbolista del Schalke 04 de Alemania.
  • Juan Joya, ex-futbolista del Alianza Lima del Perú, Peñarol de Uruguay y del River Plate argentino.
  • Yordy Reyna, futbolista, jugadar del Alianza Lima del Perú.

Otros[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Juan Luis Orrego (2000). «La república oligárquica 1850 - 1950». En Teodoro Hampe Martínez. Historia del Perú. Etapa republicana. Barcelona: Lexus. ISBN 9972-625-35-4. 

Bibliografía[editar]

  • Herrera Cuntti, Arístides (© 2004, 2006). Divagaciones históricas en la web, Libro 1. Chincha, Perú: AHC Ediciones Perú (RUC N° 10078391575). ISBN 9972-2908-1-6 (ISBN ISBN 978-9972-2908-1-7), Bookland EAN-13: EAN 9789972290817; Depósito Legal Nº 2006-10934 en la Biblioteca Nacional del Perú.. 
  • Herrera Cuntti, Arístides (© 2004, 2006). Divagaciones históricas en la web, Libro 2. Chincha, Perú: AHC Ediciones Perú (RUC N° 10078391575). ISBN 9972-2908-2-4 (ISBN ISBN 978-9972-2908-2-4), Booland EAN-13: EAN 9789972290824; Depósito Legal Nº 2006-10935 en la Biblioteca Nacional del Perú.. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]