Adolfo Domínguez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Adolfo Domínguez

Adolfo Domínguez Fernández (Puebla de Trives, provincia de Orense, 14 de mayo de 1950) es un empresario español, cuya compañía lleva su mismo nombre.

Biografía[editar]

Tras pasar su infancia en el taller de sastrería de sus padres, se traslada a Santiago de Compostela para estudiar Filosofía y Letras. Posteriormente, reside en París y Londres, donde entra en contacto con el movimiento ecologista mientras amplía sus conocimientos de arte y cine.

En los años 1970 regresa a Orense y crea la empresa textil, con la apertura de la primera tienda Adolfo Domínguez en España —que hoy se corresponde con la línea AD Hombre—.

Años más tarde contrae matrimonio con Elena González Álvarez, actualmente miembro del Consejo de Administración de la firma. Sus tres hijas, Tiziana Domínguez, Adriana Domínguez y Valeria Domínguez forman parte activa de la empresa; de hecho, Tiziana Domínguez es directora del departamento de Responsabilidad Social Corporativa y parte creativa del área de diseño.

Adolfo Domínguez ha obtenido numerosos reconocimientos, entre los que destacan el Lifetime Achievement —otorgado al diseñador en la Miami Fashion Week—, en reconocimiento a sus logros en el mundo de la moda; y la Aguja de Oro del Ministerio de Cultura de España, como premio a su aportación cultural y creación artística.

En 2010 la compañía española de moda y perfumes Puig pasó a ser la segunda mayor accionista de la firma.[1]

Actualmente, reside en la ciudad gallega, desde donde ejerce su cargo de presidente de la empresa internacional que cuenta con más de 600 tiendas en todo el mundo.

Durante los nueve primeros meses de 2010 la marca registró unas pérdidas de 5,2 millones de euros afrontando un crítico proceso de restructuración.[2]

Moda[editar]

En los años 1980, la marca comienza a tomar relevancia. Se crea la línea AD Mujer y se presentan las colecciones en las pasarelas de Madrid y París. Comienza el proceso de expansión de Adolfo Domínguez con la apertura de nuevas tiendas en la capital española y en Barcelona. La firma traspasa fronteras al vestir a los actores protagonistas de la serie norteamericana Miami Vice.

Adolfo Domínguez se convierte en el primer diseñador español que lanza una colección de perfumes con su propio nombre. Comienzan a comercializarse nuevos productos: marroquinería, ropa interior y gafas; y se abre la primera tienda en el extranjero (Portugal, 1994).

El año 1990 es clave para Adolfo Domínguez: su empresa se convierte en la primera casa de moda de España en salir a bolsa.

A partir del año 2000, la firma lanza al mercado nuevas líneas: U Chico y Chica (2003), AD+ (2004), Adolfo Domínguez Niños (2004) —premio en 2006 a la mejor colección estival de la Feria Internacional de Moda Infantil de Valencia (FIMI)—, Mi Casa (2005), Joyas (2008), Novias (2008), Mascotas (2008), The Music Collection (2009) y U+ (2009).

En estos últimos años, la firma ha destacado por su preocupación por el medio ambiente, con iniciativas como el Manifiesto Ecológico (2008) o la Política de Bienestar Animal (2010). Además, ha continuado con su proceso de expansión internacional —actualmente tiene más de 600 tiendas en 27 países—.

Estilo[editar]

Las prendas de Adolfo Domínguez se caracterizan por su alto componente de diseño. La atención al cuidado de las formas y el empleo de materiales de calidad se combinan en la creación de prendas únicas de lujo asequible.

Debido a su conciencia ecológica, el proceso de fabricación apuesta por el aumento de materias sostenibles y orgánicas así como de gran calidad como son la alpaca o el lino.

Lema[editar]

Adolfo Domínguez se hizo famoso, entre otras cosas, por su lema de los años 1980 «La arruga es bella».

Actualmente, otros lemas como «No somos dueños de la Tierra, sino sus hijos» o «Aunque tú puedas pagarlo, la naturaleza no puede» refuerzan su mensaje ecológico.

Política[editar]

En febrero de 2010 saltó a los medios de comunicación al pedir el «despido libre, sin trabas administrativas ni judiciales» y abandonar un «estado de bienestar que no podemos pagar».[3] matizando que «todas las medidas que se tomen para hacer más ágil el trabajo del emprendedor se reflejarán en una menor tasa de paro».

Así mismo, su compañía fue investigada por Hacienda entre los ejercicios de 1998 y 2001 y obligada a abonar 1,22 millones de euros en intereses y una multa de 186 492 euros por evasión fiscal.[4]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]