Activo circulante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El activo corriente, también denominado activo circulante, es aquel activo líquido a la fecha de cierre del ejercicio, o convertible en dinero dentro de los doce meses. Además, se consideran corrientes a aquellos activos aplicados para la cancelación de unencias, los deudores comerciales y otras cuentas a cobrar, las inversiones financieras a corto plazo y la tesorería.[1]

Referencias y notas[editar]

Véase también[editar]