Acesulfamo-k

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Acesulfamo K.

El Acesulfamo-k es un edulcorante artificial.[1]

Denominado en la industria alimentaria con las siglas E 950.

Es un compuesto químico relativamente sencillo, descubierto casi por azar en 1967. Es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar, con una gran estabilidad ante los tratamientos tecnológicos y durante el almacenamiento. En el aspecto biológico, el acesulfamo K no se metaboliza en el organismo humano, excretándose rápidamente sin cambios químicos, por lo que no tiende a acumularse. Su uso se autorizó en Inglaterra en 1983; desde entonces se ha autorizado en Alemania, Italia, Francia, Estados Unidos, Chile y en otros países, y está incluida dentro de la nueva lista de aditivos autorizados de la Unión Europea.

Junto con el aspartamo y el ciclamato es uno de los endulzantes de refrescos bajos en calorías como la Pepsi-Cola o la Coca-Cola en sus variedades light.

Efectos secundarios:

Aditivo autorizado por la Unión Europea y la FDA desde 1988 a pesar de que no hay informes exhaustivos. Si compararamos los riesgos entre consumir Aspartamo, Sacarina y Acesulfamo K, este último es el más nocivo. Según un estudio de 2005 testado en ratones, se interpreta que consumido a largo plazo podría ser cancerígeno (con mayor incidencia de cáncer sobre los varones) y estar unido a problemas neurológicos, hiperglucemia y secreción de insulina.


Referencias[editar]

  1. «La seguridad de los edulcorantes en la Unión Europea». Federación Argentina de graduados de Nutrición. Consultado el 20 de agosto de 2010.