Acero quirúrgico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Acero quirúrgico es el nombre que se le da al acero utilizado para los diversos instrumentos que se emplean en las operaciones quirúrgicas (tales como bisturí, pinzas, tijeras etc.), denominados instrumental quirúrgico. Este acero es escogido para este fin por su característica de no provocar reacciones alérgicas en la mayoría de las personas.

El acero quirúrgico es una variación del acero que comúnmente se compone de una aleación de cromo (12–20%), molibdeno (0,2–3%) y, en ocasiones, níquel (8–12%). El cromo le da a este metal su resistencia al desgaste y corrosión. El níquel le da un acabado suave y pulido. El molibdeno le da mayor dureza y ayuda a mantener la agudeza del filo.

La palabra quirúrgico se refiere a que este tipo de acero es un buen elemento para la fabricación de instrumental quirúrgico, ya que es fácil de limpiar, esterilizar, fuerte y resistente a la corrosión. La aleación de níquel, cromo y molibdeno también se utiliza para implantes de ortopedia como una ayuda para la regeneración de los huesos, como parte estructural de las válvulas artificiales de corazón y otros tipos de implantes metálicos. Una complicación potencial es la reacción sistémica al níquel.

Hoy en día, en vez del acero quirúrgico, se usa el "titanio" en procedimientos que requieren de un implante metálico permanente. El titanio es un metal reactivo, cuya superficie se oxida rápidamente a la exposición aérea, creando una superficie de óxido estable microestructurada. Ello es una buena superficie para que el hueso crezca y se adhiera a los implantes ortopédicos, pero es incorrosible después de ser implantado. Por lo que el acero puede ser empleado en implantes temporales y el titanio, que es más caro, para los permanentes.

Hay dos principales variedades de acero inoxidable: martensítico y austenítico. La mayor parte del instrumental quirúrgico se elabora con un acero martensítico, que es mucho más duro y fácil de mantener afilado que el acero austenítico. Según el tipo de instrumental, la aleación utilizada varía ligeramente para obtener más afilación o fuerza.

Los implantes y el instrumental que pueden ser puestos bajo presión (tornillos para comprimir huesos y placas con tornillos para unirlos, prótesis, etc.) se fabrican de acero austenítico, porque es menos quebradizo.

Referencias[editar]