Accidente de Acerinox

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Accidente de Acerinox fue un incidente de contaminación radiactiva en Cádiz (España). En mayo de 1998, una fuente de cesio-137 logró pasar a través del equipo de monitoreo de una planta de procesamiento de chatarra de Acerinox en Los Barrios, España. Cuando la chatarra fue derretida, el cesio-137 ardió y causó una nube radiactiva. Los detectores en la chimenea de la planta de Acerinox fallaron en detectarla, pero fue detectada en Francia, Italia, Suiza, Alemania y Austria. Los niveles de radiactividad que se midieron eran 1000 veces más altos que lo normal.

El accidente contaminó la planta de procesamiento de metal, más dos molinos de acero donde se enviaba basura para descontaminación. De acuerdo con laboratorios independientes,[1] las cenizas producidas por la fábrica de Acerinox tenían entre 640 y 1420 becquerels por gramo (la norma de Euratom es 10 Bq/g), suficientemente alto para ser considerado un peligro para el público.

Tras el accidente se hicieron revisiones médicas urgentes a todo el equipo que trabajaba en esa zona para comprobar si esos empleados estaban contaminados por el cesio.

Seis personas fueron expuestas a ligeros niveles de contaminación por el cesio-137. Los costos estimados por la limpieza, los depósitos del residuo y la producción perdida se calcularon en 26 millones de dólares (la mayoría por la producción perdida).[2]

La Junta de Andalucía no consideró esos desechos como residuos radiactivos por lo que fueron echados sin ningún tipo de control a las marismas de Huelva, contaminando los ríos Tinto y Odiel.[3] Greenpeace detectó en 2007 trazas de cesio-137 en la planta de procesamiento CRI-9 (Centro de Recuperación de Inertes nº9), en las marismas de Mendaña, en la ribera de los ríos Tinto y Odiel, en Huelva.[4]


Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]