Absoluto (metafísica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Como indica la etimología del término a partir del verbo latino solvo, que significa soltar, en el sentido de desatar, desvincular; se expresa perfectamente su significado en el concepto de suelto. La preposición "ab" añade la idea de separación total.

Lo Absoluto, pues, aparece en su concepto como lo incondicionado e independiente. Lo que es por sí mismo. Lo que no está sujeto a nada, porque no tiene vínculo alguno de dependencia con cualquier otra realidad. Cualquier otra realidad, en tanto que pueda ser considerada como tal, ha de tener una relación de dependencia, en último término, con el Absoluto. Lo Absoluto es lo que existe separado (ab-suelto) de cualquier otra cosa.

Lo Absoluto como "concepto en realidad"[editar]

El Absoluto ha de ser real; con independencia de ser o no ser conocido. De otro modo el absoluto estaría condicionado a la subjetividad de un conocimiento y sería contradictorio.

Diversas formas de concebir el absoluto como realidad[editar]

Bajo estos aspectos tradicionalmente se ha referido a Dios.

Posibilidad acerca del conocimiento de lo Absoluto[editar]

La experiencia de lo Absoluto suele manifestarse en los místicos, pero la expresión de dicho conocimiento de experiencia refleja que no es posible su referencia con los conceptos habituales. Lo Absoluto entonces deviene inexpresable como concepto y dicha experiencia no puede superar el condicionante de lo subjetivo.

Algunas experiencias contemplativas y artísticas acercan a dicha experiencia de lo absoluto, pero siempre bajo el prisma de la inexpresabilidad conceptual y siempre como experiencia subjetiva.

No obstante, el pensamiento tradicional ha considerado posible la comprensión de lo Absoluto, o al menos la posibilidad de hablar con sentido del mismo, como hemos visto en el apartado anterior.

En la actualidad, se tiende a pensar que no es posible hablar con sentido de lo Absoluto:

  • Porque como concepto lleva implícito en sí una antinomia insoluble.
  • Porque al no tener ningún elemento o conexión con lo observable rompe las reglas elementales de la sintáctica del lenguaje. Lo Absoluto, entonces, es una expresión que nunca podrá ser expresado como algo determinado. Sólo podremos decir: 'Lo Absoluto' es Lo Absoluto. Sólo lo determinado y por tanto condicionado puede afirmarse como No-absoluto.
  • Lo que se diga acerca de lo Absoluto es simplemente resultado de la imaginación.

Lo Absoluto como creencia[editar]

Si no es posible el concepto de Absoluto en realidad deviene entonces en un concepto meramente lógico-formal, respecto a una teoría previa; dicho concepto viene entonces a ser una evidencia formal respecto a una creencia. En cualquier caso algo que está fuera del campo de la ciencia y de la investigación científica.

Bibliografía[editar]

  • Roberto Augusto, "La libertad incondicionada del yo absoluto en el joven Schelling", en: Thémata. Revista de Filosofía, Universidad de Sevilla, n.º 41, 2009, pp. 39-56.
  • Roberto Augusto, "La filosofía de la identidad de Schelling: lo absoluto como perfecta unidad", en: Laguna. Revista de Filosofía, Universidad de La Laguna, n.º 24, marzo de 2009, pp. 33-45.
  • Ana María Schlüter Rodes, “La experiencia del absoluto”, en: Cistercium: Revista cisterciense, nº. 228-229, 2002, pp. 565-570.
  • Giuseppe Tufano, “El saber absoluto como problema en la Fenomenología del espíritu de G.W.F. Hegel”, en: Pensamiento: Revista de investigación e Información filosófica, Vol. 65, nº. 243, 2009, pp. 161-175.
  • Ignacio Falgueras Salinas,“Del saber absoluto a la perplejidad: la genésis filosófica del planteamiento crítico”, Anuario filosófico, Vol. 15, nº. 2, 1982, pp. 33-74.
  • José Ferrater Mora, Diccionario de Filosofía, Alianza Editorial, Barcelona, 1984.
  • Juan Cruz Cruz, Fichte: la subjetividad como manifestación del absoluto, Ediciones Universidad de Navarra. EUNSA, 2003.
  • Julián Marrades Mollet, “La lógica como saber absoluto en Hegel”, en: Cuadernos de filosofía y ciencia, nº. 4, 1983 (Ejemplar dedicado a: Actas del "I Congrés de Filosofía al País Valencià"), pp. 45-56.
  • Justus Hartnack, “Del empirismo radical al idealismo absoluto, III: de Schelling a Hegel”, en: Teorema: Revista internacional de filosofía, Vol. 9, nº. 2, 1979, pp. 147-164.
  • Lucien Goldmann, El hombre y lo absoluto, Planeta-De Agostini, 1986.
  • María Jesús Soto Bruna, “Causa y Absoluto en la metafísica del infinito de Giordano Bruno”, en: Cosmología, teología y religión en la obra y en el proceso de Giorardo Bruno : actas del congreso celebrado en Barcelona, 2-4 de diciembre de 1999, 2001, pp. 129-148.
  • Mariano Eugenio Álvarez Gómez, “Lo absoluto y la realidad. Posibilidad, contingencia y necesidad. Comentario a un apartado de la lógica de Hegel”, en: Naturaleza y gracia: revista cuatrimestral de ciencias eclesiásticas, nº. 3, 1997, pp. 237-316.
  • Nicolás Vaughan,“¿Por qué Leibniz requiere del tiempo absoluto?”, en: Ideas y valores: Revista Colombiana de Filosofía, nº. 134, 2007, pp. 23-44.
  • Ramiro Flórez Flórez, “Metafísica y espíritu absoluto en Hegel, según Zubiri”, en: Cuadernos de pensamiento, nº. 1, 1987, pp. 21-40.
  • Vicente Serrano Marín, Absoluto y conciencia: una introducción a Schelling, Plaza y Valdés España, 2008.
  • Volker Rühle, "Jacobi y Hegel: en torno al problema de la exposición y de la comunicación de una filosofía del Absoluto", en: Pensamiento crítico, ética y absoluto : homenaje a José Manzana, 1928-1978 / coord. por Xabier Insausti, José María Aguirre Oraa, 1990, pp. 427-449.