ALBA (sincrotrón)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 41°29′12″N 2°6′35″E / 41.48667, 2.10972

Interior del sarcófago donde se encuentran los anillos

ALBA es un sincrotrón que está emplazado en Barcelona (Cataluña, España), en el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona en Cerdañola del Vallés. La construcción fue cofinanciada a cargo de los presupuestos del Gobierno de España y de la Generalidad de Cataluña. La planificación de las obras y su posterior explotación se llevó a cabo por el Consorcio para la Construcción, Equipamiento y Explotación del Laboratorio de Luz de Sincrotrón (CELLS) con sede en Bellaterra. Esta instalación de última generación permitirá a la comunidad científica española desarrollar investigaciones en el estudio fundamental de la materia para su comprensión y beneficio humano.

Historia y Construcción[editar]

El proyecto se puso en marcha en 1994, la construcción[1] comenzó en 2003,[2] y la inauguración oficial tuvo lugar en marzo de 2010. El coste total de la construcción y equipamiento del laboratorio está estimado en 201,4 millones de euros. El coste de los gastos de explotación está estimado en 15,5 millones de euros al año,[3] por lo que según Joan Bordas, ex-director del ALBA, deberá emplear unas 5.000 de las 8.000 horas que tiene el año, ya que el coste de mantenerlo encendido es el mismo con nueve líneas que con 30.[4]

El edificio que acoge el proyecto se finalizó a finales de 2009 y la operatividad completa de la instalación avanzará en sucesivas fases,[5] culminando en 2011. La inauguración oficial fue llevada acabo por el Presidente del Gobierno Jose Luis Rodríguez Zapatero y el President de la Generalitat de Cataluña Jose Montilla, junto con científicos como Ramón Pascual, impulsor del proyecto, el 23 de marzo de 2010.[6] Es una construcción de gran complejidad técnica por las exigencias de la instalación, que requiere de estabilidad mecánica, control de la temperatura y calidad del suministro eléctrico. En julio de 2012 comienzan los primeros experimentos de análisis.[7] ,[8] En su puesta en marcha el sincrotrón ALBA ha tenido una demanda cuatro veces mayor a su capacidad actual (de 7 líneas de luz), la mayor parte por científicos españoles.[9]

Cronología[editar]

El desarrollo de la construcción e inicio operacional del ALBA siguió la siguiente cronología:[2]

1990: Primeros intentos por algunos científicos españoles en obtener financiación para una fuente energética de radiación sincrotrón en España.
1994: Se contrata personal para diseñar y conceptualizar una fuente de 2.5 GeV.
1997: Se finaliza el primer proyecto conceptual.
2002: Se aprueba el proyecto por las autoridades regionales y estatales.
2003: Se nombra el Director general (Joan Bordas).
2003: Primera congreso de usuarios en Menorca.
2004: Segundo congreso de usuarios en Málaga.
2004: Se rediseña el anillo de almacenamiento.
2005: Se acondiciona el emplazamiento.
2006: Comienza la construcción.
2007: Se emiten los primeros pulsos de electrones.
2008: Se instala el "Linac".
2008: Primer haz de electrones en la terminal "Linac".
2009: Instalación del inyector y el anillo de almacenamiento.
2010: Primera prueba del inyector.
2010: Inauguración.
2011: Haz de electrones en el anillo de almacenamiento.
2011-2012: Incorporación de terminales y calibraciones.
2012: Primeras pruebas julio de 2012.
2012: Caterina Biscari sustituye a Joan Bordas como Director general.[10]

Características[editar]

ALBA consta de un acelerador de partículas lineal y un sincrotrón. En ellos se aceleran los electrones hasta velocidades próximas a la de la luz, alcanzando una energía de hasta 3 Gigaelectronvoltios (GeV). Dichos electrones se inyectan en un anillo de almacenamiento de 270 metros de perímetro. Este está equipado para producir radiación electromagnética de un continuo de longitudes de onda, desde la luz visible hasta los rayos X. Es una fuente de tercera generación, en la que la mayor parte de la luz procede de dispositivos de inserción, como wigglers y onduladores.

La radiación obtenida es útil no sólo en investigaciones en el campo de la física, sino también en todos los campos de la ciencia y la tecnología en los que hay que analizar muestras de pequeñas dimensiones como estructuras cristalinas, nuevos materiales, muestras biológicas, de contaminantes o restos arqueológicos. También puede tener aplicaciones en el diseño de nuevos fármacos y en imagen y terapias médicas.[11]

Terminales de análisis[editar]

Actualmente el sincrotón ALBA dispone de siete terminales operativas para distintos usos de la radiación. Las términales son llamadas y distribuidas de la siguiente manera:

Estudios y proyectos[editar]

2012.- Estudio de la nanoestructuración de cintas superconductoras crecidas con una fina capa de material cerámico superconductor (YBa2Cu3O7) y en la cual se incorporan nanopartículas de óxidos metálicos, llevado a cabo por el Institut de Ciència de Materials de Barcelona (ICMAB-CSIC). Finalizado en Junio de ese mismo año[12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]