Cien años de soledad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «100 años de soledad»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Cien años de soledad
de Gabriel García Márquez
Género Novela
Realismo mágico
Saga familiar
Idioma Español
Artista de la cubierta Iris Pagano (1967)
Vicente Rojo (1967)
Editorial Editorial Sudamericana
País Flag of Argentina.svg Argentina
Fecha de publicación 1967
Formato Impreso
Páginas 471
ISBN ISBN 84-376-0494-X
OCLC 17522865 y 11965007
Serie
Los funerales de Mamá Grande Cien años de soledad Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo
[editar datos en Wikidata ]

Cien años de soledad es una novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez, ganador en 1982 del Premio Nobel de Literatura. Es considerada una obra maestra de la literatura hispanoamericana y universal, es una de las obras más traducidas y leídas en español.[1] Fue catalogada como una de las obras más importantes de la lengua castellana durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española celebrado en Cartagena de Indias en marzo de 2007.[2] Fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX del periódico español El Mundo,[3] en la lista de los 100 libros del siglo XX del diario francés Le Monde y en los 100 mejores libros de todos los tiempos del Club de libros de Noruega.[4]

La primera edición de la novela fue publicada en Buenos Aires en mayo de 1967 por la editorial Sudamericana[5] con una gran acogida por parte de la crítica y del público, tuvo una edición total inicial de 8000 ejemplares; hasta la fecha se han vendido más de 30 millones de ejemplares y ha sido traducida a 35 idiomas.[1]

El autor de Cien años de soledad, Gabriel García Márquez, falleció a los 87 años en Ciudad de México.[6]

Índice

Contexto[editar]

La novela Cien años de soledad fue escrita por Gabriel García Márquez durante dieciocho meses,[7] entre 1965 y 1966 en la Ciudad de México, y se publicó por primera vez a mediados de 1967 en Buenos Aires.[8] La idea original de esta obra surge en 1952 durante un viaje que realiza el autor a su pueblo natal, Aracataca, en compañía de su madre.[9] En su cuento «Un día después del sábado», publicado en 1954, hace referencia por primera vez a Macondo, y varios de los personajes de esta obra aparecen en algunos de sus cuentos y novelas anteriores.[10]

Gabriel García Márquez, el autor.

Gabriel García Márquez inicialmente le presentó Cien años de Soledad a Carlos Barral, quien a mediados de los años 60 dirigía la que en ese entonces era la editorial de vanguardia en lengua castellana Seix Barral de Barcelona, pero Carlos Barral le dijo a García Márquez: «Yo creo que esa novela no va a tener éxito, yo creo que esa novela no sirve». Luego del traspié inicial, García Márquez envió el manuscrito a la Editorial Sudamericana de Buenos Aires, donde Francisco Porrúa, su director, decidió publicarla de inmediato: «no se trataba de llegar al final para saber si la novela se podía publicar. La publicación ya estaba decidida con la primera línea, con el primer párrafo. Simplemente comprendí lo que cualquier editor sensato hubiera comprendido en mi lugar: que se trataba de una obra excepcional».[11] [12]

En un comienzo, pensó en titular su novela La casa, pero se decidió por Cien años de soledad para evitar confusiones con la novela La casa grande, publicada en 1954 por su amigo, el escritor Álvaro Cepeda Samudio. La primera edición de Cien años de soledad fue publicada el 5 de junio de 1967 por la editorial Sudamericana de Buenos Aires a donde fueron enviados los originales por correo divididos en dos partes, porque debido a las dificultades económicas del escritor no pudo pagar el primer envío completo.[7]

La novela fue dedicada por el autor a Jomi García Ascot y esposa, María Luisa Elío.[7] Ambos eran escritores, amigos de García Márquez, inmigrantes en México (como el propio autor) y le brindaron un importante apoyo durante la difícil época que vivió mientras escribía el libro.[13]

Composición[editar]

El libro se compone de 20 capítulos no titulados, en los cuales se narra una historia con una estructura cíclica temporal, ya que los acontecimientos del pueblo y de la familia Buendía, así como los nombres de los personajes se repiten una y otra vez, fusionando la fantasía con la realidad. En los tres primeros capítulos se narra el éxodo de un grupo de familias y el establecimiento del pueblo de Macondo, desde el capítulo 4 hasta el 16 se trata el desarrollo económico, político y social del pueblo y los últimos cuatro capítulos narran su decadencia.

La más reciente edición del libro es del año 2007, publicada en un esfuerzo conjunto de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española para rendir un homenaje a su autor a propósito de sus ochenta años de edad y de cumplirse 40 de la publicación del libro.[14]

Argumento[editar]

El libro narra la historia de la familia Buendía a lo largo de siete generaciones en el pueblo ficticio de Macondo.[15]

José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán son un matrimonio de primos que se casaron llenos de presagios y temores por su parentesco y el mito existente en la región de que su descendencia podía tener cola de cerdo. En una pelea de gallos en la que resultó muerto el animal de Prudencio Aguilar, éste, enardecido por la derrota, le gritó a José Arcadio Buendía, dueño del vencedor: "A ver si ese gallo le hace el favor a tu mujer", ya que la gente del pueblo sospechaba que José Arcadio y Úrsula no habían tenido relaciones en un año de matrimonio (por el miedo de Úrsula de que la descendencia naciera con cola de cerdo). Así fue como José Arcadio Buendía reta en duelo a Prudencio, en el que, José Arcadio lo mata al atravesarle la garganta con una lanza. Sin embargo, su fantasma lo atormenta apareciéndose repetidas veces en su casa lavándose la herida mortal con un tapón de esparto. Así es como José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán deciden irse a la sierra. En medio del camino José Arcadio Buendía tiene un sueño en que se le aparecen construcciones con paredes de espejo y, preguntando su nombre, le responden "Macondo". Así, despierto del sueño, decide detener la caravana, hacer un claro en la selva y habitar ahí.

El pueblo es fundado por diversas familias conducidas por José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán, quienes tuvieron tres hijos: José Arcadio, Aureliano y Amaranta (nombres que se repetirán en las siguientes generaciones). José Arcadio Buendía, el fundador, es la persona que lidera e investiga con las novedades que traen los gitanos al pueblo (teniendo una amistad especial con Melquíades, quien muere en variadas ocasiones y que sería fundamental para el destino de la familia), y termina su vida atado al castaño hasta donde llega el fantasma de su antiguo enemigo Prudencio Aguilar, (al que le había dado muerte con una lanza en el cuello antes de fundar Macondo) con el que dialoga. Úrsula es la matriarca de la familia, quien vive durante más de cien años cuidando de la familia y del hogar.

El pueblo poco a poco va aumentando y con este crecimiento llegan habitantes del otro lado de la ciénaga.[16] Con ellos se incrementa la actividad comercial y la construcción en Macondo. Inexplicablemente llega Rebeca, a quienes los Buendía adoptan como hija. Por desgracia, llegan también con ella la peste del insomnio y la peste del olvido causada por el insomnio. La pérdida de la memoria obliga a sus habitantes a crear un método para recordar las cosas y José Arcadio Buendia comienza a etiquetar todos los objetos para recordar sus nombres; no obstante, este método empieza a fallar cuando las personas también olvidan leer. Un día, regresa Melquíades de la muerte con una bebida para restablecer la memoria que surte efecto inmediatamente, y en agradecimiento es invitado a quedarse a vivir en la casa. En esos momentos escribe unos pergaminos que sólo podrían ser descifrados cien años después.

Cuando estalla la guerra civil, la población toma parte activa en el conflicto al enviar un ejército de resistencia dirigido por el coronel Aureliano Buendía (segundo hijo de José Arcadio Buendía), a luchar contra el régimen conservador. En el pueblo, mientras tanto, Arcadio (nieto del fundador e hijo de Pilar Ternera y José Arcadio, el primer hijo de José Arcadio Buendía) es designado por su tío jefe civil y militar, y se transforma en un brutal dictador, quien es fusilado cuando el conservadurismo retoma el poder.

La guerra continúa y el coronel Aureliano se salva de morir en varias oportunidades, hasta que, fatigado de luchar sin sentido, arregla un tratado de paz que durará hasta el fin de la novela. Después de que el tratado se firma, Aureliano se dispara en el pecho, pero sobrevive. Posteriormente, el coronel regresa a la casa, se aleja de la política y se dedica a fabricar pescaditos de oro encerrado en su taller, al terminar cierta cantidad, volvía a fundir los pescaditos en oro, volviendo a empezar desde cero en ciclo interminable.

Aureliano Triste, uno de los diecisiete hijos del coronel Aureliano Buendía, instala una fábrica de hielo en Macondo, deja a su hermano Aureliano Centeno al frente del negocio y se marcha del pueblo con la idea de traer el tren. Regresa al cabo de poco tiempo, cumpliendo con su misión, la cual genera un gran desarrollo, ya que con el tren, llegan también el telégrafo, el gramófono y el cine. Entonces el pueblo se convierte en un centro de actividad en la región, atrayendo a miles de personas de diversos lugares. Algunos extranjeros recién llegados empiezan una plantación de banano cerca de Macondo. El pueblo prospera hasta el surgimiento de una huelga en la plantación bananera; para acabar con ella, se hace presente el ejército nacional y los trabajadores que protestan son asesinados y arrojados al mar.

Después de la Masacre de los Trabajadores del Banano, el pueblo es asediado por las lluvias que se prolongan por cuatro años, once meses y dos días. Úrsula dice que espera el final de las lluvias para finalmente morir. Nace Aureliano Babilonia, el último miembro de la línea Buendía (inicialmente referido como Aureliano Buendía, hasta que más adelante descubre por los pergaminos de Melquíades que su apellido paterno es Babilonia). Cuando las lluvias terminan, Úrsula muere y Macondo queda desolado.

La familia se ve reducida y en Macondo ya no se acuerdan de los Buendía; Aureliano se dedica a descifrar los pergaminos de Melquíades en el laboratorio, hasta que regresa de Bruselas su tía Amaranta Úrsula, con quien tiene un romance. De este, Amaranta Úrsula queda embarazada y tiene un niño que al nacer se descubre con cola de cerdo; ella muere desangrada después del parto. Aureliano Babilonia, desesperado, sale al pueblo llamando de puerta en puerta, pero Macondo ahora es un pueblo abandonado y solo encuentra a un cantinero que le ofrece aguardiente, quedándose dormido. Al despertar se acuerda del niño recién nacido y corre a buscarlo, pero a su llegada encuentra que se lo están comiendo las hormigas.

Aureliano recuerda que esto estaba predicho en los pergaminos de Melquíades. Con vientos huracanados asediando Macondo y el lugar en el que estaba presente, termina de descifrar la historia de los Buendía que ya estaba allí escrita con anticipación, encontrando que al terminar de leerlos, finalizaría su propia historia y con él, la historia de Macondo, el cual sería arrasado por el viento y borrado de cualquier memoria humana... "porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tienen una segunda oportunidad sobre la tierra".

Temas centrales[editar]

La soledad[editar]

Durante la novela, todos sus personajes parecen que están predestinados a padecer de la soledad, como una característica innata de la familia Buendía.[17] [18] El pueblo mismo vive aislado de la modernidad, siempre a la espera de la llegada de los gitanos para traer los nuevos inventos; y el olvido, frecuente en los acontecimientos trágicos recurrentes en la historia de la cultura que presenta la obra.

Principalmente se hace evidente la soledad en el coronel Aureliano Buendía, ya que su inhabilidad para expresar el amor hace que se marche a la guerra dejando hijos por diversos lugares de madres diferentes; en alguna ocasión solicitó trazar un círculo de tres metros a su alrededor para evitar que se le acercaran y después de firmar la paz, se dispara en el pecho para no tener que afrontar su futuro, con tan mala fortuna que no logra su propósito y pasa su vejez en el laboratorio de alquimia elaborando pescaditos de oro que deshace y rehace en un pacto honrado con la soledad. Otros personajes como el fundador de Macondo, José Arcadio Buendía (quien muere solo, atado a un árbol), Úrsula (quien vive la soledad en la ceguera de su vejez), José Arcadio (hijo del fundador) y Rebeca (quienes se marchan a habitar solos en otra casa por haber "deshonrado" a la familia), Amaranta (quien permanece y muere soltera y virgen), Gerineldo Márquez (quien espera una pensión que nunca llega y el amor de Amaranta), Pietro Crespi (quien se suicida ante el rechazo de Amaranta), José Arcadio Segundo (quien desde que vio un fusilamiento nunca tuvo relación con nadie y pasó sus últimos años encerrado en el cuarto de Melquíades), Fernanda del Carpio (quien fue criada para ser reina y la primera vez que sale de su casa es a los 12 años de edad), Remedios 'Meme' Buendía (la cual fue enviada a un convento, en contra de su voluntad, pero completamente resignada luego de la desgracia que sufrió Mauricio Babilonia y se condena al eterno silencio), y Aureliano Babilonia (quien pasa encerrado en el cuarto de Melquíades; e incluso hubo un momento en que habitó completamente solo en la casa de los Buendía, después del asesinato del último José Arcadio y antes de la llegada de Amaranta Úrsula) entre otros, sufren las consecuencias de su soledad y abandono.

La razón primordial por la cual sus personajes terminan solos es su incapacidad de amar o sus prejuicios, lo cual se rompe con el matrimonio de Aureliano Babilonia y Amaranta Úrsula, que provocan un final lúgubre en la historia en el cual el único hijo procreado con amor es devorado por las hormigas. La estirpe estaba condenada a cien años de soledad, por lo cual no podían amar. Hay un caso excepcional que es el de Aureliano Segundo con Petra Cotes, quienes se aman, pero nunca tienen un hijo. La única opción que tenía un miembro de la familia de tener un hijo con amor era tenerlo con otro miembro de la familia, que fue lo que pasó con Aureliano Babilonia y su tía Amaranta Úrsula, y además este único ser engendrado con amor estaba destinado a morir y con ello acabar con la estirpe.

La realidad y la ficción[editar]

La narración presenta eventos fantásticos dentro de la cotidianeidad, situación que para los personajes no es anormal; asimismo, se hace frecuente la exageración del entorno.[19] [20] También se presentan hechos históricos de Colombia como las guerras civiles entre partidos políticos y la matanza de las bananeras dentro del mito de Macondo. Eventos como la elevación de Remedios, la profecía en los pergaminos de Melquíades, la levitación del padre Nicanor, la reaparición de personajes muertos y los inventos extraordinarios que traen los gitanos como el imán, la lupa, el hielo, etc., rompen con el contexto de la realidad presente dentro de la obra e invitan al lector a entrar en un mundo en el cual las situaciones más inverosímiles también son posibles, sin tener que buscarles explicaciones.[21] Esto encuadra a la obra dentro del movimiento llamado Realismo mágico, una característica importante en la Literatura Hispanoamericana Contemporánea o el Boom de la Literatura Hispanoamericana.

El incesto[editar]

Las relaciones entre parientes se marcan dentro del mito del nacimiento de un hijo con cola de cerdo; a pesar de ello, éstas son presentes entre diversos miembros de la familia y diversas generaciones a lo largo del relato.

La historia comienza con la relación entre dos primos: José Arcadio Buendía y Úrsula, quienes crecieron juntos en la antigua ranchería, y tienen referencia de unos tíos suyos que tuvieron un hijo con cola de cerdo.[22] [23] Posteriormente José Arcadio (hijo del fundador, a quien en la novela se diferencia del padre nombrándolo siempre sin el apellido) se casa con Rebeca, hija adoptiva de José Arcadio Buendía Y Úrsula, en una supuesta relación de hermanos. Cuando llega inesperadamente José Arcadio a la casa se enamoran instantáneamente y se casan, cosa no aprobada por la familia, especialmente Úrsula, que lo considera una traición. Aureliano José se enamora de su tía Amaranta en una relación frustrada, llegando a proponerle matrimonio, pero es rechazado. Finalmente se presenta la relación entre Amaranta Úrsula y su sobrino Aureliano, quienes desconocen su parentesco debido a que Fernanda del Carpio, abuela de Aureliano y madre de Amaranta Úrsula, ocultó la verdad del origen de él, afirmando que había sido encontrado en una canastilla que flotaba en el río.

Enfermedades mentales[editar]

Un aspecto muy importante, aunque muchas veces inadvertido en Cien Años de Soledad, es la magistral descripción que hace el autor acerca de una serie de trastornos mentales presentes dentro y fuera de la familia Buendía. Las principales de estas enfermedades mentales son los trastornos del estado de ánimo.[24] Sin embargo, también se describen otras situaciones psicopatológicas. El pionero en la descripción de trastornos mentales en Cien años de soledad es el psiquiatra cartagenero Ales González Grau. En la introducción de su ensayo Los locos de Macondo: trastornos mentales en Cien años de soledad, el autor explica: Si el lector de Cien años de soledad se detiene a pensar un poco acerca de la conducta, las emociones y los pensamientos de los protagonistas de la obra, verá que con mucha frecuencia estas expresiones de la psiquis se salen de la experiencia cotidiana ordinaria. Observándolas más de cerca verá que caen en la esfera de lo francamente patológico. En el ensayo Los locos de Macondo[25] se hace un acercamiento psiquiátrico a los personajes de Cien años de soledad que de una u otra forma demuestran padecer por lo menos una enfermedad mental claramente definida y diagnosticable... Cien años de soledad nos ofrece una variedad de trastornos mentales, tanto dentro como fuera de la familia protagonista, que convierten esta novela en una magna obra de la psicopatología... Úrsula Iguarán, cuya lucidez deslumbra, describe muy bien a su familia cuando le explica a Santa Sofía de la Piedad las extravagancias de sus hijos gemelos: «Así son todos. Locos de nacimiento». Tal vez sin proponérselo, Gabriel García Márquez nos ha regalado a través de Cien años de soledad muchas de las mejores páginas escritas en la historia de la semiología psiquiátrica.

Referencias religiosas[editar]

Algo muy interesante de este libro es la asociación fantasmal con muchos fragmentos de la Biblia y la tradición católica, como su evolución desde la creación (Génesis) hasta la destrucción (Apocalipsis). Se hace referencia por la similitud del relato a hechos tan notables como la Asunción de la Virgen María por la elevación de Remedios la bella,[26] al Éxodo a través de la travesía realizada por las familias fundadoras desde la Guajira por la sierra hasta llegar a la ciénaga, al Diluvio universal a través de las lluvias que asedian a Macondo durante casi 5 años, a las plagas cuando la población sufre de insomnio y de amnesia y al pecado original con el castigo temido por el incesto.

Hay múltiples muestras del catolicismo romano en la obra, en personajes como Fernanda y su padre, la "misa mayor" en que esta convirtió el comer donde los Buendía, el San José de yeso repleto de monedas de oro, o como cuando el padre Nicanor Reyna llega a Macondo a oficiar la boda entre Aureliano Buendía y Remedios Moscote y encuentra que el pueblo vive en pecado, sujeto a la ley natural, sin bautizar a los hijos ni santificar las fiestas, y decide quedarse para evangelizarlo. Es entonces cuando se construye la iglesia del pueblo, atrayendo fieles con la exhibición de la levitación que lograba tomando chocolate. Asimismo, José Arcadio (hijo de Aureliano Segundo y Fernanda del Carpio) es enviado a Roma, ya que querían que se convierta en Papa.

Técnica narrativa[editar]

En Cien años de soledad se utiliza una técnica narrativa que recurre a un tono, un espacio y un ritmo novelesco particulares. En conjunto, estos tres elementos permiten que el lector se familiarice con facilidad en la historia.

El tono narrativo es claramente definido por una tercera persona o narrador pasivo heterodiegético (externo a la historia), el cual va relatando los acontecimientos sin formular juicios y sin marcar una diferencia entre lo real y lo fantástico. Desde el principio, el narrador conoce la historia y la cuenta en forma imperturbable y con naturalidad, incluso en aquellos episodios en los que se relatan sucesos trágicos. Esta distancia frente a los hechos permite mantener una objetividad del narrador a lo largo de la obra.

El espacio novelesco es el universo mostrado por el narrador, en el cual transcurren los acontecimientos. Macondo nace y muere en la obra, en donde se incluyen los personajes y en el cual se observa que todo lo que ocurre externamente es menos denso y consistente dentro del relato.

Cabe decir, que el mensaje de esta historia es muy claro pero a la vez complejo, el mundo en sus orígenes era un mundo de paz y tranquilidad pero, con el transcurso de los años, se va destruyendo con la tecnología. Cuando el gobierno y la autoridad, quien antes era José Arcadio Buendía, tratan de organizar el pueblo traen consigo la destrucción de sí mismos y lo único que logran es transformar aquel pueblo que alguna vez era un paraíso.

Podemos afirmar esto, cuando se dice que nadie había muerto en Macondo pero desde que la disputa entre liberales y conservadores llega y la fuerza militar aparece, Macondo se ve envuelto en un caos de matanza total.

La historia transcurre en un pueblo llamado Macondo, creado por Gabriel García Márquez. Es aquí donde suceden los hechos, que si bien se apoyan de hechos reales, se transforma en ideal por la fantasía del autor, donde todo es posible: seres más que centenarios, lluvias que duran más de cuatro años, apariciones y diálogos con muertos, alfombras que vuelan, etc.

En sus comienzos, Macondo, era un "mundo ideal", un paraíso. "Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos".

"En pocos años, Macondo fue la aldea más ordenada y laboriosa que cualquiera de las conocidas hasta entonces por sus 300 habitantes. Era de verdad una aldea feliz, donde nadie era mayor de treinta años y donde nadie había muerto".

Pero en el transcurso de la historia este mundo de realidades mágicas se ve afectado cuando entra "el mal" en Macondo, las guerras civiles, la fiebre del banano, la llegada de gente de distintos lugares a raíz de la empresa bananera, el odio político, pobreza, las matanzas, las sequías, la llegada del ferrocarril, lo que solo trae desgracias y muertes. Así, lo imaginario y lo real se enlazan con la historia de Colombia y con los males que afectan a toda Latinoamérica. Y terminando con el exterminio total de la aldea Macondo.

"Macondo estaba en ruinas. En los pantanos de las calles quedaban muebles despedazados, esqueletos de animales cubiertos de lirios colorados, últimos recuerdos de las hordas de advenedizos que se fugaron de Macondo tan atolondradamente como habían llegado". "Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros...".

Finalmente el ritmo narrativo le imprime a la historia un dinamismo que se complementa con el tono. En pocas palabras el narrador cuenta muchas cosas, condensando la información y mostrando los detalles esenciales de la historia.

A lo largo de la obra se recurre a diversas figuras literarias:

  • Oxímoron (presenta exageraciones utilizando palabras incongruentes y contradictorias): «La región encantada que exploró José Arcadio Buendía en los tiempos de la fundación, y donde luego prosperaran las plantaciones de banano, era un tremedal de cepas putrefactas».
  • Sinestesia (metáfora que presenta sensaciones corporales de un sentido en otro): «delicado viento de luz».
  • Anáfora (repetición de una palabra para dar más énfasis a la frase): «...veía los muertos hombres, los muertos mujeres, los muertos niños que iban a ser arrojados al mar como banano de rechazo».
  • Símil (comparación directa): «Amaranta Úrsula fue cerrando los dedos como un molusco».
  • Epifonema (frase que quiere dejar una enseñanza): «El coronel Aureliano Buendía apenas sí comprendió que el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad».

Tiempo y espacio[editar]

La novela está ambientada en el pueblo de Macondo, lugar ficticio que refleja muchas de las costumbres y anécdotas vividas por García Márquez durante su infancia en su pueblo natal, Aracataca, en la Costa Caribe de Colombia. El sentido multifacético del tiempo que discurre entre lo eterno, lo lineal y lo cíclico y una prosa rítmica cercana a la tradición oral le confieren a la novela su carácter distintivo de mito críptico que llevó a los críticos a considerarla como una de las obras fundadoras del género literario conocido como realismo mágico.

Ubicación geográfica[editar]

Las referencias de la novela ubican a Macondo en algún lugar de la Costa Caribe colombiana entre la Ciénaga Grande de Santa Marta y la Sierra Nevada de Santa Marta, zona correspondiente a los municipios de Ciénaga (Magdalena), Zona Bananera, Pueblo viejo y Aracataca (población de origen del autor).[27]

Tiempo histórico[editar]

Cien años de soledad puede ubicarse en la historia de Colombia entre mediados del siglo XIX y mediados del siglo XX, época claramente reconocible por las guerras civiles que se dieron durante toda la segunda mitad del siglo XIX que enfrentaron a los nacientes partidos liberal y conservador, los cuales debatieron las ideologías de régimen federalista y centralista en el país. Durante la Regeneración, el presidente Rafael Núñez promulga la constitución de 1886, la cual establece un régimen centralista en materias principalmente política y económica,[28] iniciando por entonces la república conservadora (que se prolonga hasta 1930) y teniendo como principal detractor a Rafael Uribe Uribe, quien lidera la guerra civil de 1895 y la Guerra de los Mil Días (1899-1902). García Márquez reconoció que el general Uribe Uribe fue el inspirador del personaje del coronel Aureliano Buendía.

En 1906 se construye el ferrocarril que conectaba a Santa Marta y Ciénaga (Magdalena)[29] y por entonces se establece en el país la compañía United Fruit Company para la explotación bananera,[30] situación que trae un rápido desarrollo a la región. El trato inhumano a los trabajadores obligó a organizar una huelga en noviembre de 1928 que desencadenó los acontecimientos conocidos como la Masacre de las Bananeras, narrada en la novela. Las tertulias de los cuatro discutidores (Alfonso, Álvaro, Germán y Gabriel) y el sabio catalán (Ramón Vinyes) se dieron en la Barranquilla de principios de los años 1950, cuando García Márquez trabajó en el diario El Heraldo.

Tiempo cíclico[editar]

A pesar de estar ubicada en un marco histórico reconocible, la historia parece estática ya que ocurren acontecimientos que se repiten en forma cíclica una y otra vez. Gabriel García Márquez dotó de cierta personalidad a los personajes que aparecen al principio de la obra, personalidad que se ve reflejada en cada nuevo personaje que nace y adopta el mismo nombre de su antepasado, como en el caso de los Aurelianos y los José Arcadios.[31] Esta misma característica se presenta en otras situaciones como las relaciones incestuosas y los destinos solitarios de sus protagonistas, en un círculo vicioso que solo termina cuando el pueblo entra en decadencia y se acerca el fin de la familia Buendía.

Personajes[editar]

Árbol genealógico de la familia Buendía.

Primera generación José Arcadio Buendía, Úrsula Iguarán.

Segunda generación José Arcadio Buendia, Coronel Aureliano Buendía, Amaranta, Rebeca.

Tercera generación Arcadio, Aureliano José, Santa Sofía de la Piedad, 17 "Aurelianos".

Cuarta generación Remedios la bella, José Arcadio Segundo, Aureliano Segundo.


Quinta generación Renata Remedios (Meme), José Arcadio, Amaranta Úrsula.

Sexta generación Aureliano Babilonia.

Séptima generación Aureliano (el nombre que elige su madre es Rodrigo, pero no llega a usar ninguno de los dos).

Primera generación[editar]

José Arcadio Buendía[editar]

Patriarca de la familia Buendía y fundador de Macondo. A sus 19 años de edad se casa con su prima, Úrsula Iguarán. Es una persona de carácter fuerte, de voluntad inamovible, de gran fortaleza física, con ilusiones extravagantes, gran interés por la ciencia, la mecánica y la alquimia, muy idealista y aventurero. Abandona con su familia el antiguo pueblo en que habitaban a consecuencia del hostigamiento del fantasma de Prudencio Aguilar, a quien José Arcadio asesina después de que éste lo ofendiera al gritarle en una gallera que ojalá su gallo le hiciera "el favor" a su mujer, ya que la gente sospechaba que José Arcadio y Úrsula no habían mantenido relaciones íntimas luego del matrimonio por una falta de virilidad o impotencia de José Arcadio Buendía.

Debido a su fuerte inclinación por la ciencia y su espíritu de explicarse a sí mismo ciertos misterios, socializa con los gitanos, en donde consolida una gran amistad con el líder de esa tribu nómada, Melquíades. Más tarde, Melquíades había de influir mucho en todo el linaje de la familia Buendía debido a muchos aspectos, los daguerrotipos o los pergaminos por mencionar algunos.

Tras vivir una vida con ímpetu y sueños, poco a poco va perdiendo la cordura, hasta que lo atan al castaño del patio de la casa. Antes de su muerte, convivía mucho con el fantasma de Melquíades. José Arcadio Buendía muere en su habitación, y durante toda la noche de ese día llueven flores amarillas y minúsculas.

Úrsula Iguarán[editar]

Prima y esposa de José Arcadio Buendía. Además de ser el motor espiritual de la familia, es su cabeza económica. Se caracteriza por ser una mujer emprendedora y trabajadora que, con su esfuerzo y prósperas empresas, empuja hacia adelante a toda la familia Buendía. Posee un comportamiento fuerte y busca el bienestar de todos; pero sufre constantemente al ser la «voz de la razón de una familia de locos», como ella lo afirma. Es una mujer parsimoniosa y nunca se rinde ante las adversidades que azotan a la familia Buendía. Ella había de influir mucho en los pensamientos y decisiones que más tarde emprenderían los miembros de la familia. En sus últimos años, de ser una mujer fuerte y vivaz, pasa a ser el objeto con que se divertirían Aureliano y Amaranta Úrsula. Durante el diluvio, poco a poco sucumbe a la demencia senil y pierde completamente la vista; sin embargo, siempre mantiene su espíritu que la caracteriza. Vive aproximadamente 120 años de edad. Durante su entierro, un calor sofocante invade Macondo.

Segunda generación[editar]

José Arcadio[editar]

Es el primogénito de Úrsula Iguarán y José Arcadio Buendía, tiene una gran fuerza de voluntad, heredada de su padre, y una forma de ser impulsiva. Tiene una relación con una amiga de la familia mucho mayor que él, Pilar Ternera, pero la abandona después de dejarla embarazada. Deja su familia por la atracción que siente hacia una joven gitana, pero regresa sorprendentemente muchos años después como un hombre mujeriego, corpulento, hablando en lenguaje de marineros, con niños-en-cruz y tatuado, afirmando en su jerga que ha navegado por los mares del mundo y ha dado la vuelta al planeta 65 veces. Se casa con Rebeca y, a causa del escándalo, terminan por vivir alejados de la familia. Después empieza a trabajar las tierras adyacentes a su casa y luego a usurpar las mejores tierras de sus vecinos en Macondo. El robo es legalizado por su hijo Arcadio, al crear una oficina de registros mientras tuvo el cargo de jefe civil y militar, pero las tierras son devueltas muchos años después por su hermano Aureliano a sus propietarios originales. La muerte de José Arcadio no fue jamás esclarecida: algunos suponen que fue asesinado por su esposa Rebeca después de regresar de cacería, la mayoría, que fue un suicidio bajo las mismas circunstancias; la sangre de su cuerpo recorre en un hilo todo el pueblo hasta llegar a la casa de la familia, donde se encontraba su madre Úrsula, quien recorre el camino en sentido contrario, hasta dar con el cuerpo de su hijo. El olor a pólvora de su cuerpo permanece años en Macondo, incluso después de ser enterrado, hasta que los ingenieros de la industria bananera tapan su tumba con un caparazón de hormigón.

Coronel Aureliano Buendía[editar]

Es el segundo hijo de la familia y la primera persona que nace en Macondo. Tiene la mentalidad y naturaleza filosófica de su padre, puede pronosticar acontecimientos, posee una extraña manera de ser solitario y retraído, aunque de un carácter implacable. En su niñez tenía el poder de mover objetos y suscitar situaciones similares a fenómenos paranormales. Aprende de su padre la metalurgia y la platería, y se dedica a fabricar pescaditos de oro como oficio. Tiene un hijo con Pilar Ternera, a quien llamarán Aureliano José. Se casa con Remedios Moscote, una niña de apenas nueve años de edad, de quien enviuda poco después de casado. Viendo la trampa de su suegro, Apolinar Moscote, durante las elecciones, se une al partido liberal cuando comienza la guerra civil, como coronel al mando de las fuerzas revolucionarias, en una mezcla de pasión por las armas y las ciencias. Pelea contra el gobierno conservador en 32 guerras civiles (las cuales pierde todas), y lleva su lucha hasta América Central, desde donde impulsaba un proyecto para derrocar todos los gobiernos conservadores del continente. En distintas ocasiones evitó la muerte y el fusilamiento (momento al cual se hace alusión en muchos momentos de la obra, como en el principio). Incluso sobrevivió a un suicidio, al dispararse en un punto de su pecho pintado por un médico que adivinó sus intenciones ante su petición, punto en el cual no salía afectado ningún órgano vital. El médico consideró esta acción «su obra maestra». El coronel tuvo 17 hijos con 17 mujeres distintas durante la guerra. Luego de padecer el dolor y las penurias emocionales que le trae la guerra, pierde todo interés en la batalla, firma un tratado de paz (el tratado de Neerlandia) y regresa a casa. Durante su vejez, pierde toda capacidad de emoción y de memoria, dedicando todos los días a su vieja labor de fabricar pescaditos de oro en su antiguo taller de platería; revela así su dolor más grande, la incapacidad de amar. Muere de viejo un día sin alguna explicación. Fue el único a quien Fernanda no hizo blanco de sus berrinches. Es el más profundo ejemplo de soledad en la obra.

El coronel, junto con Gerineldo Márquez, aparece mencionado en la novela Crónica de una muerte anunciada. De acuerdo con lo afirmado por García Márquez en el libro El olor de la guayaba, el coronel Aureliano Buendía es una alusión al general Rafael Uribe Uribe,[32] tanto por el físico del coronel, que corresponde completamente al del general (contextura delgada y ósea, bigote afilado, mirada penetrante), como por ser ambos liberales y por el hecho de que todas las guerras civiles que iniciaron las perdieron (15 el general y 32 el coronel). Tanto el coronel Aureliano Buendía como el general Rafael Uribe Uribe se unieron al federalismo triunfante en América Central en busca de adeptos para desarrollar un plan continental de derrocamiento de regímenes conservadores. Ambos, además, renunciaron a la guerra como medio para resolver los conflictos políticos y sociales del país. A diferencia del coronel, Uribe Uribe murió asesinado.

Amaranta[editar]

La hija menor de José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán, Amaranta, creció en compañía de Rebeca; no obstante, sus sentimientos por su hermana adoptiva cambian ante la aparición de Pietro Crespi en la vida de los Buendía, ya que ambas se interesan en él durante su adolescencia y nace entonces una rivalidad entre ellas. Cuando Rebeca se casa con José Arcadio, Amaranta rechaza a cualquier hombre que la busque, incluyendo a Pietro Crespi, quien la corteja después de que Rebeca lo deja, pero lo rechaza de tal modo que hace que el italiano se suicide por ella. Tiene un breve romance con su sobrino Aureliano José, a quien ella crio luego de que su padre se fuese a la guerra, y en un intento final por dejar su soledad, toca al nieto de su sobrino José Arcadio (hijo de Fernanda y Aureliano Segundo) de forma inapropiada cuando tiene 3 años de edad. Muere soltera y vírgen después de haber tejido y deshecho, durante poco más de cuatro años, su propia mortaja. Es un ejemplo de una mujer que rechaza el amor porque tiene miedo de enfrentarse a su propio corazón.

Rebeca[editar]

Rebeca es una niña huérfana que llega a Macondo, tras un pronóstico hecho por Aureliano Buendía, desde la población de Manaure en compañía de unos traficantes de pieles, cuando tenía unos 10 años de edad, tras perder a sus padres, cuyos huesos conserva en un talego. Trae una carta en la que se explica que era hija de unos primos de Úrsula Iguarán en segundo grado llamados Nicanor Ulloa y Rebeca Montiel, a quienes ni ésta, ni su esposo recuerdan. Rebeca tiene el hábito de comer tierra y cal de las paredes. Lo hace a escondidas, de donde se deduce que sus padres o los que la criaron la han reprendido por ello. También tiene la costumbre de chuparse el dedo, incluso hasta su adultez. A ambos hábitos retorna cada vez que sufre una crisis emocional. Al regreso de José Arcadio, cuya hombría le causa una tremenda conmoción, rechaza a su prometido Pietro Crespi y quien al lado de José Arcadio le parece un «currutaco de alfeñique», por quien se había trenzado en un duelo a muerte con su hermanastra Amaranta. Luego de casarse con José Arcadio, ambos son desterrados por Úrsula de la casa por la «inconcebible falta de respeto» que habían cometido. Después de la extraña muerte de su esposo, ya que el autor no revela al culpable en ningún momento e incluso se insinúa la posibilidad de que la misma Rebeca sea la asesina, Rebeca se encierra y vive en soledad y amargura con su criada, Argénida, por el resto de su vida. Sólo se vuelve a saber de ella cuando su sobrino Aureliano Triste la encuentra al entrar a su casa; y cuando muere, muchos años después, decrépita, padeciendo de tiña y chupándose el pulgar.

Tercera generación[editar]

Arcadio[editar]

Hijo de Pilar Ternera y José Arcadio hijo; sin embargo, él siempre pensó que sus padres eran José Arcadio Buendía y Úrsula. Al nacer, Úrsula no quería aceptarlo, pero José Arcadio Buendía lo acogió como un Buendía, le dio el apellido y lo llevó a vivir en la casa. Úrsula accedió con la condición de que no se le revelase su origen. Es un impulsivo profesor de escuela, pero asume el liderazgo de Macondo cuando el coronel Aureliano Buendía se marcha y le encomienda esta misión y se convierte en un dictador tiránico utilizando a sus alumnos como ejército personal. Es fusilado por el capitán Roque Carnicero cuando el régimen conservador asume el poder de Macondo.

Aureliano José[editar]

Hijo de Pilar Ternera y el coronel Aureliano Buendía. Acompaña a su padre en algunas guerras, pero regresa al pueblo debido a que está enamorado de su tía Amaranta, quien lo crio desde que era bebé. Él sí supo quién era su madre, la conoció y hasta vivió con ella un tiempo. Aureliano José muere al recibir un disparó de un capitán conservador de la guardia durante la guerra, Aquiles Ricardo, al huir de una brigada policial.

Los 17 Aurelianos[editar]

Durante sus 32 guerras civiles, el coronel Aureliano Buendía tuvo 17 hijos con 17 mujeres diferentes, con las que estuvo solo una noche. Esto lo explica el autor debido a una creencia, según la cual, las mujeres jóvenes eran enviadas a acostarse con los soldados para tener hijos fuertes que mejoraran la raza, y la casa de los Buendía es visitada por 17 madres diferentes solicitando a Úrsula Iguarán bautizar a sus hijos. Úrsula los bautiza a todos ellos con el nombre de Aureliano y el apellido de sus respectivas madres, ya que nunca fueron reconocidos por su progenitor. Más tarde, todos los hijos regresan a la casa de los Buendía dos veces: en la primera, Aureliano Triste se queda en Macondo y en la segunda, lo hace Aureliano Centeno. En una tercera ocasión, llegan a Macondo, Aureliano Serrador y Aureliano Arcaya; finalmente son asesinados por el gobierno o por los "gringos", supuestamente debido a una amenaza del coronel. Son identificados por haber sido señalados con la cruz de Miércoles de Ceniza en sus frentes, que nunca pudieron borrarse. Aureliano Amador sobrevive a las matanzas tras esconderse en la selva de la sierra, y muchos años más tarde, siendo un anciano, regresa a la casa, encontrándose con Aureliano Babilonia y José Arcadio, quienes no lo conocían y lo echaron creyendo que era un vagabundo, entonces dos agentes de la policía que lo persiguieron durante años lo mataron de dos tiros de mauser en la cabeza.

Cuarta generación[editar]

Remedios, la bella[editar]

Remedios es hija de Arcadio y Santa Sofía de la Piedad, de quien heredó su belleza. Es la mujer más hermosa del mundo, y cuatro hombres mueren trágicamente al tratar de poseerla; ella se mantiene inocente a través de su vida. Era la única persona que el coronel Aureliano Buendía consideraba lúcida en esa casa a pesar de que había de cuidarla para que no dibujara animalitos en las paredes con una varita embadurnada de sus heces. Su olor (un olor inconfundible, desesperante) y presencia trastornaban a los hombres (ajenos a su familia) de Macondo y la plantación bananera. Se dice que tenía poderes de muerte ya que todos los hombres que la pretendían terminaban muriendo. Una mañana, Remedios asciende en cuerpo y alma al cielo ante la mirada de Fernanda quien siente envidia y se muestra disgustada porque se lleva sus sábanas.

José Arcadio Segundo[editar]

José Arcadio Segundo es el hermano gemelo de Aureliano Segundo, hijo de Arcadio y Santa Sofía de la Piedad. Úrsula cree que ambos fueron intercambiados en su infancia, ya que José Arcadio comienza a mostrar las características de los Aurelianos de la familia, al crecer siendo una persona pensativa y calmada. En su infancia presenció un fusilamiento, y por eso quedó siempre con el terror de que lo enterraran vivo. Después empezó a ayudar en misa al padre Antonio Isabel, quien lo inició en las peleas de gallos. Hizo el primer y único navío que hubo en Macondo, en el cual trajo las matronas francesas. Juega un rol importante en la huelga de los trabajadores de las bananeras y es uno de los dos sobrevivientes de la masacre (el otro era un niño que llevaba en sus brazos durante la proclamación del decreto que permitía la masacre). Después de ello, dedica el resto de sus días al estudio de los manuscritos de Melquíades, y tutor del pequeño Aureliano. Afirma hasta el fin de sus días "Los mataron a todos. Eran más de tres mil, y los tiraron al mar". Muere al mismo tiempo con su hermano gemelo.

Aureliano Segundo[editar]

De los dos hermanos, Aureliano Segundo es el más bullicioso e impulsivo, como todos los José Arcadios de la familia. Toma a Petra Cotes como su amante, aún durante su matrimonio con Fernanda del Carpio. Mientras vive con Petra, su ganado se reproduce sin control, y con eso vive en tiempos de abundancia, al punto de tapizar paredes con billetes. Después del diluvio, su fortuna desaparece. Trata durante mucho tiempo de encontrar el tesoro que Úrsula escondió hasta que apareciera su dueño, sin conseguirlo, por lo que dedica sus últimos años de vida a rifar los pocos animales que vivieron después del diluvio, con el objetivo de que su hija Amaranta Úrsula pueda ir a estudiar a Bruselas. Muere al mismo tiempo con su hermano. Durante el funeral se confunden, sus cuerpos son intercambiados, y uno es enterrado en la tumba del otro.

Quinta generación[editar]

Renata Remedios (Meme)[editar]

Meme es la primera hija de Fernanda del Carpio y Aureliano Segundo. Es enviada a la escuela para aprender a tocar el clavicordio y se gradúa. Mientras se dedica a este instrumento con una 'disciplina inflexible', también disfruta de las fiestas y las exhibiciones siguiendo los excesos de su padre. Conoce y se enamora de Mauricio Babilonia, un aprendiz de mecánico de los talleres de la compañía bananera siempre rodeado de mariposas amarillas. Sin embargo, cuando Fernanda descubre que han tenido relaciones sexuales, solicita al alcalde una guardia nocturna en la casa, con el pretexto de que le robaban las gallinas, la cual le dispara a Mauricio Babilonia durante una de sus visitas nocturnas y lo deja inválido, y envía a Meme al convento, sin notificarlo a Aureliano Segundo. Meme permanece muda por el resto de su vida, no por el trauma que le causó, sino como signo de rebelión y determinación. Algunos meses más tarde, se entera de que está embarazada y tiene un hijo, a quien las religiosas llaman Aureliano en honor a su abuelo. Este hijo será llevado a Macondo gracias a una religiosa del convento, quien habló con Fernanda del Carpio. Renata muere anciana en un tenebroso hospital de Cracovia, sin pronunciar nunca ni una sola palabra, pensando siempre en Mauricio Babilonia.

José Arcadio[editar]

José Arcadio, llamado igual a sus predecesores de acuerdo con la tradición familiar, tiene la personalidad de los Arcadios anteriores. Es criado por Úrsula Iguarán, quien quiere que se convierta en Papa, para lo cual es enviado a Roma, pero, sin que lo sepa la familia, se retira del seminario al poco tiempo. A su regreso de Roma tras la muerte de su madre, descubre un tesoro enterrado por Úrsula Iguarán varios años atrás y comienza a derrocharlo en fiestas suntuosas, en donde tiene aventuras sexuales con niños y adolescentes. Más adelante, hay un acercamiento entre él y Aureliano Babilonia, su sobrino bastardo, a quien planea dejarle montado un negocio con el oro que encontró, del cual pudiera vivir luego de que él se fuera a Nápoles. Esto nunca se da, porque José Arcadio fue ahogado en la alberca del baño de la casa por cuatro niños a quienes había expulsado y azotado previamente en la última fiesta que hizo y que, luego del asesinato, se llevaron los tres sacos de oro que sólo ellos y José Arcadio sabían dónde estaban escondidos.

Amaranta Úrsula[editar]

Amaranta Úrsula es la hija menor de Fernanda y Aureliano Segundo. Tiene las mismas características de Úrsula (la matriarca), quien muere cuando ella es sólo una niña. Nunca se entera de que el niño enviado a la casa de los Buendía es su sobrino, hijo de Meme, con quien tuvo un niño, no como los demás, sino fruto del amor.

Luego de pasar su niñez en un convento de Bélgica, regresa de Europa con su esposo, Gastón, trayendo una gran jaula con medio centenar de canarios, con los que esperaba repoblar de aves a Macondo, que ya no tenía, y con una vitalidad y emprendimiento increíbles, pero insuficientes para rescatar la casona de la familia Buendía de su abandono. Gastón volvió a Bruselas por cuestión de negocios esperando un aeroplano que había adquirido y tomó de modo indiferente la noticia sobre el romance de su esposa con Aureliano Babilonia. Muere desangrada por el parto de su único hijo, Aureliano, que representaba el fin de la estirpe Buendía.

Sexta generación[editar]

Aureliano Babilonia[editar]

Aureliano es el hijo de Renata Remedios Buendía (Meme) y Mauricio Babilonia. Es enviado a la casa y escondido del resto del mundo por su abuela, Fernanda, quien inventa la historia de que fue encontrado flotando en una canastilla y lo esconde en el taller de platería, aunque su abuelo lo descubre tres años después. Su personalidad es similar a la del coronel Aureliano Buendía. Apenas alcanza a conocer a Úrsula, quien muere durante su infancia. Es el hombre más sabio de toda la estirpe, que conoce todo sin tener una razón para ello (como él decía, "todo se sabe"). Entabla una gran amistad con José Arcadio Segundo, quien le relata la verdadera historia de la masacre de la compañía bananera. Mientras que otros miembros de la familia se marchan y regresan, Aureliano permanece en la casa. Sólo se aventura en el pueblo vacío después de la muerte de Fernanda. Pasó toda su infancia y adolescencia encerrado leyendo los escritos de Melquíades y tratando de descifrar sus pergaminos. Muchas veces se le aparece el fantasma del gitano Melquíades (de quien tenía recuerdos previos al momento de su nacimiento), quien le da las pistas para poder ubicar los libros que le permitirían descifrar los pergaminos. En la librería del sabio catalán conoce a sus cuatro amigos Álvaro, Alfonso, Gabriel y Germán. Comienza a visitar burdeles. Se enamora de Amaranta Úrsula, con quien comienza a mantener una relación clandestina pero cuando se va Gastón pueden amarse en libertad. Es el gran ejemplo de amor en la obra. Durante mucho tiempo sospechan que son hermanos. Tienen un hijo, a quien llaman Aureliano (a pesar de que Amaranta Úrsula quería que fuera Rodrigo), que nace con cola de cerdo. Amaranta Úrsula muere, y Aureliano sale al pueblo, presa del dolor que le causa su muerte. Es en ese momento cuando grita a los cuatro vientos: "los amigos son unos hijos de puta", una frase que demuestra la gran reflexión de la soledad en su corazón. Cuando vuelve a la casa, ve que su hijo Aureliano está muerto y que está siendo devorado por todas las hormigas del mundo y entonces recuerda el epígrafe de los manuscritos de Melquíades "El primero de la familia está atado a un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas", y se da cuenta que en esos pergaminos está escrito todo el destino de la familia Buendía. Sin ninguna dificultad, descifra los pergaminos en voz alta encontrando los primeros indicios de su existencia en su abuelo cuando buscaba a Fernanda del Carpio, el instante de su concepción por Mauricio Babilonia y Meme en el baño de la casa de los Buendía y se da cuenta de que Amaranta Úrsula Buendía era su tía, mientras Macondo comienza a ser destruida por el viento, porque según el autor "estaba escrito que la ciudad de los espejos (o espejismos) desaparecería de la faz de la tierra y borrada de la memoria de los hombres en el momento que Aureliano Babilonia descifrara la última página de los pergaminos, pues las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra". Es en este momento en que al personaje se le llama con el apellido de su progenitor y que concluye la novela.

Séptima generación[editar]

Aureliano[editar]

Hijo de Aureliano Babilonia y su tía, Amaranta Úrsula, nació con cola de cerdo, tal y como Úrsula pronosticó que ocurriría, y representa el final de la familia Buendía. A pesar de que su madre quería que se llamara Rodrigo, su padre decide que se llame Aureliano, de acuerdo con la tradición familiar de los Buendía. Como la familia estaba condenada a cien años de soledad, no podría sobrevivir, por lo que muere devorado por las hormigas coloradas que habían invadido la casa durante el diluvio, tal como lo predecía el epígrafe de los pergaminos de Melquíades: "El primero de la estirpe está amarrado a un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas".

Personajes externos a la familia[editar]

Remedios Moscote[editar]

Remedios es la hija menor del corregidor del gobierno conservador en Macondo, don Apolinar Moscote. Es una preciosa niña de ojos verdes y piel de lirio de apenas 9 años. El futuro coronel Aureliano Buendía se enamora de ella, a pesar de su niñez, por lo que la boda se debe posponer hasta cuando ella alcanza la pubertad. Se gana el cariño de la familia Buendía debido a sus perseverantes y dóciles maneras, por lo que su nombre es utilizado en las próximas generaciones. Muere muy joven con dos gemelos en el vientre. Su muerte hace sentir culpable a Amaranta, ya que ésta ruega para que suceda algo que impida el matrimonio entre Rebeca y Pietro Crespi. Úrsula ordena un luto severo de puertas cerradas y sin hablar en voz alta durante un año y ubicó un daguerrotipo de Remedios que habría de estar alumbrado para siempre.

Fernanda del Carpio[editar]

Fernanda es la cachaca de la historia. De carácter oscuro, triste, afectado y caprichoso, con ínfulas de grandeza y de pertenecer a la realeza. Es muy religiosa, rayana en el fanatismo, hizo del simple acto de comer en la cocina una "misa mayor" en el comedor principal. Conserva el hablar "viciado" y "anacrónico" de los habitantes de la región andina o interior de Colombia, de donde es oriunda. Hija de una familia noble pero empobrecida, su infancia y adolescencia las dedicó a estudiar en un convento, donde fue preparada para ser reina. Cuando terminó sus estudios, su madre ya había muerto y en adelante siguió viviendo silenciosamente con su padre, Fernando del Carpio, mientras sobrevivía con la confección de palmas fúnebres, hasta que Aureliano Segundo llegó a buscarla para casarse con ella luego de que ella y su caravana irrumpieran en los carnavales de Macondo, donde la reina era Remedios, la bella, y la caravana llegó anunciando a Fernanda del Carpio como la mujer más bella del mundo. Se casa con Aureliano Segundo a pesar de que este sigue viviendo con su concubina, Petra Cotes. Su llegada a la casa de los Buendía marca el principio de la decadencia de Macondo. Su carácter es además dominante, neurótico y perfeccionista, con el que logró imponer su voluntad en la casa de los Buendía (aunque nunca se metió con el coronel Aureliano Buendía por temor). Hace todo lo posible para ocultar al mundo sus defectos, porque no soporta ser imperfecta. Al descubrir los amores de su hija Meme con Mauricio Babilonia, hace que este sea baleado por la autoridad, a raíz de lo cual queda inválido y tenido para siempre por ladrón de gallinas. Demostrando su lado desalmado, destierra a su hija a un convento del interior del país, donde Meme decide no volver a decir una sola palabra y termina su vida en completa soledad, en un tenebroso hospital de Cracovia. En sus últimos días vive sola en la casa con Aureliano Babilonia, su nieto a quien nunca quiso ni reconoció. Muere cuatro meses antes de que su hijo José Arcadio volviera de Roma.

Prudencio Aguilar[editar]

Es un hombre que habitaba en el antiguo pueblo de José Arcadio Buendia (fundador de Macondo). Surgió un pleito entre los dos durante un evento de pelea de gallos a causa de que Úrsula tenía miedo de embarazarse de José Arcadio Buendía puesto que, pensaba que iban a nacer hijos con colas de cerdo. José Arcadio Buendia termina matándolo con una lanza en su garganta. Pero su fantasma termina por desplazar a José Arcadio Buendia y a Úrsula de su hogar lo que los llevaría a fundar Macondo; pero el fantasma de Prudencio Aguilar los seguiría y aparecería con frecuencia hablando con su amigo del mundo de los vivos, José Arcadio Buendía. Desde que José Arcadio Buendía se vuelve loco, Prudencio Aguilar es la única persona con quien tiene contacto. Lo visita en el castaño y comparte con el todas sus emociones.

Melquíades[editar]

Melquíades es uno de los gitanos que visita Macondo cada año en el mes de marzo, trayendo elementos innovadores de diversos lugares del mundo y vende muchos nuevos inventos, incluyendo dos imanes (que José Arcadio Buendía adquirió pensando en hacerse millonario al creer que atraerían el oro), una lupa gigantesca (que José Arcadio Buendía pensó usarla como un arma de guerra) y un laboratorio de alquimia entablando una gran amistad con él. Su origen no es aclarado en la novela, aunque hablaba y escribía sánscrito, que era su lengua materna, además del castellano, pudiéndose suponer que era nativo de India o Nepal. Más tarde, los gitanos reportan que Melquíades muere en Singapur tras una epidemia, pero repentinamente regresa a vivir con la familia Buendía (porque según él "no soportaba la soledad de la muerte"), esto lo llevaría a volver de la muerte. Escribe unos pergaminos en su idioma materno con versos cifrados, en los que predice la historia de la familia Buendía, los cuales son descifrados por Aureliano Babilonia, cien años después.

Pilar Ternera[editar]

Pilar es una alegre, sabia y decidida mujer que llega a Macondo junto a sus padres en la expedición que funda el pueblo. Se convierte en la concubina de los hermanos José Arcadio y Aureliano, a cada uno de los cuales les da un hijo, Arcadio y Aureliano José (quien terminó entregando la casa de los Buendía), respectivamente. Pilar lee y predice el futuro en las cartas, y luego es la regenta de un prostíbulo. Llega a vivir más de 140 años y la entierran en un gran hueco sentada en su mecedora. Amante y la mejor consejera de los Buendía.

Santa Sofía de la Piedad[editar]

Santa Sofía es la mujer de Arcadio (no su esposa, ya que nunca se casaron). Hija de un tendero, se vuelve la amante de Arcadio a petición de Pilar Ternera, luego de que Arcadio empieza a perseguirla sin saber su vínculo de sangre. Madre de Remedios, la bella (nombre puesto en contra de la última voluntad expresada por Arcadio, sin embargo coincidiendo con el último pensamiento de éste) y los gemelos José Arcadio Segundo y Aureliano Segundo. Desempeña un papel secundario en la novela, realizando los oficios domésticos durante el tiempo en el cual Úrsula está enferma. Tiene la facultad de "no existir sino en el momento preciso", y en su juventud era muy hermosa y de ella hereda su belleza Remedios. Se marcha durante los últimos años de la existencia de Macondo, al no poder combatir el inminente desastre natural que estaba consumiendo la casa de los Buendía.

Nicanor Ulloa y Rebeca Montiel[editar]

Padres biológicos de Rebeca Buendía, sus restos se encontraban en un talego de lona que traía Rebeca cuando llegó a Macondo, son enterrados junto a la tumba de Melquíades.

Pietro Crespi[editar]

Pietro es un músico y comerciante italiano quien llega a instalar la pianola que animaría la inauguración de la casa de los Buendía. También para la fiesta enseña los bailes de moda a Rebeca y a Amaranta. Luego de un corto viaje de regreso a Italia, regresa para radicarse en Macondo atraído por Rebeca, y establece una escuela musical y hace donaciones al único templo católico del pueblo para terminar su construcción. Se compromete con Rebeca, pero Amaranta, quien también está enamorada de él, le hace la vida imposible a Rebeca, incluso amenazándola de muerte para evitar su matrimonio con el italiano. Cuando Rebeca lo deja para casarse con José Arcadio, Pietro corteja a Amaranta, quien tiempo después de haber aceptado su amor se venga de él rechazándolo cruelmente. Desanimado por la pérdida del amor de ambas hermanas, Crespi se suicida cortándose las venas a navaja el día de todos los muertos, en el escritorio de la trastienda.

Gerineldo Márquez[editar]

El mejor amigo del coronel Aureliano Buendía, y su mano derecha en la guerra. Estuvo enamorado toda su vida de Amaranta, y pese a que mantuvieron una especie de noviazgo, ella lo rechazó. Murió de viejo durante el diluvio pensando en Amaranta y esperando la pensión vitalicia que nunca llegó.

Petra Cotes[editar]

Petra es una decidida y generosa mulata, amante primero de José Arcadio Segundo y luego de Aureliano Segundo. Continúan viéndose, incluso después del matrimonio de Aureliano Segundo, quien finalmente se va a vivir con ella. Esto amarga a su esposa, Fernanda del Carpio, por el resto de su vida. Cuando Aureliano y Petra hacen el amor, sus animales mejoran su fecundidad y se reproducen a una tasa asombrosa, pero sus animales se mueren durante el diluvio que dura casi cinco años. Petra hace dinero con la venta de boletas para rifas, y provee canastas de alimentos para Fernanda y su familia después de la muerte de Aureliano Segundo. Aureliano Segundo y ella consideraban a Fernanda "la hija que nunca tuvieron".

Mr. Herbert y Mr. Brown[editar]

Mr. Herbert es un gringo que llegó un día a la casa de los Buendía para almorzar. Después de comer bananos (guineo o plátano) por primera vez, gestiona el establecimiento de una compañía para la explotación de la plantación bananera en Macondo. La compañía del plátano es traída por Mr. Brown, su presidente. Meme le ofrece su amistad a Patricia, su hija. Cuándo José Arcadio Segundo colabora en la huelga de los trabajadores de la compañía, les tienden una trampa a los huelguistas y disparan contra ellos en la estación del pueblo, amontonando los cadáveres secretamente en un tren y arrojándolos al mar. José Arcadio segundo, y el niño de siete años que cargó en sus hombros mientras se leía el decreto que permitía la ejecución y Aureliano Babilonia de quien era José Arcadio Segundo tío abuelo, fueron los únicos que sabían que a los huelguistas los habían fusilado en arreglo por la compañía bananera. Mr. Brown condena el diluvio que duró 4 años trayendo consigo la decadencia de Macondo.

Mauricio Babilonia[editar]

Mauricio es un audaz y honesto aprendiz de mecánica de los talleres de la compañía bananera. Aparentemente desciende de los gitanos, y tiene la característica excepcional de ser constantemente seguido por enjambres de mariposas amarillas. Mauricio comienza una relación apasionada con Meme, hasta que Fernanda los descubre y trata de finalizarla. Mauricio continúa ingresando furtivamente a la casa para visitarla, hasta que la guardia del alcalde solicitada por Fernanda le dispara confundiéndolo con un ladrón de gallinas (aunque esto era en realidad lo que Fernanda quería) y pasa el resto de su vida inválido. Meme queda embarazada de Mauricio Babilonia y el hijo, Aureliano Babilonia va ser criado en la casa de los Buendía.

Gastón[editar]

Gastón es un aviador y aventurero belga, esposo de Amaranta Úrsula. Se casan en Europa y regresan a Macondo. Gastón es unos quince años mayor que Amaranta Úrsula. Cuándo se da cuenta de que su esposa piensa quedarse en Macondo, arregla que le envíen un avión para realizar un servicio de correo aéreo, pero el avión es enviado por error a Tanganyika, donde se lo entregaron a la dispersa comunidad de los Makondos. Cuando le escribe a Amaranta Úrsula para informarle que volverá a Macondo, Amaranta le responde con una carta contradictoria en que le reiteraba su amor y sus ansias de volver a verlo, al mismo tiempo que confesaba su amor por Aureliano Babilonia. Gastón toma la noticia con naturalidad, enviándoles una carta deseándoles felicidad y, seis meses después, solicitando el envío de su velocípedo, que tenía para él un valor sentimental de lo que había dejado en Macondo.

Nigromanta[editar]

Era bisnieta del negro antillano más viejo que quedaba vivo en los tiempos en que Aureliano Babilonia comenzó a recorrer el pueblo luego de la muerte de José Arcadio. Este negro era el único que recordaba al coronel Aureliano Buendía, por lo que se hicieron amigos. Luego de la muerte del negro, Aureliano siguió teniendo contacto con Nigromanta, una negra grande que preparaba caldos. Mantienen una relación más o menos estable, pero solo porque Aureliano no soportaba no poder estar sin Amaranta Úrsula. Tiempo después presta el mismo servicio a Gabriel. Nigromanta es una referencia a la Negra Eufemia, famosa proxeneta de Barranquilla a mediados del siglo XX.

El sabio catalán[editar]

Era el viejo que atendía la tienda donde Aureliano compró los libros necesarios para descifrar los pergaminos de Melquíades, en el rincón del pueblo frente al cual se descifraban los sueños en los tiempos de la compañía bananera. Su librería estaba compuesta por libros muy antiguos, y prácticamente nadie lo visitaba, a excepción de Aureliano Babilonia y sus cuatro amigos. Su principal actividad en Macondo consistió en escribir tres cajones de libros. Era tan fuerte la nostalgia que volvió a su pueblo natal, pero ahí tuvo la nostalgia de Macondo, y esta nostalgia doble lo confundió tanto que perdió el sentido de la realidad. Por un tiempo mantuvo correspondencia con Aureliano y Gabriel, hasta que un día llegó una carta que Aureliano no quiso leer, en la cual se informaba de su muerte. De este personaje salió la famosa frase: "toda primavera antigua es irrecuperable.."

El sabio catalán es un homenaje al escritor catalán Ramón Vinyes, figura legendaria de la intelectualidad barranquillera, alrededor de quien giraron las actividades intelectuales del Grupo de Barranquilla, junto con el también legendario José Félix Fuenmayor.

Álvaro, Alfonso, Gabriel y Germán[editar]

Cuatro amigos de Aureliano Babilonia a quienes conoce en la tienda del sabio catalán. Se entretienen haciendo debates sobre literatura y yendo a los burdeles (el de las niñas que se acostaban por hambre o "El niño de oro", de Pilar Ternera). De los cuatro, el más cercano a Aureliano es Gabriel, ya que es bisnieto de Gerineldo Márquez (quien había sido amigo del coronel Aureliano Buendía) y por lo mismo es el único que cree fielmente en las historias que cuenta Aureliano de su pariente el coronel Aureliano Buendía y sobre la masacre de la compañía bananera. Cuando el sabio catalán les aconseja irse de Macondo, Álvaro toma un tren sin regreso; Alfonso y Germán desaparecen inexplicablemente; mientras que Gabriel se queda un tiempo más en Macondo, siendo "atendido" por Nigromanta y por Mercedes, su novia que trabajaba en la botica. Finalmente, Gabriel gana un pasaje a París en un concurso y Aureliano se queda solo.

Estos personajes son un homenaje de García Márquez a sus amigos del Grupo de Barranquilla: Álvaro Cepeda Samudio, Alfonso Fuenmayor y Germán Vargas. Gabriel es una alusión a sí mismo.

Apolinar Moscote[editar]

Llega a Macondo como corregidor del gobierno, pero siempre es tratado como una autoridad decorativa. Tiene 7 hijas, de las cuales una se casa con Aureliano y otra con el hermano menor de Pietro Crespi. Trata de volver conservador a Aureliano, quien, en cambio, se convierte en ferviente liberal.

Otros personajes[editar]

  • Mercedes: Mercedes Barcha, esposa de García Márquez. En la novela, la silenciosa boticaria novia de Gabriel, (el padre de Mercedes Barcha era boticario). También se menciona a Rodrigo (uno de los hijos de García Márquez y Mercedes Barcha) como el posible nombre del hijo de Amaranta Úrsula con Aureliano, y a Gonzalo (otro hijo de García Márquez y Mercedes Barcha) como los posibles nombres de los hijos de Amaranta Úrsula y Gastón.
  • Rafael Escalona: Reconocido compositor de vallenatos, gran amigo personal de García Márquez. Se le menciona como "el sobrino del obispo", en alusión a que Escalona era sobrino del obispo y poeta Rafael Celedón (sacerdote), importante personaje de Santa Marta.
  • Lorenzo Gavilán y Artemio Cruz: personajes de la novela La muerte de Artemio Cruz, de Carlos Fuentes, gran amigo de García Márquez.
  • Rocamadour: Personaje de Rayuela, de Julio Cortázar. Es el bebé de la Maga; fallece antes de culminar "Del lado de allá".
  • Víctor Hugues: Héroe de El Siglo de las Luces, de Alejo Carpentier. Político francés que implantó las ideas de la Revolución Francesa en el Caribe en su calidad de administrador de las colonias francesas en dicha región.
  • José Asunción Silva: aunque indirectamente, está presente cuando el coronel Aureliano Buendía le pide al médico que le pinte en el pecho el lugar exacto del corazón, para después intentar suicidarse dándose un tiro allí. El coronel no logró su cometido, a diferencia de Silva.
  • Carlos Cortés Vargas: general colombiano que llevó a cabo la Masacre de las Bananeras, episodio sangriento ocurrido en 1928, un año después del nacimiento de García Márquez en la zona bananera del departamento del Magdalena.

Génesis de la novela[editar]

La redacción de la novela demandó al autor 14 meses de trabajo en su casa de la Ciudad de México, desde octubre de 1965, pero puede afirmarse también que su génesis concluyó el 5 de junio de 1967, fecha de la publicación por Editorial Sudamericana de Buenos Aires. Tiempo antes de comenzar la redacción de Cien años de soledad, el cronista de la literatura latinoamericana Luis Harss preparaba un libro sobre los 9 principales escritores latinoamericanos y poco después, habiendo apenas leído algunos libros del poco conocido en ese entonces Gabriel García Márquez, decidió hacer su libro sobre 10 escritores, incluyéndolo. En ese momento Francisco Porrúa de la editorial Sudamericana contactó a García Márquez con la intención de publicar sus libros, pero el escritor colombiano ya los tenía comprometidos y le ofreció el que había comenzado a escribir. Cerraron el contrato y poco a poco los capítulos fueron enviados desde México a la editorial en Argentina.

La novela fue un éxito, el tiraje inicial fue de 8 000 ejemplares, los cuales se vendieron en los primeros 15 días.[33] Fue necesario hacer otro tiraje de 10 000 ejemplares que también se vendieron muy rápido, así pronto se realizaron contratos para su traducción a otros idiomas. Se han vendido más de 30 millones de ejemplares en los cerca de 40 idiomas a los que ha sido traducida.

Interpretaciones[editar]

Desde su publicación en 1967, Cien años de soledad ha sido objeto de múltiples críticas e interpretaciones desde diversas culturas a las cuales ha llegado esta obra.

En el ámbito latinoamericano, el escritor y Premio Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa, quien publicó en 1971 el libro García Márquez: historia de un deicidio en donde analiza su obra, afirma que Cien años de soledad es «una de las obras narrativas más importantes en nuestra lengua» y destaca la ambición del autor por crear «un mundo vasto, aprisionando tantas cosas y tan diversas dentro del espacio novelesco»; el escritor uruguayo Mario Benedetti calificó en 1972 a Cien años de soledad como «una empresa que en su mero planteo parece algo imposible y que sin embargo en su realización es sencillamente una obra maestra», afirmando que Macondo hasta antes de esta obra era una imagen de Colombia, pero después de ella se transformó en América Latina.[10] Por su parte, el escritor chileno y ganador del premio Nobel de Literatura Pablo Neruda llamó a esta obra «El Quijote de nuestro tiempo».

Uno de sus principales críticos en la edición inglesa es el escritor y periodista norteamericano Norman Mailer, quien afirmó que en este libro Gabriel García Márquez «creó cientos de mundos y personajes en una obra absolutamente sorprendente».[34] Por su parte, en la edición francesa, el novelista tunecino Hubert Haddad, quien ha analizado la obra de García Márquez, calificó esta novela en el género de memorias del autor, ya que sus relatos rememoran el entorno en donde creció.

Otros personajes reconocidos han opinado acerca de Cien años de soledad. Tal es el caso del pintor español Pablo Picasso, quien afirmó que con esta novela sintió un gran impacto que no sentía desde hace muchos años con una obra literaria, y el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, quien manifestó que éste ha sido su libro favorito.

Cien años de soledad en otros idiomas[editar]

En alemán[editar]

En alemán, Cien años de soledad fue traducida en 1970 con el título Hundert Jahre Einsamkeit por Curt Meyer-Clason, quien cuenta con un extenso historial de obras traducidas desde español y portugués, entre cuyos autores se destacan Jorge Luis Borges, Pablo Neruda, César Vallejo y Rubén Darío.

En catalán[editar]

En catalán, Cent anys de solitud fue traducida en 1970 por Avel·lí Artís-Gener, para la editorial Edhasa, Barcelona.

En checo[editar]

La versión checa, Sto roků samoty apareció en 1971, traducida por Vladimír Medek.[35] Hay 6 reediciones posteriores.

En chino[editar]

Tras varias versiones que infringían los derechos de autor, finalmente en 2011 salió la primera traducción autorizada al chino, obra del catedrático de la Universidad de Pekín Fan Ye (范晔).[36] La labor de traducción de la novela, cuyo título es "百年孤独",[37] le tomó cerca de un año.[38] La editorial Thinkingdom Media Group Ltd. pagó los derechos de edición para un tiraje inicial de 300 mil ejemplares y prometió utilizar todos los recursos jurídicos para retirar las versiones piratas.[39] Tan solo en sus primeros seis meses vendió más de un millón de ejemplares.[40]

En danés[editar]

En danés, la novela fue traducida con el título "Hundrede års ensomhed" por Merete Knudsen.[41]

En esloveno[editar]

La primera traducción de Cien años de soledad en Yugoslavia apareció en esloveno en 1970, bajo el título Sto let samote.

En esperanto[editar]

La traducción de Cien años de soledad al idioma esperanto fue obra del periodista y filólogo español Fernando de Diego, realizada en 1992 bajo el título Cent jaroj da soleco. Dicho escritor es reconocido por su labor de traducción a dicho idioma de diversas obras de la literatura universal, entre las cuales es posible mencionar El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, Veinte poemas de amor y una canción desesperada y La familia de Pascual Duarte, entre otras.

En francés[editar]

En el idioma francés, la traducción fue obra de los filólogos Claude y Carmen Durand en 1968, publicada por la editorial Editions du Seuil de París, y ha tenido diversas ediciones;[42] su título en francés es Cent ans de solitude. Los esposos Durand han traducido también obras de otros autores latinoamericanos, como Isabel Allende.

En húngaro[editar]

La versión en húngaro, titulada Száz év magány, es una traducción por Vera Székács que ha sido objeto de grandes elogios. Se editó con prólogo (que constituye un breve análisis de la obra y su lugar en la literatura latinoamericana) de Katalin Kulin. Fue publicada en 1971, con gran éxito, por la editorial Magvető ("Sembrador") en su serie Világkönyvtár ("Biblioteca Mundial").

En inglés[editar]

La traducción de Cien años de soledad al inglés fue realizada por el reconocido catedrático Gregory Rabassa en 1970. García Márquez se pone en contacto con Rabassa por recomendación de Julio Cortázar después de su trabajo de traducción de Rayuela. Su trabajo con la novela de García Márquez le dio fama al recibir elogios del propio autor, hasta el punto de afirmar en diversas oportunidades que prefiere esta versión a su original.[43] [44]

En este idioma, la novela bajo el título One Hundred Years of Solitude, ha logrado posicionarse en la lista de los libros más vendidos,[45] atrayendo el interés de los lectores y editores anglosajones e incluso observando influencias de esta obra en escritores contemporáneos.

En italiano[editar]

Una de las primeras traducciones publicadas fue la italiana, realizada por Enrico Cicogna en 1968 y publicada en mayo por la Casa Editorial Feltrinelli, con el título Cent'anni di solitudine. Cicogna se ha convertido en traductor oficial de las obras de García Márquez al italiano, interpretando y expresando en forma adecuada sus narraciones.

En polaco[editar]

En Polonia la novela fue traducida en 1974 por la filóloga Grażyna Grudzińska y la traductora Kalina Wojciechowska, bajo el título Sto lat samotności. La primera edición fue publicada por la editorial Państwowy Instytut Wydawniczy, pero ediciones más recientes (la última, vigésima edición, de mayo de 2007) han sido publicadas por la editorial Muza SA. Grażyna Grudzińska es catedrática, profesora de la Universidad de Varsovia; Kalina Wojciechowska ha traducido también otras importantes obras de literatura española e inglesa como, por ejemplo, los libros de Miguel de Unamuno y William Faulkner.

En serbio y croata[editar]

La traducción al serbocroata fue publicada en Belgrado en 1973. La versión lingüística era el serbio, pues la traductora era serbia. Sin embargo, la primera versión era en alfabeto latino; la segunda versión, en alfabeto cirílico, fue publicada por la misma editorial en 1978.

En 2006, fue publicada, en Zagreb, una nueva traducción en croata.

En wayuunaiki[editar]

El compositor de música vallenata Félix Carrillo Hinojosa es el gestor de la traducción de la obra a idioma wayuunaiki, para la cual se reunió un grupo de nativos integrantes de la comunidad wayú tanto colombianos como venezolanos.[46] La obra, cuyo título es poloojikiijuyajünainamuiwawaa,[47] será publicada por la editorial Iguaraya y contará con un prólogo escrito por el propio Gabriel García Márquez.[48] De acuerdo a lo que se ha anunciado, se espera que la obra esté terminada para el mes de mayo de 2013.[49]

Trascendencia[editar]

La originalidad de esta obra se hace evidente en la trascendencia que ha tenido para la literatura universal. La novela es considerada referente del llamado boom latinoamericano y del realismo mágico, y diversos escritores que han sido fieles a este mismo estilo como Isabel Allende. Después de Cien años de soledad se suscita una escuela macondiana que tuvo repercusión en países tan lejanos como en la India, con el escritor Salman Rushdie.

Esta obra literaria ha inspirado a otras expresiones artísticas como la música; las canciones Roderigo, de la banda Seven Mary Three; The Sad Waltzes of Pietro Crespi, de Owen; Banana Co., de Radiohead; Banana Co, de Belaya Gvardiya; Macondo, del cantante mexicano Óscar Chávez; Macondo Express, Il ballo di Aureliano, Remedios, la bella y Cent'anni di solitudine, del grupo italiano Modena City Ramblers, se basan en la novela.

La obra se representó en la pieza teatral One Hundred Years of Solitude (百年の孤独) del grupo japonés Tenjō Sajiki en 1981 y posteriormente se adaptó en la película Farewell to the Ark (さらば箱舟) dirigida por el japonés Terayama Shūji en 1984.[50] En 2005 la televisión húngara realizó un documental basado en el libro Cien años de soledad (Száz év magány, en húngaro), bajo la dirección de Peter Gothar, el cual fue filmado en Cartagena de Indias, dentro de la serie de televisión denominada "A Nagy Könyv" (Grandes libros).[51] [52]

Por iniciativa de Pedro Sánchez, alcalde de la población natal de Gabriel García Márquez, Aracataca, en 2006 se realizó una consulta popular para cambiar el nombre de la población (el cual la identifica desde 1915) por Macondo, como en la obra. Después de una marcada abstención la iniciativa fue negada ya que requería de 7500 votos a favor, y solamente se registraron 3 96 electores.[53]

Durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española el 26 de marzo de 2007 en Cartagena de Indias se llevó a cabo un gran homenaje a Gabriel García Márquez y su obra al cumplirse los 40 años de publicación de Cien años de soledad.[54] Asistieron a dicho evento el rey de España Juan Carlos I, la reina Sofía de Grecia, el ex-presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, el presidente de Panamá Martín Torrijos, el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton y varios escritores, entre muchos otros invitados ilustres, quienes elogiaron la obra de García Márquez. Además, la Real Academia Española, junto con la Asociación de Academias de la Lengua Española, por considerarla "parte de los grandes clásicos hispánicos de todos los tiempos" y teniendo en cuenta la acogida que había tenido dos años antes la edición de Don Quijote de la Mancha que las academias promovieron con motivo de su IV centenario, lanzaron ese mismo año una edición popular conmemorativa con texto revisado por el propio Gabriel García Márquez y textos introductorios a la obra de García Márquez de la mano de Álvaro Mutis, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Víctor García de la Concha y Claudio Guillén.[14] [55] El 6 de marzo de 2013 se lanzó la primera edición del libro electrónico para comprar y descargar, que fue publicada por la editorial Leer-e en formato Kindle y ePub.[56]

Cultura popular[editar]

La obra ha pasado a ser parte de la cultura popular latinoamericana, haciéndose referencias a menudo a Macondo, el pueblo ficticio en el que se desarrolla la novela. En 1969, apenas publicada la novela, el compositor peruano Daniel Camino Diez Canseco gana el Festival de la Canción de Ancón (Perú) con la cumbia «Los cien años de Macondo» que es una síntesis de distintos sucesos de la obra y sus personajes;[57] igualmente por esa época la colombiana Graciela Arango de Tobón compuso «Me voy pa' Macondo», y ambas canciones fueron popularizadas por el cantante Rodolfo Aicardi con el grupo "Los hispanos" de Colombia y por otros varios músicos que produjeron versiones en todo el mundo y en otros idiomas. En 1983, la agrupación vallenata Los Hermanos Zuleta grabaron el disco «El vallenato Nobel», donde sobresale el tema del mismo nombre, composición del maestro Rafael Escalona. Asimismo, la canción «Sudamérica suda», del grupo de rock chileno Sexual Democracia, hace referencia a Cien años de soledad al comparar la historia de Macondo con la historia de América del Sur.

En la localidad española de Cáceres existe una calle llamada "Calle de Cien años de soledad", así como varias calles con nombres de diversos protagonistas: "Calle Coronel Aureliano Buendía", "Calle José Arcadio Buendía", "Calle Pilar Ternera", etc.[58]

Premios[editar]

Cien años de soledad recibió el Premio Rómulo Gallegos en Venezuela en 1972[59] y el Premio al mejor libro extranjero (Prix du Meilleur Livre Étranger) en Francia en 1969.[60] Adicionalmente, Gabriel García Márquez recibió el Premio Nobel de Literatura en 1982 por su obra completa, además de poseer el récord del libro más vendido editado originalmente en castellano.

Las primeras pruebas de galeras de la novela Cien años de soledad con correcciones manuscritas de Gabriel García Márquez para la primera edición del libro fueron declaradas como Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional en la categoría de Patrimonio Inmaterial de Colombia a través de la resolución 1109 del 19 de julio de 2001.[61]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «One Hundred Years at Forty» (en inglés). The Walrus Magazine (2007). Consultado el 7 de abril de 2013.
  2. «IV Congreso Internacional de la Lengua Española». Real Academia Española (26 de marzo de 2007). Consultado el 17 de noviembre de 2014.
  3. «Lista completa de las 100 mejores novelas». El Mundo (13 de enero de 2001). Consultado el 7 de abril de 2013.
  4. «Les 100 meilleurs livres de tous les temps» (en francés). Evene. Consultado el 7 de abril de 2013.
  5. Ordóñez, Monserrat (febrero de 1999). Biblioteca Luis Ángel Arango (ed.): «Cien años de soledad». Revista Credencial Historia N°110. Consultado el 1 de septiembre de 2008.
  6. El Universal. «Fallece Gabriel García Márquez». Consultado el 26 de abril de 2014.
  7. a b c «Cien años de soledad: la novela detrás de la novela». Bogotá: Revista Cambio (Febrero de 1999). Consultado el 9 de septiembre de 2008.
  8. «Autor de una obra que hará ruido». Bogotá: Revista Cambio (1967). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  9. García Márquez, Gabriel (2002). Editorial Norma, ed. Vivir para contarla. Bogotá. p. 28. 
  10. a b Benedetti, Mario (1967). «García Márquez o la vigilia dentro del sueño». El Universal. Consultado el 9 de septiembre de 2008.
  11. Max Seitz (17 de abril de 2014). «Los secretos del primer editor de 'Cien años de soledad'». Londres: BBC. Consultado el 19 de abril de 2014.
  12. «En homenaje a Gabriel García Márquez» (2012). Consultado el 18 de marzo de 2012.
  13. Alarcón Segovia, Donato (2003). «De novelas, dedicatorias, escritores y médicos». Letras Libres. Consultado el 14 de abril de 2013.
  14. a b «Edición conmemorativa de Cien años de soledad». Portal de la Real Academia Española, obras académicas, ediciones conmemorativas. Consultado el 26 de junio de 2010.
  15. «Resumen de Cien años de soledad». Biografía y Vidas. Consultado el 14 de abril de 2013.
  16. Tal como sucede en Aracataca, el pueblo natal de García Márquez.
  17. Peralta Gómez, Andrés (1996). Editorial Esquilo, ed. Análisis literario de Cien años de soledad. Bogotá. p. 78. 
  18. Mendoza, Jesús Luis (1991). Editorial Voluntad, ed. Análisis de Cien años de soledad. Bogotá. pp. 157–159. 
  19. Peralta Gómez, Andrés (1996). Editorial Esquilo, ed. Análisis literario de Cien años de soledad. Bogotá. p. 77. 
  20. Mendoza, Jesús Luis (1991). Editorial Voluntad, ed. Análisis de Cien años de soledad. Bogotá. pp. 162–164. 
  21. García Márquez, Gabriel; Vargas Llosa, Mario (1968). La novela en América Latina: diálogo. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. p. 21. 
  22. Peralta Gómez, Andrés (1996). Editorial Esquilo, ed. Análisis literario de Cien años de soledad. Bogotá. p. 78-79. 
  23. Mendoza, Jesús Luis (1991). Editorial Voluntad, ed. Análisis de Cien años de soledad. Bogotá. pp. 159–162. 
  24. González Grau Álex. Trastornos del estado de ánimo en Cien años de soledad. Ilustración mediante un caso clínico. Medicina Ac. Col. 2011; 33(2): 115-128
  25. González AJ. Los locos de Macondo. Trastornos mentales en Cien años de Soledad. ISBN: 978-958-46-1132-1. ASIN: B00987SEN6
  26. Maturo, Graciela (1977). Claves simbólicas de Gabriel García Márquez. Buenos Aires: Editorial Fernando García Cambeiro. pp. 144–145. 
  27. Henríquez Torres, Guillermo (2003). Editorial Nueva América, ed. El misterio de los Buendía: el verdadero trasfondo histórico de Cien años de soledad. Bogotá. p. 22. 
  28. Jorge Orlando Melo. «Núñez y la constitución de 1886: triunfo y fracaso de un reformador». Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  29. «Ferrocarril de Santa Marta (1881-1906)». Imagen del ferrocarril en la numismática colombiana. Banco de la República. Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  30. Bucheli, Marcelo (2005). Bananas and Business: The United Fruit Company in Colombia: 1899-2000 (en inglés). New York: New York University Press. p. 132. 
  31. Arnau, Cármen (1971) El mundo mítico de Gabriel García Márquez. Ediciones Península, Barcelona.
  32. García Márquez, Gabriel; Apuleyo Mendoza, Plinio (2005). El olor de la guayaba: conversaciones con Plinio Apuleyo Mendoza. Colección bolsillo. Bogotá: Editorial Norma.  p. 10. ISBN 958-0488-89-4. 
  33. Zuluaga, Conrado (2005). Gabriel García Márquez: El vicio incurable de contar. Bogotá: Panamericana Editorial. p. 86-93. 
  34. Santamaría, Germán (1999). «El inmortal». La Revista Diners XXXVI (353):  pp. 10-14. 
  35. «Lista de las traducciones checas de narrativa del idioma castellano» (en checo). Obec překladatelů. Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  36. «China paga por su 'Cien Años de Soledad' legal». El País (30 de mayo de 2011). Consultado el 27 de noviembre de 2011.
  37. «Publican una nueva versión china de “Cien Años de Soledad” – 百年孤獨 –». Bluray CJB (30 de mayo de 2011). Consultado el 6 de abril de 2013.
  38. «Fan Je el traductor de Cien Años de Soledad destaca la obra de Gabo». Caracol Radio (9 de mayo de 2012). Consultado el 6 de abril de 2013.
  39. «En China Gabo es todo un mito». El Espectador (11 de junio de 2011). Consultado el 6 de abril de 2013.
  40. «Cien años de soledad supera el millón en China». El Universal (15 de diciembre de 2011). Consultado el 6 de abril de 2013.
  41. «100 års ensomhed af Gabriel García Márquez» (en danés). Litteratur Siden. Consultado el 14 de abril de 2013.
  42. De Montremy, Jean-Maurice (30 de marzo de 2007). «Chez Claude Durand» (en francés). Livres Hebdo (0683). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  43. María Constanza Guzmán (2005). «Gregory Rabassa: El traductor» (en inglés). York University (Canadá). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  44. Gilda Calleja Medel (1992). «Gregory Rabassa, el traductor del Boom». Histoire de la traduction en Amérique latine (HISTAL). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  45. «Rabassa un traductor homenajeado en EU». Milenio Diario (16 de noviembre de 2008). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  46. «Traductores de la obra ‘Cien años de soledad’ al wayuunaiki se reúnen hoy en Riohacha». Diario del Norte (18 de mayo de 2012). Consultado el 6 de abril de 2013.
  47. «‘Cien años de soledad’, de regreso al wayuunaiki». El Heraldo (21 de abril de 2012). Consultado el 7 de abril de 2013.
  48. «Gabo escribió prólogo para traducción de su obra al wayuunaiki». El Heraldo (18 de abril de 2012). Consultado el 6 de abril de 2013.
  49. «Félix Carrillo Hinojosa, puro vallenato». El Espectador (4 de febrero de 2013). Consultado el 6 de abril de 2013.
  50. «Saraba hakobune» (en inglés). Internet Movie Data Base. Consultado el 30 de marzo de 2010.
  51. «Listado de capítulos de la serie de televisión» (en húngaro). Consultado el 20 de julio de 2010.
  52. «Película de Cien años de soledad rodada por la TV húngara». Axxon (12 de agosto de 2005). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  53. «Aracataca no será Macondo». Madrid: El Mundo (26 de junio de 2006).
  54. «García Márquez, "rey" en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española». 20 minutos (26 de marzo de 2007). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  55. «La RAE publicará una edición especial de 'Cien años de soledad' en el 40 aniversario de la novela». Madrid: El Mundo (29 de abril de 2006). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  56. «'Cien años de soledad', ahora en formato de libro electrónico». El Tiempo (6 de marzo de 2013). Consultado el 6 de abril de 2013.
  57. Ilustración Peruana Caretas (ed.): «Daniel Camino» (23 de julio de 2009). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  58. «El mundo entero en el callejero». Hoy (6 de agosto de 2007). Consultado el 6 de abril de 2013.
  59. «II Edición del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos». Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (30 de marzo de 2010). Consultado el 1 de noviembre de 2010.
  60. «Prix : Meilleur Livre - Etranger» (en francés). Babelio. Consultado el 6 de abril de 2013.
  61. «Bienes de Interés Cultural en el Ámbito Nacional» (PDF). Ministerio de Cultura de Colombia. Consultado el 3 de mayo de 2012.

González Grau Álex. Trastornos del estado de ánimo en Cien años de soledad. Ilustración mediante un caso clínico. Medicina Ac. Col. 2011; 33(2): 115-128

Bibliografía[editar]

  • Arnau, Carme (1971). El mundo mítico de Gabriel García Márquez. Barcelona: Ediciones Península. 
  • Bucheli, Marcelo (2005). Bananas and Business: The United Fruit Company in Colombia: 1899-2000 (en inglés). Nueva York: New York University Press. ISBN 9780814799345. 
  • García Márquez, Eligio (2001). Tras las claves de Melquíades: historia de cien años de soledad. Bogotá: Editorial Norma. ISBN 958-04-6073-6. 
  • García Márquez, Gabriel (2002). Vivir para contarla. Bogotá: Editorial Norma. ISBN 958-04-7016-2. 
  • García Márquez, Gabriel (1987). Cien años de soledad. Colección Letras Hispánicas (4ª edición). Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 84-376-0494-X. 
  • García Márquez, Gabriel (1967). Cien años de soledad. Buenos Aires: Editorial Sudamericana. ISBN 84-376-0494-X. 
  • García Márquez, Gabriel; Apuleyo Mendoza, Plinio (2005). El olor de la guayaba: conversaciones con Plinio Apuleyo Mendoza. Colección bolsillo. Bogotá: Editorial Norma. ISBN 9580488894. 
  • García Márquez, Gabriel; Vargas Llosa, Mario (1968). La novela en América Latina: diálogo. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 
  • Gullón, Ricardo (1973). García Márquez o el olvidado arte de contar. Colección Jorge Ortega Torres. Madrid: Taurus. ISBN 84-306-9093-X. 
  • Henríquez Torres, Guillermo (2003). El misterio de los Buendía: el verdadero trasfondo histórico de Cien años de soledad. Bogotá: Editorial Nueva América. ISBN 958-9039-40-5. 
  • Maturo, Graciela (1977). Claves simbólicas de Gabriel García Márquez. Buenos Aires: Editorial Fernando García Cambeiro. 
  • Mendoza, Jesús Luis (1991). Análisis de Cien años de soledad. Bogotá: Editorial Voluntad. ISBN 958-02-0503-5. 
  • Peralta Gómez, Andrés (1996). Análisis literario de Cien años de soledad. Bogotá: Editorial Esquilo. ISBN 958-9235-83-2. 
  • Peña Gutiérrez, Isaías (1987). Manual de la literatura latinoamericana. Bogotá: Educar Editores. ISBN 978-958-0267-6 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  • Rama, Ángel (1985). La narrativa de Gabriel García Márquez: edificación de un arte nacional y popular. Bogotá: Colcultura. ISBN 958-612-074-0. 
  • Sorela, Pedro (1989). El otro García Márquez: los años difíciles. Bogotá: Editorial Oveja Negra. ISBN 958-06-0808-3. 
  • Vargas Llosa, Mario (1971). García Márquez: historia de un deicidio. Colección breve biblioteca de respuesta. Barcelona: Barral Editores. 
  • Zuluaga Osorio, Conrado (2005). García Márquez: el vicio incurable de contar. Colección 100 personajes/autores. Bogotá: Panamericana Editores. ISBN 9789583019593. 

Enlaces externos[editar]