Única mirando al mar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Única mirando al mar
Autor Fernando Contreras Castro
Género Novela
Idioma Español
Artista de la cubierta Rafael Ángel García y Braulio Barquero Mora
Editorial Legado S.A.
País Bandera de Costa Rica
Formato Impreso
Páginas 110
ISBN 978-9968-519-09-0

Única mirando al mar es el título de la primera novela del escritor costarricense Fernando Contreras Castro, publicada por primera vez en 1993, convirtiéndose prontamente en un éxito de ventas, y en una lectura recomendada por el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica para su estudio y análisis en la educación secundaria, y hasta la fecha.

El autor comienza con esta obra a explorar la miseria en la cara oculta de Costa Rica, internándose en el botadero de basura de Río Azul, situado al oeste de la provincia de Cartago.

Editada primero por ABC editores, luego por Editorial Norma, y actualmente en Editorial Legado S.A. Como una especie de referencia cruzada, Única observa de lejos a Jerónimo Peor, protagonista del libro Los peor (del mismo autor), y comenta a su esposo: "Ese es Jerónimo Peor, es un hombre santo".

Argumento[editar]

La novela comienza con Mondolfo Moya Garro(Momboñombo Moñagallo), un hombre de edad madura deprimido por sus circunstancias adversas, que decide terminar con su sufrimiento lanzándose al camión de la basura, el cual va a dar al botadero de Río Azul.

Allí, Única Oconitrillo, una maestra pensionada lo rescata y le permite vivir en su casa, la cual es un asentamiento informal de entre los cientos que existen allí, en un lugar donde las condiciones para la vida son precarias.

Allí, internado en elvaras, y adaptando el estilo de vida de aquel lugar, Momboñombo crea vínculos sociales fuertes con Única, su hijo adoptivo El Bacán, y otros de los "buzos" que se ganan la vida consumiendo o vendiendo los desperdicios capitalinos que vienen a parar allí.

El posible cierre del botadero de Río Azul, es el que marca el punto inicial hacia el clímax de la novela.

Temática[editar]

Aunque "Única mirando al mar" no es una novela estrictamente de ecología, si está plasmada en ella una fuerte denuncia al mal manejo de la basura en América Latina. Desde la perspectiva de su autor, Fernando Contreras Castro, la basura realmente no es un problema puesto que la basura no existe; todos nuestros desechos son o reutilizables o biodegradables.

La novela busca dar dignidad al ser humano al que la sociedad se la ha quitado. Pone sentimientos de superación, de amor y de alegría en personas que habitan en un basurero, y por lo tanto son tratadas como basura. Los fuertes lazos que surgen entre los buzos son ejemplo de que el término familia no siempre tiene que ver con consanguinidad.

Personajes principales[editar]

Mondolfo Moya Garro: Llamado también Momboñombo Moñagallo, es un hombre de edad madura, guardia de seguridad de buena parte de su vida, y despedido de su trabajo por denunciar el mal manejo de documentos históricos en la Biblioteca. Producto de esto, entra en depresión, e imposibilitado para encontrar un nuevo trabajo, decide lanzarse al basurero. Despierta en el botadero de Río Azul rescatado por Única. Allí, su estilo de vida cambia, y aunque le es difícil el proceso de adaptación, junto con Única y el Bacán consigue nuevos propósitos para vivir. Lidera el movimiento en contra del cierre de Río Azul.

Única Oconitrillo: Maestra pensionada que aprendió a vivir de lo que el basurero le proveyera. Es capaz de encontrarle siempre el lado positivo a cualquier cosa, tiene una colección de perfumes mezclados en una botella, siembra rosas, y en general, trata de emular todo lo que en la "vida normal" se puede dar. Por ejemplo, tiene una antena parabólica situada en el techo de su casa, pero no tiene televisión ni electricidad. Representa la parte más espiritual en el basurero. Adopta a El Bacán cuando es un niño, y luego recibe a Mondolfo cuando estuvo a punto de morir.

Personajes secundarios[editar]

El Bacán: Hombre de unos 20 años que cree tener siete. Fue adoptado por Única desde pequeño, viviendo ya en el basurero, y lo crio como hijo desde entonces. Los gases tóxicos del basurero han dejado huella en su salud, especialmente en sus pulmones.

Oso Carmuco: Viejo buzo habitante del basurero, quien contó con la suerte de encontrarse una sotana de sacerdote católico dentro de los desperdicios. Desde entonces se convirtió en el cura no oficial del botadero, oficiando misas y hasta matrimonios. Sin mayor conocimiento teológico, lo único que tiene es un libro de rezos, y los disparates que pueda decir de su propia inspiración. A pesar de aparentar ser un sacerdote, el voto de castidad es siempre irrespetado con La Llorona.

La llorona: Esta mujer perdió a su hijo en el basurero, y desde entonces lo busca y lo llora.

Los novios: Una pareja de recién casados, que aceptando su incapacidad de pagar deudas, se interna voluntariamente al basurero.

Otros personajes son José María Caldagueres, los guardas y otros buzos.

Primer Párrafo[editar]

Más por la vieja costumbre que por cualquier principio ordenador del mundo, el sol comenzó a salir, vacilando sobre el filo de la colina, como si a última hora hubiera decidido alumbrar un día más en vez de precipitarse al abismo de la noche anterior...

Fernando Contreras Castro. Única mirando al mar, ...pág. 11.

Enlaces externos[editar]