Óxido de titanio (IV)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Dióxido de titanio
Titanium(IV) oxide.jpg
Dióxido de titanio.
Rutile-unit-cell-3D-balls.png
Estructura tridimensional.
Nombre (IUPAC) sistemático
Óxido de titanio (IV)
General
Fórmula molecular TiO2
Identificadores
Número CAS 13463-67-7[1]
Número RTECS XR2775000
ChEBI 32234
ChemSpider 24256
PubChem 26042
Propiedades físicas
Apariencia Sólido blanco
Densidad 4200 kg/m3; 4,2 g/cm3
Punto de fusión 2103 K (1830 °C)
Punto de ebullición 2773 K (2500 °C)
Estructura cristalina Rutilo
Propiedades químicas
Solubilidad en agua Insoluble
Termoquímica
ΔfH0gas -249 kJ/mol
ΔfH0líquido -879 kJ/mol
ΔfH0sólido -944 kJ/mol
Riesgos
Ingestión Bajo riesgo si la ingestión es accidental.
Inhalación Irritante, peligroso a largo plazo.
Piel Bajo riesgo.
Ojos Bajo riesgo.
Más información Hazardous Chemical Database (En inglés)
Valores en el SI y en condiciones estándar
(25 °C y 1 atm), salvo que se indique lo contrario.

El óxido de titanio (IV) o dióxido de titanio es un compuesto químico cuya fórmula es TiO2. Naturalmente presente en ciertos minerales, se encuentra en forma esférica y es seguro, barato y abundante en la Tierra. Entre otras cosas, es utilizado en procesos de oxidación avanzada fotocatalizada. Además, se usa como pigmento blanco.

Codificado como CI 77891 cuando se utiliza en cosmética, y como E171 cuando se utiliza en la industria alimentaria.

Aplicaciones[editar]

Los pigmentos de dióxido de titanio se utilizan principalmente en la producción de pinturas y plásticos, así como en papel, tintas de impresión, cosméticos, productos textiles, farmaceúticos y alimentarios. El dióxido de titanio es el pigmento más habitualmente utilizado en el mundo, que proporciona a los productos finales una brillante blancura, opacidad y protección. Asimismo, es empleado en las artes gráficas donde se precisan pequeños espesores de recubrimientos se utilizan pigmentos de dióxido de titanio muy finos. También se ha usado como agente blanqueador y opacador en esmaltes de porcelana, dando un acabado final de gran brillo, dureza y resistencia al ácido.

Tiene una amplia gama de aplicaciones en la industria química en general.[2]

Investigadores de la Universidad tecnológica de Nanyang en Singapur informaron en octubre de 2014 que utilizando un gel de una mezcla de dióxido de titanio e hidróxido de sodio en el ánodo de una batería esta puede recargarse hasta un 70% de su capacidad en solo 2 minutos y tener una vida útil de más de 20 años (10.000 ciclos de recarga), diez veces más que una batería de Li-ion existente (500 ciclos de recarga), dando así origen a baterías de carga ultrarrápida. Estos investigadores han hallado una manera de transformar la forma esférica del dióxido de titanio en diminutos nanotubos, que son mil veces más delgados que el diámetro de un cabello humano. Este nuevo gel se podrá integrar muy fácilmente a los actuales procesos de producción de los fabricantes de baterías con lo que su incorporación a la industria se verá muy favorecida.[3]


Referencias[editar]

  1. Número CAS
  2. Aplicaciones del dióxido de titanio
  3. «NTU develops ultra-fast charging batteries that last 20 years» (en inglés) (13 de octubre de 2014). Consultado el 16 de octubre de 2014.

Enlaces externos[editar]