Órgano artificial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un órgano artificial es un dispositivo artificial que se implanta o integra en un ser humano para sustituir el órgano de una persona, con el propósito de restaurar una función específica o un grupo de funciones relacionadas, con lo que el paciente puede regresar a una vida tan normal como sea posible. La función de sustitución no necesariamente tiene que estar relacionada con el apoyo vital.

Esta definición implica el hecho de que el dispositivo no debe estar continuamente conectados a una fuente de energía estacionaria, o de otros recursos fijos, como los filtros o las unidades de procesamiento químico (el periódico de recarga rápida de las baterías, la recarga de los productos químicos, y / o limpieza / sustitución de filtros, excluiría que un dispositivo pudiera denominarse como órgano artificial). Así, una máquina de diálisis, aunque es un dispositivo de soporte vital muy exitoso y críticamente importante que reemplaza por completo las funciones de un riñón, no es un órgano artificial. En este momento no hay disponible un riñón artificial eficiente y autocontenido.

La carrera de ingeniería biomédica te brinda oportunidad para realizar la manufactura de estos dispositivos para la ayuda de la salud. El ingeniero biomédico es capaz de comprender el funcionamiento del cuerpo humano y utilizar la tecnología con la que contamos para mejorar la salud. Con los órganos artificiales se podrán curar varias enfermedades y hacer trasplantes de una forma más sencilla y el paciente no tendrá que esperar tanto a recibir dicho trasplante.

Tipos[editar]

Ahora hay muchos órganos artificiales que se han implantado en los seres humanos, con diversos grados de éxito:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]