Óquimo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En la mitología griega Óquimo era uno de los helíadas, los siete hijos que tuvo el dios Helios con la ninfa Rodo.

Los helíadas recibieron el gobierno de Rodas después de la expulsión de los telquines, poderosos daimones con cabeza de perro que desafiaron a los dioses al manejar los fenómenos atmosféricos y hacer llover agua de la laguna Estigia. Para exterminarlos Zeus provocó la inundación de la isla, pero la mayoría de los telquines lograron huir. Entonces Helios, al que le había correspondido la posesión de Rodas, la hizo emerger de las aguas con sus rayos, la bautizó con el nombre de su amada Rodo y dio su gobierno a los siete hijos que había tenido con ella.

Pero envidiosos de las habilidades de su hermano Ténages, cuatro de los restantes helíadas planearon su asesinato. Cuando el crimen se descubrió fueron expulsados de Rodas, por lo que sólo quedaron en la isla los dos hermanos que no habían participado, esto es, Cércafo y Óquimo.

Óquimo, que era el mayor, se hizo con el trono de Rodas. Con la náyade Hegetoria tuvo una hija llamada Cídipe o Cirbia, que al casarse con Cércafo le hizo heredero de su hermano. Cídipe estaba prometida a Ocridión, pero la traición de un heraldo de éste la dio en matrimonio a Cércafo. Por esto, desde entonces, ningún heraldo se atrevía a entrar en el templete de Ocridión. Según otra versión, Ocridión consiguió casarse con Cídipe, pero Cércafo, que la amaba, la raptó y no regresó hasta que Óquimo era ya un anciano.


Predecesor:
Los helíadas
Reyes míticos de Rodas
Sucesor:
Cércafo