Émile Henry

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Émile Henry (Barcelona,1872 — París, 21 de mayo de 1894) fue un anarquista y terrorista francoespañol responsable por dos atentados con bomba, el más conocido en el café del Hotel Terminus, en la Gare Saint-Lazere parisina donde murió una persona y quedaron otras veinte heridas. Aunque fue breve su participación en el movimiento anarquista, recibió mucha atención por sus actos terroristas, motivo de gran preocupación de la sociedad de la época.

Biografía[editar]

Émile Henry.

Henry creció en un ambiente revolucionario aristocrático. Su padre Fortuné Henry fue un communard (miembro de la Comuna de París), sentenciado a muerte en ausencia, ya que había conseguido escapar de la represión que siguió a la derrota, refugiándose en España, donde nacieron sus dos hijos. Fortuné retornó a Francia en 1882 después de la amnistía, y más tarde trabajaría en el periódico L'En-dehors. Su hermano también tuvo participación en los círculos anarquistas franceses.

Al contrario de otros anarquistas terroristas provenientes de las clases más bajas, Henry era un intelectual, Había concurrido a la escuela Jean-Baptist Say donde era considerado por sus colegas como uno de los más brillantes y solidarios estudiantes. El testimonio de uno de sus profesores de esta escuela lo describía como alguien genial desde la infancia, el más honesto que había conocido. Por sus méritos en cierta ocasión al ser premiado con un uniforme de la Escuela Politécnica, Henry lo rechazó diciendo que no quería ser un militar, y que no quería ser mandado contra los pobres infortunados como los de Fourmies.

Motivaciones[editar]

De todos los anarquistas en Francia, Henry fue el que más se afectó por el guillotinamiento de Auguste Vaillant el 3 de febrero de 1894, por la destrucción de un solar gubernamental en un atentado donde no había habido heridos graves. Henry tomó para sí la tarea de vengar el asesinato de su compañero revolucionario. Su venganza sería aplicada sobre los asistentes del lujoso Café Terminus, frecuentado en la época casi exclusivamente por miembros de la élite francesa, considerado por los socialistas radicales de aquel entonces como un símbolo de la arrogancia burguesa. El objetivo de su atentado era matar tantas personas como fuese posible con la explosión de una bomba.

Atentados[editar]

Tapa del periódico Le Progress Ilustré sobre el atentado de Émile Henry en la rue des bons enfants.

El 8 de noviembre de 1892 una bomba destinada a explotar en las oficinas de la Compañía minera Carmaux fue dejada por un empleado del lugar en la delegación de la policía en la calle des bons enfants. La bomba explotó matando a cinco personas, y una sexta fue víctima de un ataque cardíaco. El supuesto empleado era en realidad Émile Henry, que escapó y fue perseguido por un oficial de policía y un mesero de un café que se sumó. Henry extrajo un arma y disparó por sobre los perseguidores, sin acertar a nadie, pero más adelante volvió a disparar hiriendo gravemente al policía.

Tapa del periódico en que Émile Henry fue preso luego del ataque al Café Terminus.

A las 19:00 de la noche del 12 de febrero de 1894, un joven rubio entró en el lujoso Café Terminus, parte del hotel del mismo nombre. Arrojó un paquete con explosivos que extrajo de su bolso, dando contra una lámpara de cristal. Explotó, dispersando astillas de cristal sobre los parroquianos. Los clientes aturdidos corrieron hacia todos lados buscando escapar, siendo el resultado un muerto y veinte heridos.

El juicio[editar]

Tapa del periódico del interrogatorio Émile Henry por la policía.

El 27 de abril de 1894 Émile Henry compareció ante el Tribunal de Assize de Seine para ser juzgado por sus actos. Durante la audiencia las respuestas del terrorista anarquista fueron en tono desafiante y provocación, hecho que provocó el espanto de los presentes.

Cuando el juez que presidía la sesión le espetó, "...todos pudimos ver tus manos cubiertas de sangre hoy.", Henry le respondió, "mi mano está tan cubierta de sangre como enrojecidas están sus ropas".

Al ser interrogado por el motivo por el que había herido a tantas personas inocentes innecesariamente, respondió que, "...no había ningún inocente allí, porque no existe burguesía inocente".

Al recibir su sentencia gritó: ¡Camaradas, Coraje. Larga Vida a la Anarquía!

Ejecución[editar]

Émile Henry, a los 22 años de edad, fue guillotinado a las 4 horas y 14 minutos de la madrugada del 21 de mayo de 1894 en París. Su ejecución fue festejada por los periódicos de las principales capitales, como ejemplo de eficacia técnica y de justicia.

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]