Árbol carnívoro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Existen varias leyendas sobre árboles carnívoros que se refieren a plantas que son lo bastante grandes para matar y devorar animales grandes o personas. Se desconoce la existencia de ninguna planta semejante, aunque existen varios informes falsos o sin confirmar.[1] En la actualidad, la mayor planta carnívora conocida es posiblemente la Nepenthes rajah, con trampas de 35 cm y que ocasionalmente consume pequeños mamíferos y vertebrados.[2]

El árbol carnívoro de Madagascar[editar]

Aunque ya existen algunas referencias anteriores como las mujeres vegetales caníbales descritas en un relato de Luciano de Samosata en el siglo II o el relato del capitán Atkrig de 1581 sobre "La flor de la muerte" el relato más conocido sobre un árbol carnívoro se originó como un fraude. En el año 1881 apareció publicado un informe de un explorador alemán llamado "Carl Liche" en el South Australian Register en el que afirmaba haber presenciado un sacrificio humano realizado por la tribu "Mkodo" de Madagascar:[3]

"Los esbeltos y delicados palpos, con la furia de serpientes hambrientas acariciaron por un momento la cabeza de la mujer, y entonces, como si el instinto de una inteligencia demoníaca se apoderara de ellos, se enroscaron de repente alrededor de su cuello y de sus brazos; entonces, mientras chillaba salvajemente la estranguló, envolviéndola entre sus tentáculos, como grandes serpientes verdes, y con brutal energía y rapidez infernal la levantaron y se contrajeron, envolviéndola capa tras capa, aplastándola con cruel rapidez y la salvaje tenacidad de anacondas devorando a su presa."[4]

El árbol carnívoro recibió más publicidad en el libro 1924 Madagascar, Land of the Man-eating Tree, de Chase Osborn.[5] Osborn afirmaba que tanto las tribus como los misioneros de Madagascar conocían el terrible árbol y también repetía el informe de Carl Liche.

Descripción de un nativo siendo devorado por un Yateveo, un árbol carnívoro de América Central de Land and Sea de J.W. Buel, 1887.

En su libro de 1955 Salamanders and other Wonders,[6] el científico Willy Ley demostró que la tribu Mkodo, Carl Liche y el árbol carnívoro de Madagascar eran un fraude, aunque el informe Liche todavía sigue siendo considerado verídico en algunos círculos populares.

Yateveo[editar]

El Yateveo es una planta carnívora que se decía crecía en varios lugares de América Central y del Sur con varios parientes en África y en las costas del Océano Índico. Existen muchas descripciones diferentes de la planta, pero la mayoría de los informes sostiene que tiene un tronco corto y grueso y largos zarcillos que utiliza para capturar a sus presas. En Land and Sea de J.W. Buel (1887), se dice que habitualmente la planta captura y consume insectos y mamíferos, pero también intenta consumir humanos. Como ocurre con la mayoría de los informes y descripciones de árboles carnívoros, el Yateveo posiblemente sea una historia exagerada de una verdadera especie de planta carnívora, similar a las conocidas por la ciencia.

El árbol serpiente[editar]

En 1892 el Dr. Andrew Wilson publicaba un informe en el periódico Illustrated London News según el cual un botánico conocido como Mr. Dunstan había encontrado una nueva especie en los pantanos en torno al lago Nicaragua. El perro de Mr. Dunstan había sido atrapado dentro de una envoltura de raíces y tallos por una planta semejante a un sauce, pero sin hojas, de un color azulado oscuro, y cubierta por una resina viscosa. Mr. Dunstan consiguió liberar a su perro con dificultad, y el animal se encontraba exhausto y había perdido gran parte de su sangre. Según parece, los nativos locales conocían al árbol y contaban muchas historias sobre su sed de sangre y su voracidad. En un informe posterior el Dr. Wilson informó sobre un árbol similar que se encontraba en Sierra Madre, México y que se alimentaba de pájaros.

Ficción[editar]

Los árboles y plantas carnívoros capaces de devorar hombres aparecen en varias historias ficticias y películas.

  • En el siglo II d. C. el autor Luciano de Samosata escribió en su Historia Verdadera un relato sobre un grupo de mujeres vegetales que devoraban a los marineros que se acostaban con ellas.
  • En el relato Planeta parásito (1935) de Stanley G. Weimbaum se describen diversas plantas caníbales del planeta Venus que se devoran entre sí y también seres humanos.
  • En El día de los trífidos (1951) el autor John Wyndham presenta un escenario apocalíptico, en el que gran parte de la humanidad queda ciega tras el paso de un cometa y una raza de plantas artificiales conocidas como trífidos comienzan a atacar a los supervivientes.
  • En el relato corto de La floración de la extraña orquídea (1897), del escritor británico H. G. Wells, una extraña orquidea proveniente de las Islas Andamán intenta drenarle la sangre al protagonista, un hombre llamado Wedderburn, con un tipo de raices aereas
  • Uno de los personajes centrales de la película La pequeña tienda de los horrores (1960) y de su versión de 1986 es una planta carnívora que se alimenta de carne y sangre humanas.
  • En el libro de 1998 Beyond the Deepwoods, enormes árboles carnívoros conocidos como robles de sangre siembran el terror.
  • En la novela de Yann Martel, Vida de Pi (2001), aparece una isla flotante de algas carnívoras que se alimentan de náufragos humanos.
  • En la novela Ruinas (2006) del autor Scott Smith un grupo de turistas que se adentran en las selvas del Yucatán se encuentran atrapados con una enredadera carnívora y con una perversa inteligencia. La novela fue adaptada al cine en el año 2008.
  • En The Sagebrush Kid (2008) una pareja sin hijos de Wyoming traslada su afecto a un lechón, después a un pollo y finalmente a un arbusto con forma de niño.[7] que termina aficionándose a la carne humana.
  • El autor bengalí Satyajit Ray en uno de sus relatos de terror habla de un criptozoólogo que encuentra una extraña planta carnívora y la lleva a la ciudad de Kolkata. La planta comienza a dar muestras de inteligencia, telepatía y finalmente se vuelve contra su captor.

Referencias[editar]

  1. Shuker, Karl (2003). The Beasts That Hide From Man. Paraview. ISBN 1-931044-64-3. 
  2. Phillipps, A. 1988. A Second Record of Rats as Prey in Nepenthes rajah. Carnivorous Plant Newsletter 17(2): 55.
  3. Ron Sullivan and Joe Eaton (27 de octubre de 2007). «The Dirt: Myths about man-eating plants - something to chew on». San Francisco Chronicle. Consultado el 26-10-2007. 
  4. Tyson, Peter. «A Forest Full of Frights, part 2». The Wilds of Madagascar. Nova Online.
  5. Osborn, Chase Salmon (1925). Madagascar, Land of the Man-eating Tree. 
  6. Ley, Willy (1955). Salamanders and other Wonders. Viking Press. 
  7. Maunder, Patricia (21 de enero de 2009). «Fine Just the Way It Is: Annie Proulx (review)». Australian Broadcasting Corporation. Consultado el 18 de marzo de 2010.

Otras fuentes[editar]

  • Michell, John and Rickard, Bob (2000). The Rough Guide to Unexplained Phenomena. Rough Guides. ISBN 1-85828-589-5.