Ángel María Garibay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ángel María Garibay Kintana (Toluca, Estado de México, 18 de junio de 1892 - Ciudad de México, 19 de octubre de 1967). Sacerdote católico, filólogo e historiador mexicano, se distinguió especialmente por sus trabajos relativos a las culturas prehispánicas. Es considerado uno de los más notables eruditos sobre la lengua y la literatura náhuatl, y fue maestro de algunos de los más destacados investigadores mexicanos en ese campo.

Estudios y vida eclesiástica[editar]

Como la planta que quedó bajo las moles de un edificio que se derrumba y, tras calvarios de lucha, logra encumbrar entre los escombros sus ramas, así la mente de los indios vencidos sintió la herida en lo más hondo, pero no quedó muerta: tomó lo que pudo y quiso de los invasores y siguió desenvolviendo su propia vida. ¡No en vano El, que vigila sobre los destinos de los pueblos, ha querido que sea siempre una luz encendida en el tiempo cada mente colectiva que se formó en la Historia!
Historia de la Literatura Náhuatl, Pág. 8, Porrúa, México, 1971


Huérfano a los cinco años, fue criado por una de sus hermanas en el pueblo de Santa Fe, cercano a la capital mexicana. En la escuela de esa localidad completó sus estudios elementales, y en 1906 ingresó al Seminario Conciliar de México para comenzar su carrera eclesiástica. Su interés por las culturas antiguas de su país se inició en esos tiempos; aprendió el náhuatl, y comenzó a estudiar documentos del México antiguo. Al mismo tiempo, estudió latín, griego y hebreo, y llegó a dominar también el inglés, el francés y el alemán.

Se ordenó sacerdote en 1917. Su asignación a la parroquia de Xilotepec (Estado de México) le sirvió para aprender otomí. Pero su interés en los pueblos originarios de México no era simplemente el del historiador: colaboró con los indígenas en la organización de pequeñas industrias, y tras mucho insistir ante las autoridades gubernamentales logró que se introdujeran en la región servicios públicos de salud, educación y asistencia técnica agrícola.

Su carrera eclesiástica se combinó con su trabajo de investigador y su vocación por mejorar las condiciones de vida de las comunidades indígenas. Permaneció en Xilotépec hasta 1919, para regresar al Seminario donde en 1924 fue profesor de Humanidades y Retórica. Vuelto al sacerdocio, fue sucesivamente párroco de otras localidades de la región central mexicana: San Martín de las Pirámides, Huixquilucan, Tenancingo y, finalmente, Otumba.

En 1941 fue nombrado Canónigo Lectoral en la Basílica de Guadalupe. Había publicado ya algunos de sus trabajos, pero es a partir de la década de 1940 cuando comienza la producción de sus obras más significativas.[1]

Vida académica[editar]

En febrero de 1952 es elegido miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua, el 23 de abril de 1954 fue promovido como miembro numerario ocupando la silla XXIX y desempeñándose como censor de 1955 a 1956.[2] Ese mismo año, en ocasión del 400° aniversario de la fundación de la Universidad Nacional Autónoma de México, se le otorga el nombramiento de doctor Honoris Causa. Poco tiempo después fue nombrado Profesor Extraordinario de la Facultad de Filosofía y Letras de esa Universidad y en 1956 ingresó al Instituto de Investigaciones Históricas; al mismo tiempo que se convertía en director del Seminario de Cultura Náhuatl.

Fue también miembro de número de la Academia Mexicana de la Historia, ocupó el sillón 4, de 1962 a 1967.[3] En 1962 el Senado de la República le otorgó la Medalla Belisario Domínguez en mérito a su trabajo en el rescate del pasado histórico mexicano. En 1965 recibió el Premio Nacional de Literatura y Lingüística de México.[4] Su obra es extensísima, incluyendo alrededor de cuarenta libros publicados y centenas de artículos científicos y de divulgación. De especial relevancia son sus aportes sobre los aspectos literarios e históricos de los antiguos nahuas, y sus estudios sobre fray Bernardino de Sahagún. Entre sus discípulos más destacados se encuentra el antropólogo e historiador Miguel León-Portilla.

Muchos de sus contemporáneos, al mismo tiempo que destacan su extraordinaria dedicación al trabajo y su amplitud de criterios, recuerdan también su mal carácter y su curiosa afición por el mate rioplatense.

Obras[editar]

La siguiente es una lista bibliográfica parcial:

  • La poesía lírica azteca, esbozo de síntesis crítica, 1937
  • Llave del náhuatl, 1940
  • Poesía indígena de la altiplanicie, 1940
  • Épica náhuatl, 1945
  • "Paralipómenos de Sahagún", en la revista Tlalocan, 1943-1946
  • Historia de la literatura náhuatl, 2 v., 1953-1954
  • Veinte himnos sacros de los nahuas, 1958
  • Vida económica de Tenochtitlan, 1961
  • Poesía náhuatl, 3 vols., 1964-1967
  • Panorama literario de los pueblos nahuas, 1963.

Preparó ediciones de las siguientes obras:

Escribió una introducción para la edición de 1959 de Relación de las cosas de Yucatán, de fray Diego de Landa.[5]

Tradujo además del griego clásico al español la totalidad de las tragedias y comedias de Esquilo, Sófocles, Eurípides y Aristófanes, cuyas ediciones fueron publicadas por la editorial mexicana Porrúa entre 1962 y 1966.

Referencias[editar]

  1. Florescano, Enrique Op.cit. p.60-61
  2. Miguel León-Portilla (1975). Semblanzas de académicos (ed.): «Nuestros centenarios: humanistas mexicanos» págs. 108-109. México: Ediciones del Centenario de la Academia Mexicana. Consultado el 14 de noviembre de 2009.
  3. Academia Mexicana de la Historia (ed.): «Miembros anteriores de la Academia». Consultado el 19 de noviembre de 2009.
  4. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. «Premio Nacional de Ciencias y Artes». Consultado el 2 de diciembre de 2009.
  5. Texto de Introducción a "Relación de las cosas de Yucatán" texto en arteHistoria Junta de Castilla y León. Según señala acertadamente Ángel María Garibay, experto nahuatlato y presentador de una de las más populares ediciones de la Relación, --que nos ha sido de mucha ayuda en la preparación de la actual (Editorial Porrúa, México, 12ª ed., 1982)-- el término que distingue la obra de Landa suena equívoco.

Bibliografía[editar]

  • FLORESCANO, Enrique; PÉREZ MONTFORT, Ricardo (1995) Historiadores de México en el siglo XX, "Ángel María Garibay" Miguel León-Portilla, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, ed. Fondo de Cultura Económica, ISBN 978-968-16-4494-8 texto en la web consultado el 15 de noviembre de 2009

Enlaces externos[editar]

Apuntes sobre Ángel Ma. Garibay ensayo por José Tlatelpas en la revista virtual canadiense La Guirnalda Polar.[[Categoría:Historiadores de México]]