Álvaro Carrillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para el obispo medieval del mismo nombre, véase Álvaro Carrillo (obispo de Palencia).
Álvaro Carrillo
Alvaro carrillo.jpg
Datos generales
Nombre real Álvaro Carillo Alarcón
Nacimiento 2 de diciembre de 1921[1]
Origen ranchería de El Aguacatillo,
ciudad de Cacahuatepec,
municipio de San Juan Cacahuatepec
distrito de Jamiltepec,
estado de Oaxaca
México Bandera de México
Muerte 3 de abril de 1969 (47 años),
caseta de cobro
autopista México-Cuernavaca
Tlalpan
Distrito Federal,
México Bandera de México
Ocupación compositor
cantante Agronomo
Información artística
Género(s) pasodoble, chilena, bambuco, ranchera y bolero
Instrumento(s) guitarra
Web
Sitio web http://www.micancionero.com/autores/carrillo-alvaro.jsp

Álvaro Carrillo Alarcón (San Juan Cacahuatepec, 2 de diciembre de 1921 - Distrito Federal, 3 de abril de 1969) fue un compositor y cantante mexicano de música popular. Compuso más de 300 canciones.

Su vida inspiró el largometraje Sabor a mí, interpretado por José José.

Vida y obra[editar]

Álvaro Carrillo nació el 2 de diciembre de 1921 en la Primera Sección de San Juan Cacahuatepec en casa su madre la Señora Candelaria Morales, tal como consta en el Acta de Nacimiento que obra en Poder de la Oficilia del Registro Civil establecida en el Municipio de Cacahuatepec, en la Costa Chica de Oaxaca. Sus padres fueron don Francisco José María Carrillo Jiménez, originario de Cacahuatepec Oaxaca, y doña Candelaria Morales, mulata, originaria de Juchitán, Guerrero,[2] quien falleció cuando Álvaro Carrillo era todavía un niño. Después de la muerte de doña Candelaria, don José María Carrillo se trasladó a Cacahuatepec y contrajo nupcias con doña Teodora de Alarcón, de la cual el maestro Carrillo tomaría su segundo apellido.

Álvaro Carrillo cursó sus estudios primarios en Cacahuatepec y posteriormente, en 1935, ingresó al Internado Agrícola Indígena de San Pedro Amuzgos, Oaxaca, pero, debido a una revuelta originada por el reparto de tierras, el internado se clausuró. En esta etapa de su vida, entre fiestas populares donde se tocaban sobre todo chilenas y sones costeños, inició su carrera en la música. Fue así como compuso Celia, la letra de una canción que estaba inspirada en una compañera de estudios de quien Carrillo se enamoró. También fue en esta época cuando compuso, a petición de un amigo, La amuzgueña, canción que estaba dedicada a la novia de aquél.

Se dispuso que los alumnos del ya clausurado Internado de Amuzgos se reincorporaran a los estudios en el internado de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero. Al concluir sus estudios en este plantel, el compositor ingresó a la Escuela Nacional de Agricultura (ENA) en Chapingo después de aprobar exitosamente el examen de admisión. Y se resalta existosamente porque el reglamento de la ENA que en aquel tiempo solo permitía participar en el examen de admisión a alumnos con estudios a nivel secundaria, fue modificado para dar igual oportunidad a alumnos de los Internados Agrícolas. Fue así como el compositor pudo ingresar a dicha escuela, aun sin haber cursado la escuela secundaria.

Cuando Carrillo cursó sus estudios en la ENA, lo hizo en la etapa en que existía el régimen militarizado. Su afición por las canciones lo llevó a escapar frecuentemente de la escuela y, por consiguiente, a acumular varias amonestaciones. Fue tal su pasión por la composición y la música que abandonó el estudio durante un año. El director lo convenció de que terminara sus estudios. Y así lo hizo, y recibió el título de ingeniero agrónomo en 1945. Dejó a su escuela una canción de despedida, que es como un himno para esa institución: Adiós a Chapingo.

Carrillo demostró su capacidad para el estudio, pero para la agricultura. Fue un bohemio, un gran compositor, intérprete de sus canciones, y en este ámbito llegó a ser uno de los más grandes artistas mexicanos, de fama internacional.

Orgulloso por su escuela, bautizaría a una de sus hijas con el nombre del plantel: Ena. Sin embargo, su vocación de cancionero pudo más que la ingeniería, y decidió dedicarse por completo a la música. Álvaro Carrillo fue más un cancionero que un compositor. La diferencia estriba en que el compositor es un artista dedicado a transformar la vida en poemas musicales, mientras que el cancionero es un artesano que nace con la vida como oficio, predestinado a transmitir las vivencias ―propias o ajenas― en formas bellas de canción.

Como ingeniero, Carrillo trabajó en la Comisión Nacional del Maíz en la Ciudad de México. Sin embargo, siguió componiendo canciones, y a través de su amistad con el trovador Carlos Madrigal logró que el Trío Los Duendes le grabaran el tema Amor mío, que se convirtió en un gran éxito que le hizo abandonar por completo su otra profesión y dedicarse de lleno a la composición.

Otros cantantes que ya tenían cierta popularidad comenzaron a cantar las canciones de Carrillo, y así comenzó a ser conocido. Intervino en varios programas de radio, televisión, teatro de revista y centros nocturnos durante quince años.

Lista de sus composiciones más populares[editar]

El Maestro, como lo llamaban en el medio, compuso más de trescientas canciones en los géneros del pasodoble, chilenas, bambucos, rancheras y bolero.

  • Adiós a Chapingo
  • Amor mío (a su segunda hija)
  • Arrullo (a su primera hija, fallecida)
  • Barrio pobre
  • Cacahuatepec
  • Cada muchos años
  • Cáncer
  • Cancionero
  • Como se lleva un lunar,
  • Como un lunar
  • Condénala
  • Criatura
  • De qué sirvió quererte
  • Diariamente
  • Dos horas
  • El andariego
  • Eso
  • Grito
  • La amuzgueñita
  • La mentira (¿se te olvida?)
  • La señal
  • Luz de luna
  • Mi duda
  • No te vayas no
  • Orgullo
  • Pinotepa Nacional
  • Puedo fallar
  • Sabor a mí
  • Sabrá Dios
  • Seguiré mi viaje
  • Un minuto de amor
  • Un poco más
  • Ya no estás
  • Ya vivimos
  • Yo después

Algunas anécdotas sobre su vida[editar]

Álvaro Carrillo tuvo dos esposas. De la primera se divorció y con ella tuvo dos hijas, la primera de nombre Rosa Elena, que murió siendo niña, y la segunda del mismo nombre. A la primera le compuso la canción Arrullo, y a la segunda, Amor mío.

La segunda esposa se llamó Ana María Incháustegui Guzmán, y con ella tuvo cuatro hijos: Pedro Álvaro, Mario Alberto, Ena Marisa y Lorena Georgina. Ella falleció al lado del maestro en el accidente que le arrebató la vida.

La canción Sabrá Dios la compuso porque compró un timbre postal en una oficina de correos y lo atendió una mujer. Al pedirle la cuenta, Carrillo le preguntó: “¿Cuánto va a ser, señora?”, a lo que la mujer respondió: “Señorita, por favor”. El maestro le contestó entonces: “Sabrá Dios”. Al llegar a su casa ya tenía listo el tema de la canción.

La canción Sabor a mí fue la canción más exitosa de las que compuso, y una de las más bellas. La canción Amor mío fue su canción favorita, pues le abrió camino al éxito. Su canción La mentira (Se te olvida) fue el primer tema musical que le dio una mayor popularidad a una telenovela: se trató de La mentira, grabada en 1965. Tenía la costumbre de fumar y quedarse dormido, despertaba cuando el cigarro estaba quemándole los dedos. Una de sus frases fue: “La escuela es para los burros. Yo no voy a mantenerme de ingeniero, sino de mis canciones”.

Adolfo López Mateos, por entonces presidente de la República, lo mandaba buscar. Lo llevaban y cantaba para él y para Dora María. Una vez le dio un cheque en blanco: “¿Cuánto le ponemos?”, me preguntó. “Yo no sé, lo que tú quieras”." Y él añadió: “No debo abusar”.

Álvaro Carrillo contaba que con sus compañeros de estudios, llevaba serenata a las jóvenes que pretendían, en los poblados aledaños a su Escuela, cambiando el nombre de la canción según la mozuela. Entre estudios, faenas agrícolas e inquietudes propías de su edad, llevó una vida pletórica de alegrías así como de satisfacciones.

Al paso del tiempo hizo amistad con Antonio Pérez Meza, que formaba parte del Trío Los Duendes y le dio su canción Amor mío que le fue grabada y la popularidad pronto llegó, motivo por el cual dejó la ingeniería por la composición. Cabe hacer mención que Yoshiro Hiroishi, cancionista de fama indiscutible entre el público japonés, grabó Sabor a mí, canción con la que Álvaro Carrillo obtuvo el triunfo definitivo. Es así que cuando Yoshiro Hiroishi visitó la Ciudad de México, localizó al oaxaqueño que actuaba en un centro nocturno de la ciudad, se vistió a la usanza tradicional japonesa, fue al lugar antes mencionado y se presentó en el escenario con su guitarra y cantó Sabor a mí con éxito inusitado. Esta canción dio vuelta al mundo, fue grabada en México, Francia, Bélgica, Grecia, Austria, Inglaterra, Italia, Holanda, España, Estados Unidos, etc. Es responsable también de la famosa chilena Pinotepa. Su última actuación en público fue en el Cardini Internacional de Ciudad Juárez (Chihuahua).

Fallecimiento[editar]

Álvaro Carrillo falleció en forma trágica aproximadamente a las 19:00, en la tarde del 3 de abril de 1969. Regresaba de la ceremonia de toma de posesión del gobernador de Guerrero Caritino Maldonado Pérez. Carrillo venía en el asiento del copiloto junto al chofer, mientras que su esposa y dos de sus hijos, Alvarito y Mario, venían en el asiento de atrás. Unos 28 km del centro de la ciudad de México (a la altura del Actual Colegio Militar), de la novísima Autopista México-Cuernavaca (de 1964), un vehículo Ford guayín que se desplazaba en la pista opuesta (en sentido contrario), conducido por una dama, salió de su carril, cruzó el camellón y se impactó a toda velocidad contra el automóvil donde viajaba la familia Carrillo Incháustegui. El chofer falleció instantáneamente, Carrillo minutos después y su esposa Ana María al día siguiente; sus dos hijos, Álvaro y Mario, resultaron con lesiones menores. Los cuerpos fueron velados en el Teatro de los Compositores (en México D. F.). Fueron inhumados en el Lote de Compositores del Panteón Jardín, al sur de la ciudad de México.[2]

Intérpretes de sus obras[editar]

La obra de Álvaro Carrillo continúa vigente. Entre sus principales intérpretes se cuentan:

Festival en su honor[editar]

Cada año, en el mes de octubre, la Universidad Autónoma de Chapingo le rinde honor con el concurso Festival de la Canción de Aficionados Álvaro Carrillo, en el que participan alumnos de la institución en las categorías de composición poética e interpretación de sus canciones. El evento se lleva a cabo en el auditorio universitario que lleva el nombre del cantautor, y normalmente asisten los que fueron sus compañeros de estudios en la ENA (que en general cuentan con la misma edad que tendría hoy el Maestro: 92 años).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ficha de Álvaro Carrillo en el sitio web IMDb.
  2. a b «Biografía de Álvaro Carrillo». Costa Chica.com. Consultado el 31 de enero de 2013.

Enlaces externos[editar]