¡Justicia, señor gobernador!

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «¡Justicia, Señor Gobernador!»)
Saltar a: navegación, búsqueda
¡Justicia,Señor Gobernador!
de Hugo Lindo
Justicia señor gobernador.jpg
Género Novela
Idioma Español
Editorial Dirección de Publicaciones e Impresos, MInisterio de Educación
País El Salvador
Fecha de publicación 1960
Formato Impreso (pasta suave)
Páginas 319 pp.
[editar datos en Wikidata ]
  • ¡Justicia Señor Gobernador! es una novela escrita por el autor Salvadoreño Hugo Lindo; poeta, ensayista y novelista. Hugo Lindo fue asimismo abogado, y en esta novela se refleja esa formación. El personaje principal, el doctor Amenábar, es un juez respetado, recientemente despojado de su cargo por la Corte Suprema de Justicia. Ese ser que ha dedicado su vida a las leyes se siente abandonado de la confortadora presencia de su escritorio, su campanilla, sus legajos, el personal a sus órdenes, y ya ni siquiera opone resistencia cuando su sobrino lo lleva a un sanatorio que resulta ser un hospital psiquiátrico. El juez nos va mostrando los laberintos de la existencia mientras otras realidades a su alrededor se mueven en terreno pantanoso. El vecino de la celda que se cree armado de piezas metálicas, el cura que arma una teología fantástica, el sobrino que vive en el mundo de los cuerdos pero da crédito a los espiritistas. Tan sólo la presencia del amor, en la figura de la enfermera Lucinda, parece dar un sentido a ese manicomio que es también el mundo. Es la obra más importante del escritor Hugo Lindo

Resumen del argumento[editar]

La obra comienza cuando el Doctor Amenábar es llevado con engaños a un hospital psiquiátrico por su sobrino Alberto. El motivo por el cual Toribio es internado es por una sentencia emitida por él, de la cual se siente muy satisfecho y a la vez desilusionado por el poco alcance filosófico de los demás jueces.

El juicio fue contra el reo Ramon Perez Solorzano de 25 años de edad por los delitos de rapto y violación en Dolores Campos Piche niñita de 5 a 6 años a quien después asesina.

El juez Toribio quería indagar las raíces de tan horrendo crimen calificado de monstruoso por los periódicos y las múltiples causas que lo originaron por lo cual decide realizar una serie de investigaciones y entrevistas con el acusado a quien pregunta ¿ por qué le pusieron nombre de mujer? El reo huraño y desconfiado le dice no saberlo. El juez sospecha que ese nombre femenino podría tener trascendencia en el desarrollo psicológico de Perez Solorzano. En sus siguientes entrevistas y cuando ya el procesado se expresaba con mayor soltura descubre que le pusieron Mercedes pues su mamá quería una niña y no un niño.

Indaga más sobre la vida del imputado quien le relata su infancia en Metapán, su madre Juana López Gámez, trabajaba en la cantina de don Leocadio N. en donde sufría bochornos por su nombre de mujer. Y cómo el día que lo pusieron a servir los tragos en las mesas de los clientes su mamá le puso un delantalcito floreado con cenefas rojas alrededor, todos comenzaron a llamarle “linda”. Al principio le daba cólera y le molestaba pero luego se fue acostumbrando y con el tiempo hasta le comenzó a gustar al grado que comenzó a moverse como muchacha.

Luego se vienen a San Salvador y viven en un mesón llamado “la Crujida” en donde había de todo menos homosexuales, el ambiente era turbio, violento y de miseria. En este lugar comenzó a sentir el repudio de su condición feminoide de forma agresiva y tajante, y de esta forma López Gámez fue tomando conciencia de su desgracia ya que en el mesón había una Prostituta de la quien él fue aficionándose tímidamente. Y aunque él no se lo decía, a ella no se le ocultaba pues ya se estaba iniciando en la profesión de la indigencia ignorante. ¡ Y se llamaba también Mercedes ¡. Él no se atrevía a acercársele y ella lo despreciaba gritándole “maricón” y eso le dolía cada vez más hasta que una tarde el insulto lo hizo llorar. La actitud de la chiquilla hizo surgir en él el deseo de comportarse como hombre que lo fuese de veras y es así como una noche en que no se encontraban todos los inquilinos del mesón, y sin saber cómo, se toma dos tragos de guaro e irrumpió como animal salvaje en la habitación de Mercedes, tumbándola en la cama y vengándose así, ”a lo macho” de las injurias recibidas. Y eso fue todo el amor surgió como una consecuencia y él estaba también sumergido en el torbellino. El amor no podía ser de otra manera según él. Había de caer siempre así, como un zarpazo sorpresivo, sobre la víctima.

Alberto el sobrino del Juez Toribio le cuenta haber estado asistiendo a unas sesiones espiritistas y haberse hecho amigo de la médium, quien le contó que los padres de la niña asesinada, fervientes devotos del espiritismo, en cuanto nació la criatura fueron de consulta a una sesión para conocer de antemano el futuro de la hijita, y allí se les hizo saber que el destino de la niña era una muerte pronta y dramática. Lo cual hace pensar al juez que el futuro de la niña ya estaba escrito.

El doctor Toribio analiza los factores que tomaron parte en la formación o deformación de la personalidad de Perez Solorzano y encuentra cierto grado de culpabilidad en la madre de éste por su pertinencia en poner a su hijo un nombre femenino, marcando en él, el estigma psicológico de una indiferenciación Orgasmeante y el haber seleccionado para si misma y su hijo un ambiente de tan baja ralea y ordinario ejemplo como lo era la cantina del señor Leocadio N. También descubre que en unos recortes del periódico que le lleva su sobrino se encuentra uno con el título de “Escandalosa reyerta” en la que se narra la muerte de una prostituta en una acalorada discusión encontrándose en el bolso de la occisa entre otras cosas. Una fotografía de un niño vestido de Prostituta con la anotación al dorso, “Mercedes a los dos años”. En toda su documentación sobre el fallo encuentra un escrito de parte del defensor en el cual sostiene que López Gámez es una de tantas víctimas de la indeseable estructura social. Sus progenitores a su vez probablemente lo fueron también

El juez comienza a enamorarse de la enfermera Lucinda, quien es simpática, joven y bonita y se lo hace saber notando que ella tampoco le es indiferente y le corresponde.

El doctor Toribio sospecha que su sobrino Alberto confabula contra él pues siempre le está llevando notas sobre la sentencia lo cual hace pensar al juez que está recopilando esos datos para probar su demencia. Ya que al no ser casado y sin hijos Alberto sería el legitimo heredero de todos sus bienes.

Y efectivamente al salir del hospital descubre que su sobrino aprovechándose de un poder que él le otorgó le ha desvalijado todo. Es tal el impacto que es nuevamente recluido en el hospital en donde al fin concluye la acomodación del fallo en el cual había estado trabajando y da una sentencia, en contra de la sociedad en general, y particularmente del Estado ya que la sociedad establece la obligatoriedad de instrucción en el ciclo primario y permite que gran cantidad de niños se queden sin ella y el Estado los conmina a la actitud delictiva y considerando que hay una inteligencia suprema que dirige el destino conocida con el nombre de Dios y que según dice la Biblia, que no se mueve la hoja de un árbol sin su voluntad se concluye que el crimen Principal que se trata y todos aquellos que se encuentra rodeado, fueron cometidos por designio suyo y por agentes suyos. En tal virtud da el siguiente fallo. FALLO: Condénase al mencionado Ser Omnipotente, Omnisciente y Todopoderoso, a sufrir, ad aeternun, las consecuencias de su propia creación y las iniquidades y torpezas de la humanidad. NOTIFÍQUESE Y ARCHÍVESE.- J. A. Toribio. ( Esta sentencia carece de la firma del secretario, quien se negó sin causa justificada, a estamparla )

Así concluye su tarea el juez cumpliendo según él los designios de Dios de encontrarse injustamente en un manicomio

Análisis de la obra[editar]

La novela está escrita en primera persona, el Yo es un narrador omnisciente. La obra está estructurada en una doble línea argumenta: La primera, narra la estancia del Dr. Amenábar en el manicomio, su enamoramiento de Lucinda, su enfermera, y los engaños de que le hace víctima su sobrino, así como su salida y retorno al manicomio. La segunda, comprende el caso de Mercedes López Gamez, en la cual el Yo-narrador es el Juez de la causa, y cuya resolución se basa en un estudio de la personalidad del reo así como de su condición socio-económica. La responsabilidad del caso cabe a la sociedad que no ha proveído las condiciones para el pleno desarrollo de sus habitantes.

Tratamiento del tiempo[editar]

a) Un tiempo presente que es el de la vida del Dr. Amenábar en el manicomio.


b) Un tiempo pasado gravitando en la vida del Dr. Tiempo en que se ventila el jurado.

c) Un fluir a la conciencia del Dr. Que evoca constantemente las incidencias del juicio, los alegatos, la resolución del juez y los va consignando en una versión dedicada a un futuro congreso de criminología y a las autoridades científicas de Centroamérica.

Personajes[editar]

  • Dr. Amenábar: Juez de lo Penal pero la Corte Suprema puso fin a su carrera judicial por haber dado un fallo exagerado y falto de fundamento.
  • Dr. Noriega: Es el director del hospital psiquiátrico
  • Lucinda: Enfermera del Hospital Psiquiátrico que se enamora del doctor Amenábar
  • Eustaquio: Enfermero del hospital psiquiátrico, cuyo imponente físico le ayuda en su labor de apaciguar enfermos mentales
  • Alberto: Sobrino del doctor Amenábar, devoto del espiritismo y la poesía, un joven que ha tenido todas las comodidades que su tío pudo darle y al ser el único familiar con vida, es el heredero universal de todas sus posesiones
  • El criminal Mercedes López Gámez: Un hombre de 25 años que viola y asesina a una niña de 6 años, al cual el doctor Amenábar deja libre por considerar que es un producto de la decadente sociedad en la que vivimos
  • Padre Uruzoaga: Un cura que habita el cuarto No. 8, visita constantemente al doctor Amenábar. Se encuentra en ese hospital porque ve a una alucinación a la que él llama el Padre Martín, quien por ser un personaje incorpóreo, puede transmitirle directamente la doctrina de Dios
  • Jaramillo: Ingeniero electricista colombiano que dice ser especializado en Física Atómica y haber trabajado en un laboratorio secreto en los Estados Unidos. Posee poderes paranormales que Amenabar cree que usa para manipular a Alberto
  • Robot: Un alcohólico que siempre grita en las noches pues dice que al apagarse las luces, unos duendes armados con destornilladores lo desarman y lo desintegran totalmente luego al salir el sol lo vuelven a reconstruir tan rápido que le dejan piezas mal ajustadas

Problemática planteada[editar]

La delincuencia, con sus antecedentes de prostitución, alcoholismo, paternidad irresponsable.

El mundo de la locura.

Recursos técnicos de la narración[editar]

Hugo lindo ha empleado distintos recursos. Contrapone dos estilos: uno más humanizado y otro intelectualista propio del estudioso del derecho. En el segundo la forma corresponde totalmente al lenguaje jurídico, con sus actas, declaraciones, oficios, transcripciones, etc.. Agréguese a esto el estilo periodístico propio de las informaciones de la prensa.

Ambiente[editar]

Un hospital psiquiátrico y el ambiente aludido al mesón

Surrealismo[editar]

El Dr. Sufre un resfrío. Durante la noche, en su delirio, el Doctor nada en el aire; traspasa una ventana cerrada porque se ha convertido en un hombre gaseoso. Luego en su finca se convierte en el portón. Más adelante en un hombre vegetal, un hombre de café

Referencia al Quijote[editar]

En la página anterior a la obra, se da una breve descripción del porqué del título de la obra, con una referencia directa a un fragmento de la inmortal obra de Cervantes

"-¡Justicia, señor gobernador, justicia, y si no la
hallo en la Tierra, la iré a buscar al cielo! Señor
gobernador de mi ánima, este mal hombre me ha
cogido en la mitad de ese campo, y se ha aprove-
chado de mi cuerpo como si fuera trapo mal lavado..."
El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha.
Cap. XLV. 2.ª parte"

Referencias[editar]